Manuela Carmena en Buenos Aires

1019

La alcaldesa de Madrid Manuela Carmena fue recibida por la presidenta argentina, Cristina Fernández en la Casa Rosada donde mantuvieron un encuentro. El viaje no oficial de Carmena es para presentar su libro «Por qué las cosas pueden ser diferentes».

La alcaldesa madrileña se reunirá también con académicos en la Facultad de Derecho de la Universidad de Buenos Aires y el viernes presentará su libro en la Biblioteca Nacional.

El viaje cuyo objetivo es presentar su libro ‘Por qué las cosas pueden ser diferentes’, parte de un compromiso previo a su elección como alcaldesa.

El viaje cuyo objetivo es presentar su libro ‘Por qué las cosas pueden ser diferentes’, parte de un compromiso previo a su elección como alcaldesa y los gastos del viaje corren a cargo de la editorial del libro.

Las fuentes de la alcaldía indican que a pesar de que el viaje no es oficial, la funcionaria sacará partido a su estadía para fomentar la relación y los lazos entre Madrid y Buenos Aires por lo cual no descartan encuentros con las autoridades locales.

El viernes a la mañana se prevé su asistencia a un desayuno con jueces y por la tarde la presentación de su libro en la biblioteca Nacional.

Durante su ausencia estará al frente del Consistorio la concejal de Equidad, Derechos Sociales y Empleo, y primera teniente de alcalde, Marta Higueras, en calidad de alcaldesa en funciones.

Sobre Carmena

Manuela Carmena, de 71 años, llegó a la Alcaldía de Madrid como titular de la candidatura de unidad ciudadana Ahora Madrid, en la que estaban integrados miembros de Podemos, la fuerza que sorprendió por el inusitado apoyo logrado en las últimas elecciones y que se medirá en las próximas presidenciales. Carmena logró interrumpir los 24 años de dominio del Partido Popular (PP) en la capital española, al que pertenece el actual presidente Mariano Rajoy.

Carmena comenzó su carrera como abogada en 1965 y fue una destacada defensora de obreros y detenidos durante la dictadura franquista hasta que años más tarde, en 1981, se convirtió en jueza, cargo que mantuvo hasta su jubilación en 2010.

Su último emprendimiento, antes de llegar al Palacio de Cibeles el 13 de junio, fue la creación de una empresa social que comercializa productos fabricados por mujeres presas.

 

Artículo anterior¿Gestión de la diversidad con perspectiva de género?
Artículo siguienteLas mujeres en el mercado del automóvil, un revulsivo de color