¿Trabajas en una empresa saludable?

290

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE

Mucho se está hablando estos días sobre los derechos de los trabajadores en Europa. Se está cuestionando la limitación de la jornada laboral a un máximo de 48 horas semanales. La pregunta de la discordia es: ¿Pueden las empresas imponer a los trabajadores 65 horas semanales de trabajo?

La respuesta del Parlamento Europeo parece negarlo. El rechazo de la Eurocámara a la propuesta -que ya habían aprobado los ministros de trabajo en Europa, sin el apoyo de España- abre un período de reflexión de 90 días en los que la Comisión y el Parlamento tendrán que renegociar los términos de la normativa. Si en este tiempo no hay acuerdo, la norma no podrá aprobarse. Sin embargo, resultados de la votación al margen, lo cierto es que la polémica ha sido objeto de discusiones y manifestaciones a favor y en contra de esta propuesta encabezada por el Reino Unido. Y esta movilización es buena porque nos obliga a replantearnos ciertos aspectos que creíamos superados en el ámbito de los derechos de los trabajadores y que ahora vemos que no lo están tanto.

Lo más básico empieza por respetar simplemente al trabajador/a que quiera dedicarse a otras tareas fuera del horario laboral.Yo quiero aprovechar el debate para reflexionar sobre el tipo de empresas que estamos construyendo. De hecho, dos conceptos han sonado con fuerza en los últimos tiempos, prevención de riesgos y conciliación laboral.

Desde las instituciones, administraciones, sindicatos y empresas se ha reconocido la importancia de  facilitar la convivencia entre trabajo y vida personal a los trabajadores, de cara a conseguir de ellos un mayor rendimiento y por lo tanto, mejores resultados empresariales. Sin embargo, no se escucha aún hablar del concepto de EMPRESA SALUDABLE, pero poco a poco lo iremos oyendo al igual que durante años las empresas se subieron al carro de la calidad, la innovación y el desarrollo, luego la RSC, el asociacionismo y la cultura social, ahora ya van habiendo empresas que ofertan cursos a sus empleados para formarles en nutrición y mejores hábitos saludables, empresas que ofrecen menús saludables e instalan gimnasios, las mismas que pagan programas de deshabituación tabáquica. ¿Qué son estas iniciativas sino intentos de apostar por la salud de todos?

Es complicado encontrar un consenso o una definición exacta de las características que deben tener las empresas saludables, de hecho, me estoy encontrando que al preguntar a los expertos en derecho del trabajo o en gestión empresarial, suelen aludir a la salud laboral más relacionada con ergonomía, higiene y prevención de riesgos así como a la promoción de la seguridad en el trabajo,  todas ellas cuestiones sobre las que existe una extensa normativa y que están sujetas a poco margen de interpretación por parte de trabajadores, empresarios, sindicatos, administraciones y agentes sociales.

También se vincula la empresa saludable a igualdad de oportunidades y la ya mencionada  conciliación y todo lo que ya hemos oído de de que los trabajadores deben disponer de tiempo para poder desarrollar su vida personal  al margen de su trabajo.

Son muchas las empresas que han tomado conciencia de que si ir a trabajar no supone para sus plantillas una carga que les impide desarrollar otros aspectos de sus vidas, su productividad aumenta, por ejemplo algunas empresas ofrecen a sus trabajadoras embarazadas distintas ventajas que les ayudan a hacer más fácil el reto de trabajar y ser ejercer de madre a partes iguales. 

En esta línea de actuación, son cada vez más las empresas que adquieren la certificación EFR de empresas familiarmente responsables que impone la Fundación +Familias, un sello que reconoce a las empresas que incluyen en sus estrategias y en sus intrategias (políticas que persiguen el involucramiento y el compromiso de los empleados) a la familia del empleado como alguien tan importante como un proveedor, un cliente o un accionista.

¿Qué hay de malo en que un trabajador que trabaje por objetivos pueda disponer de horarios flexibles, o una ayuda para guarderías en las que dejar unas horas a sus hijos pequeños?

Otras empresas dan facilidades para el teletrabajo pero lo más básico empieza por respetar simplemente al trabajador/a que quiera dedicarse a otras tareas fuera del horario laboral, como es lógico.

Sin embargo no nos quedemos con estos dos conceptos solo porque si imagino una empresa cualquiera que contamina vertiendo residuos incontrolados, que disminuye sus costes a base de explotar al personal, que contrata mano de obra barata, que realiza publicidad engañosa y por tanto miente a sus clientes, una empresa que no se preocupe de los problemas de su comunidad y sector, no puedo decir que se trate de una empresa saludable aunque ayude a sus trabajadores a conciliar y cumpla las normativas en materia de seguridad laboral. ¿Cierto?

*Irene Tato es directora de la consultora Salud y Comunicación

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Diversidad y RSE en nuestra ZONA EMPRESAS?