Noche de Librerías 2010

212

El 18 de diciembre se llevó a cabo en Buenos Aires la IV edición de La Noche de las Librerías, una iniciativa organizada en conjunto por el Ministerio de Desarrollo Económico y el Ministerio de Cultura del Gobierno de la Ciudad. Este año se abrió por primera vez a todas las librerías de la ciudad con diferentes circuitos según los barrios. Desde las 19 hs hasta medianoche las librerías permanecieron abiertas mientras se desarrollaban distintos eventos en la calle y en los bares y confiterías de  cada zona.

Las mesas redondas, con la presencia de escritores y críticos literarios, le dieron una impronta a un hecho de por sí relevante para la ciudad, que logró convocar este año alrededor de 40.000 personas. Desde luego la calle Corrientes , el principal eje librero de Buenos Aires, fue el polo que atrajo más cantidad de público y donde se fueron sucediendo las actividades antes mencionadas para culminar a medianoche, con un concierto de poesía y música al aire libre a cargo de Pedro Aznar.

Desde luego estuvimos allí,  en uno de los livings de lectura armados en el centro de la calle, donde se desarrolló una de las  actividades que los organizadores llamaron "Los mejores libreros de Buenos Aires recomiendan"  Fue un momento realmente muy grato, no sólo porque los libreros que fuimos convocados tenemos  un perfil de lectura similar, sino por la participación de la gente que nos rodeó escuchando atentamente durante más de una hora.

Tanto fervor por los libros y la lectura, por lo menos el que se sentía ese día, me lleva a compartir hoy con ustedes un texto en el que estoy pensando desde que lo escuché, lo leí y lo volví a leer. Se trata del discurso pronunciado por Vargas Llosa al recibir el Premio Nobel el 7 de diciembre de este año, discurso que tituló "Elogio de la lectura y la ficción".

Van entonces, algunos fragmentos que me parecieron especialmente significativos para definir la lectura, la pasión por los libros y su relación con la vida:

"La lectura convertía el sueño en vida y la vida en sueño y ponía al alcance del pedacito de hombre que era yo el universo de la literatura… Si convocara en este discurso a todos los escritores a los que les debo algo o mucho sus sombras nos sumirían en la oscuridad. Fueron los amigos más serviciales, los animadores de mi vocación, en cuyos libros descubrí que, aun en las peores circunstancias, hay esperanzas y que vale la pena vivir aunque fuera sólo porque sin la vida no podríamos leer ni fantasear historias… Seríamos peores de lo que somos sin los buenos libros que leímos, más conformistas, menos inquietos e insumisos y el espíritu crítico, motor del progreso, ni siquiera existiría. Igual que escribir, leer es protestar contra las insuficiencias de la vida. Quien busca en la ficción lo que no tiene, dice, sin necesidad de decirlo,, ni siquiera saberlo, que la vida tal como es no nos basta para colmar nuestra sed de absoluto, fundamento de la condición humana, y que debería ser mejor. Inventamos las ficciones para poder vivir de alguna manera las muchas vidas que quisiéramos tener cuando apenas disponemos de una sola… La literatura crea una fraternidad dentro de la diversidad humana y eclipsa las fronteras que erigen entre hombres y mujeres la ignorancia, las ideologías, las religiones, los idiomas y la estupidez"

* Natu Poblet reparte su tiempo entre la dirección de la librería Clásica y Moderna y la conducción del programa de radio Leer es un Placer por la Radio de la Ciudad de Buenos Aires.

También te pueden interesar…

&
iquest;Ya has visitado Libros y letras en nuestra ZONA OCIO Y CULTURA?

Artículo anteriorTendencia: 5 indicadores del avance de las mujeres
Artículo siguienteLorena Galeotti: “Yo hiper-ponderaba los valores masculinos”