Porteiro estuvo en la 4ª Edición del Programa ‘SOS Mujer’

425

María Xosé Porteiro, ex-delegada del Gobierno Gallego en Argentina y licenciada en Periodismo y Publicidad, dio una conferencia sobre ‘Medios de Comunicación y Violencia’, en el marco de la 4ª Edición del Programa ‘SOS Mujer’, organizado por la Fundación Mujer, Paz y Desarrollo y con el apoyo de la Consejería de Trabajo e Inmigración de la Embajada de España en Argentina. "Una experiencia pionera y novedosa, que en poco tiempo dará que hablar y servirá de modelo para otras iniciativas en la materia", con estas palabras describió Porteiro al Programa ‘SOS Mujer’.

La mujer pública

La ex-delegada valoró positivamente que los medios "por fin" estén comenzando a abordar la violencia de género; "una temática -afirmó- que ha dejado de ser una cuestión privada para pasar a ser un problema público". Haciendo un recorrido histórico, Porteiro recordó que el problema ya existía antes de que existieran los medios de comunicación y que se transmitía por tradición oral y a través de la incorporación de conductas.

En las sociedades, desde hace 2.000 años, la comunicación ha sido un elemento de castración de las mujeres porque se las dejó sin voz pública, haciéndolas desaparecer del entorno social, invisibilizándolas.

Este proceso de castración e invisibilización social de la mujer muchas veces es inconsciente -razonó- porque se asienta en valores culturales que se naturalizaron y forman parte del imaginario colectivo.

En las sociedades, desde hace 2.000 años, la comunicación ha sido un elemento de castración de las mujeres porque se las dejó sin voz pública, haciéndolas desaparecer del entorno social, invisibilizándolas.

Respecto a la exclusión de la mujer de la vida pública, Porteiro propuso hacer un ejercicio: observar cuántas mujeres y cuántos hombres protagonizan las fotografías en los diarios impresos y en qué secciones, para constatar que la diferencia es abrumadora, aun hoy, en las sociedades occidentales; para no hablar de algunas las sociedades orientales en las que soportan situaciones de violencia social y familiar "extrema".

"Si las mujeres existen y no aparecen, ni se habla de ellas, es que las están borrando y eso es violencia de género", reflexionó María Xosé Porteiro.

Para la periodista, escritora y exdiputada gallega, la adopción que han hecho algunos medios europeos de un "decálogo" de autoregulación a la hora de comunicar temas de violencia de género es una buena noticia pero no resulta suficiente.

Ética de la profesión

Para Porteiro la violencia de género, en el contexto actual, debería formar parte de los códigos deontológicos de la profesión, "debidamente tratados y debatidos", y estudiarse en las universidades. Porteiro apuntó, en esta dirección, que "la violencia de género produce más muertes que el terrorismo" y recordó que el dogma de la "inferioridad femenina" ha sido ratificado por las tres grandes religiones monoteístas: el islamismo, el judaísmo y el cristianismo, que las silenció prohibiéndoles la palabra y, hasta no hace mucho en occidente y todavía hoy en oriente, a esconder su rostro, estigmatizándolas como "seres impuros".

No solo la legislación puede ayudarnos a corregir los valores misóginos que todavía hoy perviven en la cultura sembrando una violencia estructural que hoy sacude a nuestra sociedades, planteó Porteiro para sostener que el cambio tiene que ser cultural, comenzando por erradicar expresiones idiomáticas naturalizadas que denigran a las mujeres.

Concluyendo su exposición, Porteiro sintetizó que el inicio de la mayor violencia, que es la que se está cobrando la vida de tantas mujeres, es la condena que sufren a la invisibilidad por parte de los medios y de la sociedad y "eso es un verdadero femicidio", sentenció. Finalmente instó a las mujeres a ocupar los espacios públicos: "Hay que perder el miedo a hablar en público, tenemos que ser mujeres públicas, en el mejor sentido de la palabra, desterrando el contenido discriminatorio que asocia a las mujeres públicas con la prostitución".

Derechos humanos

Tras la disertación, se hicieron preguntas y comentarios y, por último, la directora de la Fundación Mujer, Paz y Desarrollo precisó que se trata de un tema que nos concierne tanto a hombres como a mujeres. "Este es un tema cultural, de derechos humanos, de una sociedad que quiere ser mejor y es también una cuestión masculina", dijo, y explicó que el valor diferencial de las acciones formativas que está llevando adelante la Fundación es que a los contenidos teóricos se les suman talleres vivenciales que son los que permiten incorporar esos contenidos teóricos a las propias vivencias.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado ARGENTINA en nuestra ZONA INTERNACIONAL?     

Artículo anteriorCarolyn Byerly: ¨hay que institucionalizar la igualdad¨
Artículo siguienteForo RSE México- España