Ocho propuestas de cruceros fluviales

163

Una tendencia que crece son los cruceros fluviales, especialmente aquellos que recorren los grandes ríos europeos. Ocho propuestas de Croiseurope. Sus ventajas son bastante evidentes. Un crucero fluvial es el más cómodo y despreocupado medio de conocer otros países, otras formas de vivir. El hecho de recorrer Europa admirando ricas culturas, que se fueron originando al calor de las cuencas de sus ríos, es una experiencia tan atractiva como inolvidable.

A bordo todo son facilidades. Se trata de unas verdaderas vacaciones a su aire deleitándose con el paisaje, charlando con los amigos y descansando. No hay que angustiarse para encontrar mesa en un restaurante, ni buscar transporte para ir más rápido o llegar a tiempo, no hay que estar pendiente de la seguridad.

El crucero es una forma diferente y maravillosa de viajar.
Es un concepto tan distinto que resulta difícil hacer comparaciones. A bordo de un barco se encuentra todo aquello que uno busca en sus vacaciones: descanso y actividad, soledad y compañía, gastronomía y sobriedad. Todo está allí y es uno mismo quien elije lo que quiere en cada momento. Esta es la principal característica del crucero. Tiene todo lo bueno de un viaje organizado, pero deja libertad al viajero para que programe su tiempo.
A bordo de un barco se encuentra todo aquello que uno busca en sus vacaciones: descanso y actividad, soledad y compañía, gastronomía y sobriedad. Todo está allí y es uno mismo quien elije lo que quiere en cada momento.

En un crucero hay que olvidarse de hacer maletas después de cada etapa. Los camarotes y el propio barco ofrecen todas las comodidades posibles, todas las que permiten las dimensiones limitadas de estos cruceros de río, que no deben compararse con los súper cruceros de mar, tanto por su capacidad como por las instalaciones a veces tan ilimitadas como los mares que surcan.

Por el contrario tienen atractivos importantes: visitas a pie (ya que los muelles están en el corazón de las ciudades), atmósfera más familiar, lo que permite mejor comunicación y convivencia con el resto del pasaje, la práctica imposibilidad de marearse dada la estabilidad de los cauces fluviales regulados por esclusas, etc. Y cuando la travesía resulte algo tediosa o los elementos atmosféricos no acompañen, nada mejor que un buen libro, una buena música o una copa para relajarse y disfrutar del tiempo libre.

A continuación, un listado con los mejores cruceros que pueden disfrutarse en los próximos meses, seleccionados por CROISEUROPE, máximo especialista en este tipo de viajes que dispone de una flota de 25 modernos barcos. Todos ellos están decorados con sumo cuidado y equipados con las últimas tecnologías. Son muy espaciosos y luminosos y ofrecen un ambiente acogedor y refinado. Su capacidad varía entre 100 y 180 pasajeros. La compañía es líder europea de turismo fluvial debido tanto a su dinamismo, calidad y precios como a su sentido de la innovación, ya que la mayoría de sus embarcaciones tienen menos de 6 años.

En el romántico Rhin
El Rhin es uno de los ríos más grandes de Europa, nace en Suiza y desemboca en Holanda, atravesando, o más bien bordeando, Francia. Sin embargo el Rhin es un río esencialmente alemán, la palabra Rhin tiene su origen en una palabra celta que significa "corriente" y para los celtas que habitaban esta región en los siglos XIII y X a. C. el río era el protector de la honra y la pureza domésticas. Los celtas se asentaron en la orilla izquierda mientras los germanos, nombre que procede también de otra palabra celta que significa "vecinos" se instalaron en la orilla derecha. De este modo el Rhin, a lo largo de la historia ha sido una frontera natural y una gran vía de comunicación entre los habitantes de sus orillas y el resto de Europa.

Siguiendo la Ruta Imperial por el Danubio
El Danubio es el gran río europeo por excelencia (aunque sea el segundo en tamaño). Se le llama azul, pero más correcto sería negro, no por el color de sus aguas, sino por su origen y final. Nace en la Selva Negra, cruza Europa y, tras recorre 2888 kilómetros desemboca en forma de delta en el Mar Negro. También se le llama imperial y eso tiene todo su fundamento ya que atraviesa importantes ciudades, y algunas de ellas fueron imperiales; Viena, Bratislava, Budapest, Belgrado. CROISIEUROPE tiene también diversas propuestas en este río, desde un crucero de cinco días con tiempo suficiente para conocer lo esencial de las capitales del Imperio Austro-Húngaro, Viena y Budapest, además Bratislava, la capital de Eslovaquia, admirando en el camino ciudades centenarias, castillos medievales, iglesias y abadías barrocas y hermosos palacios. Si se dispone de un día más, se puede elegir un crucero de seis días, con navegación por los parajes más hermosos de Wachau, como el castillo de Durnstein, donde estuvo prisionero Ricardo Corazón de León o la abadía de Melk, que inspiró a Humberto Eco, su célebre "El nombre de la rosa". 

Si se busca algo verdaderamente original, el crucero que propone CROISIEUROPE en tierras y aguas de Egipto y Jordania es el adecuado. Ambos países, ahora en calma, son auténticos museos al aire libre que sorprenden por sus imponentes vestigios. Por las riberas del Duero portugués
Aunque muy próximas a nosotros, las riberas del Duero en su tramo portugués gozan de todas las condiciones para convertirse en un auténtico descubrimiento, un viaje exótico que permite visitar paisajes y ciudades encantadores. El viaje que propone CROISIEUROPE comienza en Oporto con un cóctel de bienvenida a bordo y presentación de la tripulación. Por la noche posibilidad de realizar una excursión opcional del iluminado casco antiguo de Oporto, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO. Al día siguiente salida del barco hacia Regua. Navegación por delante de la esclusa de Carrapatello, la más alta de Europa con 35 metros de desnivel. El tercer día hay también una excursión opcional al Solar de Matheus en Villa Real, precioso caserón construido en el siglo XVI y propiedad de una familia de la nobleza portuguesa. Por la tarde navegación a través de los más famosos viñedos de Oporto, plantados en disposición de escaleras hasta una altura de 700 metros. Este paisaje también es Patrimonio de la Humanidad. Los dos últimos días se tiene la oportunidad de disfrutar de nuevo de Oporto o realizar una excursión facultativa a Guimarães, primera capital portuguesa que en 2012 será Capital Europea de la Cultura, y Braga.

De París a la Costa Normanda en crucero
Navegar por el mítico río Sena que atraviesa Paris es una experiencia difícil de olvidar. Varios de los más importantes edificios y monumentos de la ciudad se pueden apreciar paseando por el río, como la torre Eiffel, el Museo del Louvre, la Défense, la Catedral Notre Dame de París, o la Biblioteca François Mitterrand. El río ha sido motivo de inspiración para numerosos pintores del siglo XIX y XX. William Turner, Camilla Corot, Claude Monet y Frédéric han plasmado en sus lienzos la elegancia y belleza de este hermoso río atravesado por impresionantes puentes.

Crucero por Andalucía y el Algarve portugués
En este crucero se propone una forma diferente de conocer algunos de los puntos clave de Andalucía y descubrir toda la belleza del Algarve portugués, con visita, además, a Gibraltar. Una rara combinación de crucero fluvial contemplando una nueva perspectiva de lugares emblemáticos.

Bordeando el litoral de Croacia y Montenegro
Con el fin de responder a una demanda creciente, hay un barco completamente nuevo equipado con las últimas tecnologías, cuya capacidad es de 200 pasajeros. Su tamaño, ligado a su confort, contribuyen a diferenciarlo del resto de los barcos marítimos. Efectivamente, puede realizar itinerarios costeros amarrando en la mayoría de los puertos.

A bordo, todo está concebido para que espacio y comodidad se conjuguen en perfecta armonía. Se trata del buque perfecto para realizar uno de los itinerarios más bellos que pueden realizarse en el litoral europeo, en las costas de Croacia y Montenegro, visitando Dubrovnik, Mljet, Korcula, Sibenik, Trogir, Split, Hvar, Vis y Kotor.

Los Tesoros de Mar Rojo y Jordania
Si se busca algo verdaderamente original, el crucero que propone CROISIEUROPE en tierras y aguas de Egipto y Jordania es el adecuado. Ambos países, ahora en calma, son auténticos museos al aire libre que sorprenden por sus imponentes vestigios. Entre los dos países, el Mar Rojo, este "largo pasillo de maravillas" explorado por el Comandante Cousteau en los años 50 hace de nexo de unión recorriendo un paisaje mineral cuyos colores cambian a merced de la luz. Este crucero dará la posibilidad de descubrir los tesoros que hicieron soñar y vibrar a escritores y exploradores: los edificios faraónicos del valle de los Reyes, cerca del Nilo, el Sinaï y su espectacular monasterio de Santa Catalina, el desierto de Wadi Rum, en Jordania, estrechamente ligado a Lawrence de Arabia o Petra con su reconocida belleza que consta en la lista de las Siete Nuevas Maravillas del Mundo. Este crucero es un viaje al corazón de las Grandes Civilizaciones, a través del tiempo, entre un azulado cielo y un mar cristalino. Las visitas son en Sharm el­Sheikh, Aqaba, Wadi Rum, Petra, Safaga, Luxor y el monasterio de Santa Catalina al pie del monte Sinaï. 

Más información en  
www.croisieurope.com.

Por ENRIQUE SANCHO

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Turismo y buena vida en nuestra ZONA OCIO Y CULTURA?