Mercer analiza los obstáculos a los que se enfrenta la mujer en el trabajo

1142

La consultora Mercer organizó el 27° Foro de Recursos Humanos en Argentina donde se ha analizado el rol de la mujer en el mundo empresarial. La actividad se llevó a cabo mediante el panel «Cuando las mujeres prosperan, los negocios prosperan». La idea partió del estudio «When Women Thrive, Businesses Thrive» y consistió en una llamada a la acción a las organizaciones para pensar y actuar de manera diferente en relación al desarrollo de la mujer.

En 42 países estudiados (583 empresas) se registraron 3,2 millones de empleados, de los cuales 1,3 millones son mujeres. En Estados Unidos y Canadá, la fuerza laboral femenina representa un 31%, en América Latina 23%, Europa 21%, Asia 15% y Australia 7%. Las conclusiones indican que los niveles actuales de atracción, promoción y retención de mujeres son insuficientes para crear igualdad de representación en las próximas décadas. Así, las organizaciones están fallando en la construcción de talento femenino.

Las organizaciones están fallando en la construcción de talento femenino.

Fabiana Gadow, gerente de Recursos Humanos de Pluspetrol afirmó que, si bien comienzan a notarse acciones en favor de la presencia femenina, «muchas veces son aisladas, motivadas por necesidades puntuales, por captar más clientes o por mandatos organizacionales globales. No se trata de acciones basadas en una estrategia real».

Andrea Grobocopatel, vicepresidenta del Grupo Los Grobo y creadora de FLOR (Fundación Liderazgos y Organizaciones Responsables) relató su experiencia en la empresa familiar: «empecé muy joven a trabajar a la vez que mi padre y mi hermano, el presidente y el CEO de la compañía. Nunca me di cuenta de que había un tema por ser mujer hasta que mi padre me cuenta que estaba feliz de tener un hijo varón y cuando tuvo tres hijas mujeres estaba preocupado por quién iba a manejar la empresa».

Luciana Baigún, jefa de mercado en Mercado Libre Argentina, subrayó la importancia de derribar los estereotipos que, en caso de que una mujer llegue a un puesto directivo, obstaculizan su éxito: «empoderar a las mujeres no alcanza si cuando reclaman su puesto en la mesa de decisiones se las va a tildar de ‘mandonas’ o ‘agresivas’ cuando un hombre con la misma actitud es un ‘líder’. Falta cambiar el mindset de las personas para que cuando las mujeres salgan a reclamar su espacio no se encuentren con un ambiente hostil».

«Yo me acuerdo que en la empresa venía un gerente y me decía ‘no sé qué hacer cuando quiero hacer un feedback a una mujer y se le caen las lágrimas’ y yo le decía ‘a veces yo tampoco sé qué hacer cuando un hombre levanta la voz'», sentenció entre risas Grobocopatel.

El aporte de talento femenino es fundamental

A pesar de la evidente inequidad de género en el mundo laboral, todos los miembros del panel coincidieron en que el aporte femenino en una empresa es fundamental a nivel cualitativo y cuantitativo.

En cuanto a la maternidad, las tres exponentes coincidieron en que es necesario ir más allá del permiso por maternidad y contener a las mujeres que eligen formar una familia pero no quieren resignar su carrera profesional. «Yo me encuentro que muchas mujeres dejaron sus carreras para estar en su casa y perdieron entrenamiento. Ahora, las organizaciones tienen un rol fundamental en no perder sus talentos», señaló Andrea Grobocopatel.