Proyecto yo: Tu destino es lo que hagas

619

"¿Esto es todo?", dan ganas de preguntarse mirando los pequeños logros que con esfuerzos mayores hemos conquistado hasta aquí. ¿O nunca les pasó? El contraste entre la vida misma y las imágenes que desde la niñez se han impreso en nuestros cerebros, por momentos, parece un abismo.

Pero tenemos una buena noticia para compartir: Nunca es tarde para darse cuenta que al destino hay que esperarlo de pie. Aunque parezca obvio, siempre es bueno recordarlo.

Es importante poner en relieve nuestra capacidad innata de saber cuándo, por qué y cómo – sobre todo eso: cómo – hacer cambios positivos. Por eso, te proponemos el libro "Atrévete a cambiar", que enseña a cultivar el potencial de uno de nuestros talentos más esenciales, incomprendidos y a menudo desaprovechados.

Y el momento es propicio para ver en teatro "Días estupendos", va sobre el verano, un tiempo en el proyectamos fantasías, realidades que nos gustaría vivir, esperanzas de paraísos… ¿O no queremos que todo se realice en ese breve espacio de tiempo en el que podemos romper con la actividad habitual, para meternos en una especie de burbuja?

 Y ya con mejores ánimos, podemos aprovechar una idea innovadora y comenzar a planificar los regalos de Navidad. Los talonarios de La Vie en Rouge son originales y muy divertidos.

Así que con plena conciencia de que el destino es lo que tu misma hagas, atrévanse también a planificar un viaje. Aquí también va de regalo una guía para conocer las diferencias que tenemos con ellos a la hora de elegir un destino… porque la idea de paraíso no será la misma para varones y mujeres, y habrá que negociar.

Y todo para repensar la teoría de la Selección Natural de Darwin, porque si de evolución personal se trata, más vale conocer las propias fortalezas y hacerlas primar sobre nuestras debilidades.

Si el destino lo forjamos paso a paso, no hay por qué conformarse. Este es el plan para el fin de semana: Trabajar en el Proyecto Yo.

Nos vemos el martes con todas las novedades que una mujer necesita tener en cuenta para ser protagonista de su propio camino.

Visita el Blog de Diana Raznovich

Otros artículos de la autora…

¿Ya has visitado Humor en nuestra ZONA VIDA PERSONAL?

Artículo anteriorNegociar es comunicarse
Artículo siguienteLa educación de nuestros hijos