Ómicas: hacia el futuro de la fertilidad

111

Nuevos métodos de diagnóstico molecular permitirán conocer cuál es el momento más adecuado para realizar la transferencia embrionaria en los tratamientos de reproducción asistida. Por un lado, esos nuevos métodos hacen posible saber en qué momento el endometrio es más receptivo a la transferencia y, por otro, ayudan a seleccionar los embriones más adecuados para su implantación.

Este es el mensaje central que han transmitido los participantes en el simposio satélite “Ómicas, avanzando hacia el futuro de la fertilidad”, organizado por Merck Serono (división biotecnológica de la compañía químico farmacéutica alemana Merck), en el marco del XXVIII Congreso Nacional de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), celebrado en Valencia.

“Las ómicas son una serie de nuevas disciplinas que, en el campo de la Reproducción Asistida, nos permiten estudiar la dotación genética, proteínica y el metabolismo tanto de los embriones como del endometrio”“Las ómicas son una serie de nuevas disciplinas, entre las cuales se incluyen la genómica, la proteómica, la secretómica y la metabolómica, y que, en el campo de la Reproducción Asistida, nos permiten estudiar la dotación genética, proteínica y el metabolismo tanto de los embriones como del endometrio”, ha explicado el Profesor Gorka Barrenetxea, Jefe de Servicio de Ginecología, Obstetricia y Reproducción Asistida de la Clínica Quirón en Bilbao, y presidente del simposio organizado por Merck Serono.
 
El simposio ha contado además con las intervenciones de la Dra. Montse Boada, directora de los Laboratorios de TRA del Instituto Universitario Dexeus, en Barcelona; el Profesor Carlos Simón, director científico del Instituto Valenciano de Infertilidad (IVI), de Valencia, y el Dr. Diego Ezcurra, Director Científico Global de la Unidad de Negocio de Fertilidad y Endocrinología de Merck Serono en Ginebra.
 
Nuevas perspectivas en implantación embrionaria
Desde que, en 1968, naciera el primer bebé gracias a las técnicas de Reproducción Asistida, esta especialidad ha avanzado de manera destacada. No obstante, los expertos reconocen  que, en algunos campos, se ha tocado techo. “Lo que se hace en la actualidad es estimular la ovulación o, si se dispone de embriones, hacer una selección embrionaria en base a criterios morfológicos”,  explica el Profesor Barrenetxea. “Sin embargo, a pesar de esa elección morfológica y de los criterios de  genética celular, no todos los embriones se implantan. De ahí la necesidad de desarrollar nuevos métodos de selección embrionaria”.
 
Una de las grandes limitaciones de las técnicas empleadas en la actualidad es su carácter invasivo
. “La ventaja de las  diferentes ómicas es que permiten estudiar de forma no invasiva el metabolismo, los genes y las proteínas de los embriones y, así, seleccionar los mejores de acuerdo al medio de cultivo donde van a  desarrollarse”, aclara el Profesor Barrenetxea.

“La ventaja de las  diferentes ómicas es que permiten estudiar de forma no invasiva el metabolismo, los genes y las proteínas de los embriones y, así, seleccionar los mejores de acuerdo al medio de cultivo donde van a  desarrollarse”Pero, además de los gametos y embriones, el endometrio desempeña un papel determinante en el proceso de implantación embrionaria. En ese sentido, las ómicas permitirán un estudio detallado del medio en el que va a implantarse el embrión ya que, aunque este tenga una alta capacidad de implantación, puede ocurrir que el endometrio no sea receptivo a la transferencia embrionaria.
 
“Hasta ahora el estudio de la receptividad endometrial se hacía en base a criterios histológicos, pero este método no deja de ser invasivo y tiene ciertas limitaciones”
, señala el Profesor Barrenetxea. “Ahora, con la implantación de microchips, se intenta estudiar ciertas características moleculares que, en un futuro próximo, pueden ayudarnos a determinar en qué momento es más receptivo el endometrio a la transferencia embrionaria. De esta manera, seremos capaces de hacer transferencias selectivas de un solo embrión, evitando así el riesgo de embarazo múltiple y con tasas muy altas de implantación”.
 

 En la actualidad, se realizan estimulaciones ováricas a las pacientes para obtener un número de ovocitos determinado. Posteriormente, esos ovocitos serán fertilizados y a partir de ellos se hará una selección embrionaria. “Cuando dispongamos de unos criterios de selección embrionaria más ajustados, no necesitaremos estimulaciones ováricas tan potentes como las que hemos precisado hasta ahora; dicho de otro modo,  con menos ovocitos seremos capaces de conseguir más embarazos”, concluye el Profesor Barrenetxea.
 
Las ómicas, en el futuro de la fertilidad
Si bien las técnicas agrupadas bajo el término ómicas están  bastante avanzadas a nivel de investigación básica, no se están aplicando de manera sistemática en la práctica clínica diaria de la Reproducción Asistida. Aunque, inicialmente, se espera que sean un complemento a las técnicas de selección embrionaria existentes, la idea es que, en un futuro no lejano, sustituyan a los métodos actuales para permitir hacer un perfil muy definido de un embrión con altísima tasa de implantación.        
 
Como concluyen todos los expertos, las ómicas perfilan el futuro de la fertilidad, ya que abordan una medicina personalizada, a través de tratamientos a medida.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Mujer y Salud/Maternidad en nuestra ZONA VIDA PERSONAL?

Artículo anterior´Mujeres en la vanguardia del cambio´
Artículo siguienteGranada:voces de mujeres reclaman poder