Probióticos: previenen alergias en bebés

125

La ingesta de probióticos tras el destete disminuye el riesgo de desarrollar afecciones alérgicas, como la dermatitis atópica o eccema atópico, según un estudio de la Universidad de Umeå (Suecia). Un 15% de la población infantil española padece esta patología cutánea.

La dermatitis atópica o eccema atópico es una de las principales causas de consulta pediátrica en los países industrializados y su incidencia se ha multiplicado en los últimos años. Caracterizada por la aparición en la piel de erupciones pruriginosas y descamativas, es un trastorno de difícil tratamiento y que disminuye considerablemente el bienestar y la calidad de vida de los niños afectados.

Una reducción en la cantidad de la flora microbiana a edades tempranas puede alterar el estatus inmunitario, y esta situación podría estar relacionada con un mayor riesgo de aparición de enfermedades alérgicas.Desde hace algún tiempo, los expertos han venido barajando datos que indicaban que una reducción en la cantidad de la flora microbiana a edades tempranas podía alterar el estatus inmunitario, y que esa situación podría estar relacionada con un mayor riesgo de aparición de enfermedades alérgicas.

Equilibrar la flora intestinal sería, según esa teoría, la mejor forma de abordar el problema, y en ese contexto cobrarían especial valor los probióticos.

Diversos estudios ya indicaban la eficacia potencial de los probióticos en la prevención del eccema atópico, debido a sus efectos moduladores del sistema inmune. Ahora, un estudio de la Universidad de Umeå (Suecia) conducido por el Dra West, miembro del Department of Clinical Sciences, Pediatrics, confirma que los probióticos tienen utilidad en la disminución del riesgo de desarrollar trastornos alérgicos, como el eccema atópico, en la población infantil.

En dicho estudio, West y su equipo evaluaron los efectos de suministrar el probiótico Lactobacillus F19 a bebés tras su destete y su incidencia en la aparición del eccema y en el balance linfocitos Th1 -Th2 del sistema inmunitario. En el estudio, a doble ciego, los bebés fueron alimentados con cereales con (n = 89) o sin (n = 90) Lactobacillus F19 desde los 4 a los 13 meses de edad. Justo a los 13 meses, se observó la incidencia del eccema atópico en los bebés. Los resultados fueron concluyentes: el eccema se dio en un 11% (4-17, 95% CI) de los bebés que tomaron probióticos y en un 22% (13-31%, 95% CI) del grupo control.

“Según este estudio, la administración de probióticos después de la lactancia puede ser una medida efectiva para la prevención de patologías alérgicas en los bebés, incluida la dermatitis atópica”“Según este estudio, la administración de probióticos después de la lactancia puede ser una medida efectiva para la prevención de patologías alérgicas en los bebés, incluida la dermatitis atópica”, explica Jordi Roig, Medical Advisor, División Merck Consumer Health Care. “Una de las vías de investigación que tenemos abiertas en Merck son precisamente los probióticos. Estamos convencidos de que sus efectos positivos en la flora intestinal se traducen en numerosos beneficios no sólo para los bebés, sino para toda la población, que podría encontrar en los probióticos una forma de mejorar su bienestar y su calidad de vida”.

Los probióticos: beneficios demostrados

Según definición de la FAO4(Food and Agricultura Organization of the United Nations), los probióticos son microorganismos vivos que, cuando se ingieren en cantidad suficiente, mejoran el balance de la flora intestinal y tienen efectos beneficiosos para la salud.

Los efectos beneficiosos a los que contribuyen los probióticos en el organismo son tres tipos:

1) Protección contra microorganismos patógenos.
2) Estimulación del sistema inmunitario intestinal y general.
3) Mantenimiento de las funciones digestivas del intestino.

“Se ha demostrado la utilidad de algunos probióticos en la prevención y tratamiento de diarreas agudas por rotavirus” señala a su vez la Dra. Pilar Riobó, especialista en Endocrinología y Nutrición. "Los estudios iniciales indican que estas bacterias buenas o “probióticas” ayudan a mantener un equilibrio bacteriano saludable, estimulan la inmunidad intestinal y evitan la aparición de organismos patógenos causantes de las alteraciones intestinales y la diarrea”.

Acerca de Merck y su División Merck Consumer Health Care (CHC)
Merck, la multinacional alemana con mayor tradición farmacéutica y química del mundo, es hoy una compañía con unas ventas de 7.100 millones de euros en 2007, cuya historia empezó en el año 1668 y con un futuro que están forjando alrededor de 32.000 empleados en 60 países. Su éxito se basa en innovaciones
creadas por colaboradores con espíritu emprendedor. Su actividad se centra en tres divisiones de negocio: Merck Serono (especializada en el sector biotecnológico), Merck Consumer Health Care (medicamentos para el autocuidado de la salud) y Merck Chemicals (líder en Cristales Líquidos y también en Pigmentos y otros reactivos y soluciones para las Ciencias de la Vida). Merck agrupa sus actividades bajo Merck KGaA, cuyas acciones pertenecen a la familia Merck en un 70% aproximadamente. El 30% restante cotiza en Bolsa.

También te pueden interesar…

 

 

 

Artículo anteriorWeb 2.0 y Marca Personal: ¡No faltes!
Artículo siguienteII Asamblea Nacional del Pacto Mundial de Naciones Unidas