Mujeres nuevas en nuevos tiempos

173

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE

Ocho de Marzo. ¡Día de la Mujer Trabajadora!

Tuvimos que inventarnos para que constase en algún lado que somos alguien más a quien hay que tener en cuenta. Legiones de mujeres valiosas y brillantes  han pasado por la vida sin pena ni gloria sólo por el hecho de ser mujer. También muchos hombres, pero eso no es igual. La mujer ha arrastrado una extraña condición: la de tener que cuidar  le guste o no. En algunos casos ha podido elegir pero en otros ha sido imposible. Afortunadamente ya son otros tiempos y ahora nuestro destino depende de nosotras.

TIEMPOS NUEVOS

Cada vez hace menos falta el calendario y es que, el hecho de ser mujer y trabajadora independiente,  ya no es algo a destacar. Ahora es lo normal.  Lo raro es lo otro. Depender de tu pareja. Como antes. Cuando hubo que inventarse el día que llevamos celebrando ya no sé cuántos años.

Estos tiempos nuevos son diferentes. Por más que muchas  mujeres sigan actuando según patrones mentales de antaño. Entonces hicieron falta movimientos radicales para levantar cabeza como género pero hoy, con el siglo veintiuno en danza, las energías son distintas.  Lo que fue el sentir común de generaciones y generaciones de mujeres se convierte en la nada si hay disponible nueva información que lo vuelva obsoleto. ¡Y ese el caso!.

A LA CARTA

Me resisto a abandonarme a la manipulación mediática y decido yo cómo quiero ver la vida que me toca vivir.  Lo mismo con todo lo demás.  Cuando tomé la decisión de servirme a la carta mi día a día sentí una gran liberación.  Conecté con temas por los que sentí un profundo interés y empecé a fluir con el devenir de los acontecimientos  reconociendo unos, rechazando otros, aceptando y colocando los que tenían que quedarse como parte de mí por decisión propia. 

¡Libertad, sí!. Libertad para aceptar los desafíos e identificar que lo son. Libertad para evolucionar por más que parezca que la situación lo que trae es algo distinto.  Libertad para ser una misma.  Eso que no tenían nuestras antecesoras y por lo que andamos de celebración cada año.  Una libertad fruto de toda la información que ha llegado a nuestros días y que fluye de continuo renovando nuestras mentes como fluye el agua de un manantial: limpia y pura.

MUJERES NUEVAS

Las mujeres nuevas somos humanos que no tenemos edad. Que amamos lo que hacemos, quien somos y donde estamos.  Por encima de egos y personalidades.  Nos afectan las cosas relativamente porque sabemos que en lo más profundo de nuestro ser se asienta la certeza de todo. Reconocemos la misma capacidad en el resto de humanos que nos rodean y no necesitamos de ningún ámbito religioso para sentirnos en plenitud y conectadas con quien somos.  ¡Oímos nuestras voces interiores!. ¡Estamos atentas y somos positivas!.

Sabemos perfectamente qué es lo que hacemos bien y "qué pintamos aquí". Además, nuestro instinto de supervivencia nos ha llevado a ser independientes más allá de lo material. Ahora la idea del otro (sea del género que sea) como compañía activa y positiva de vida es trascendente y evolutiva. 

NUEVOS HUMANOS

Los nuevos humanos, somos los mismos de siempre, pero con otro enfoque.  ¡Sólo es cuestión de elección!.  Porque en lo que tiene que ver con tu fuero interno (que es por dónde hay que empezar) decides tu.  Cambiado tu sentir, modificas tu pensamiento y el resto, va solo.

Si observamos a nuestro alrededor podemos descubrir a muchos que lo son. Todos ellos perfectamente encajados en la realidad que les ha tocado vivir. Gente que vive sin miedo al futuro. Son personas sencillas, positivas y felices que en su quehacer diario siembran en sí mismos y a su alrededor paz, amor y alegría.    

Queda un largo recorrido hasta que seamos legión pero auguro tiempos muy hermosos para las generaciones venideras si los que estamos aquí y ahora empezamos a serlo ya.

Artículo anteriorWorkshop: Cómo hacer tu Blog
Artículo siguienteCelebra el día de la mujer, el tuyo, el nuestro