Le Grand Macabre

320

Uno de los atractivos de la ópera Le Grand Macabre que ahora presenta el Liceu es la escenografía. El cuerpo de una mujer que llamamos "Claudia" se mueve gracias a una rueda tractora accionada por un motor situado dentro del pecho derecho de su cuerpo.

La cabeza también gira dando dos vueltas sobre el cuello y dentro de él hay una cámara que proyecta diferentes imágenes de los ojos que producen unas miradas de expresividad espectacular.

El cuerpo se abre completamente y deja a la vista el interior.

Todos estos movimientos se controlan gracias a sistemas electrónicos de posición, velocidad y aceleración que permiten programarlos coordinados con los movimientos de los cantantes y actores y con las proyecciones del vídeo. La acción combinada de los movimientos motorizados de "Claudia" con la proyección del vídeo que sigue la figura, consigue efectos espectaculares.

Los cantantes y actores se desplazan por encima y por dentro, y entran y salen por algunos orificios de la escultura gigante.

Todo el control de luces y vídeo de "Claudia" se hace vía Wi-fi.

 

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Espectáculos en nuestra ZONA OCIO Y CULTURA?

 

Artículo anteriorSobre el Nobel de Literatura y la lucha de las mujeres
Artículo siguientePresos de conciencia