Trudy Rautio, Carlson Wagonlit Travel

179

Trudy Rautio, presidenta y directora general de Carlson, ha sido nombrada presidenta de la junta directiva de Carlson Wagonlit Travel. Rautio ha formado parte de la junta desde el 08 de agosto de 2006. Sustituye a Hubert Joly, que dimitió de su cargo en la junta directiva de CWT el 17 de agosto de 2012.

La junta directiva de CWT está compuesta por los siguientes miembros:

  • Elizabeth Bastoni, vicepresidenta ejecutiva de Recursos Humanos, Carlson.
  • Raymond Fischer, director financiero, Chase Card Services.           
  • Thorsten Kirschke, director general de operaciones, Carlson Hotels & President, Carlson Hotels, Américas.

  • Andrew Pilkington, presidente, Global Commercial Card & Consumer Card, Canadá, JPMorgan Chase Bank, N.A.
  • Trudy Rautio, presidenta y directora general, Carlson.

Acerca de Carlson Wagonlit Travel
Carlson Wagonlit Travel (CWT) es un líder global especializado en la gestión de viajes de negocios y de reuniones y eventos. CWT presta servicio en más de 150 países y territorios a empresas de todos los tamaños, así como a instituciones gubernamentales y organizaciones no gubernamentales. Potenciando tanto la experiencia de sus empleados como una innovadora tecnología, CWT ayuda a sus clientes a obtener mayor valor de su programa de viajes en términos de ahorro, servicio, seguridad y sostenibilidad. CWT también tiene como objetivo ofrecer el mejor servicio y la mejor asistencia a los viajeros. Los servicios y soluciones de CWT incluyen: Servicios al viajero y gestión de las transacciones, Optimización de programas, Seguridad y asistencia, Reuniones y eventos y Servicios al sector energético. En 2011, el volumen de ventas de las operaciones propias y conjuntas ascendió a un total de 28 000 millones de dólares estadounidenses. Para más información, visite nuestra página web global en www.carlsonwagonlit.com. Twitter @CarlsonWagonlit.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Nombramientos en nuestra ZONA EMPRESAS?       

 

Artículo anteriorEl japonés que estrelló el tren para ganar tiempo
Artículo siguienteLos españoles y su propio `yo´