Las mujeres del presidente

117

Afirman los analistas que hay votantes que siempre serán de izquierdas o de derechas y jamás cambiarán de opción política. Sin embargo hay una masa crítica de indecisos cercana al millón, que son objeto de deseo para los partidos porque inclinarán la balanza final del resultado electoral. Poco se ha hablado de que en las últimas generales Zapatero obtuvo exactamente un millón de votos femeninos más que la derecha. Si yo fuese la oposición me lo haría mirar.

Quizá esa cifra tenga mucho que ver con un buen marketing y poco con grandes políticas, pero sea lo que sea, el que venga detrás tendrá difícil igualar los gestos del actual Presidente hacia las mujeres. Impresiona que en cinco años de Gobierno, Zapatero haya nombrado más Ministras que el resto de Presidentes en todo el período democrático español desde 1979 hasta 2004 – otra cosa es el acierto en la elección de las llamadas a ocupar carteras ministeriales, pero ese no es el análisis que hoy nos ocupa – En su primera legislatura nombró un Gobierno paritario y una Vicepresidenta omnipresente.

Impresiona que en cinco años de Gobierno, Zapatero haya nombrado más Ministras que el resto de Presidentes en todo el período democrático español desde 1979. En la segunda, se superó a sí mismo conformando un Gobierno con mayoría femenina en el Consejo de Ministros. Tras la última remodelación y siendo fiel a su estilo, dos de las tres Vicepresidencias las ocupan mujeres. Por si alguien aún dudase de su feminismo confeso, gritó a los cuatro vientos que la Ley contra la Violencia de Género sería de las primeras que aprobaría su Gobierno, al igual que lo fue la Ley de Igualdad que incluyó la archiconocida paridad en listas electorales. Pionero también en la creación de un Ministerio de Igualdad para impulsar la figura de la mujer en todos los ámbitos – cosa diferente es la efectividad de estas medidas y su implantación en la sociedad con resultados significativos, pero este debate tampoco hoy tiene cabida –

Desde sus inicios Zapatero siempre ha estado rodeado de mujeres. Podría nombrar a muchas – algunas en primera línea de la actividad pública, otras moviendo hilos entre bambalinas – pero por delimitar el amplio espectro femenino que rodea al líder socialista, me centraré en las más activas actualmente.

María Teresa Fernández de la Vega: Infatigable compañera de viaje del Presidente desde que se hizo con las riendas de España. Firme, trabajadora y bien valorada por los ciudadanos, la Vicepresidenta actúa como “poli malo” dejando liberado a su jefe de los asuntos más espinosos que podrían causarle desgaste en su imagen pública.

Elena Salgado: De la mujer responsable de reactivar la economía pocos saben que ya trabajó para Felipe González, que posee amplia experiencia en el sector privado o que ha subido al Kilimanjaro. Fue la única ingeniera industrial de su promoción (en los machistas años sesenta), es también licenciada en Económicas, lideró dos carteras en la pasada legislatura y fue galardonada con la Gran Cruz de la Orden del Mérito Militar.

Carmen Chacón: De número uno en las listas del PSC consiguiendo igualar los 25 diputados del 82 al cielo o al infierno. Su histórico nombramiento como Ministra de Defensa hizo saltar las alarmas como futurible sucesora de Zapatero. Su controvertida gestión del Ministerio con errores de bulto reconocidos entre sus propias filas, están oscureciendo su estrella. Pero en política todo cambia en un día.

¿Ayudaron estos guiños de Zapatero a las mujeres en sus victorias? Sin duda. Pero es obligación de un buen líder reconocer los detalles que le llevarán al triunfo…

Trinidad Jiménez: La Ministra de Sanidad jugó un papel crucial en el ascenso político del hoy Presidente. Acogió en su propia casa y abrió muchas puertas capitalinas a un joven leones recién llegado a Madrid con una ilusión: Ganarle la Secretaría General de los socialistas al todopoderoso Bono.

Leire Pajín: Veteranía política no es incompatible con juventud. Treintañera y número tres del PSOE. Ha pasado más de la mitad de su vida dedicada a la política convirtiéndose en la diputada más joven de España. Ahora ocupa el puesto de Secretaria de Organización de su partido. Dura, progresista e infatigable en la tarea de atizar sin piedad al adversario.

Sonsoles Espinosa: Dice la leyenda urbana que es la que lleva los pantalones en casa y la que dice la última palabra cuando su esposo duda. Pero siempre es preferible una mujer inteligente en la sombra a una cabeza hueca escaparate de los trapitos de temporada.

En los tiempos actuales en que la valoración de los políticos está por los suelos y sus aciertos en la aplicación de políticas efectivas es mejorable, la certera elección de los pequeños gestos y una correcta comunicación electoral puede inclinar la balanza. ¿Ayudaron estos guiños de Zapatero a las mujeres en sus victorias? Sin duda. Pero es obligación de un buen líder saber reconocer los detalles que le llevarán al triunfo porque las elecciones están para ganarlas.

*Carmela Díaz, especialista en comunicación política y campañas.

Otros artículos de esta columnista…

Artículo anteriorEmisiones electromagnéticas y salud
Artículo siguienteRestaurante Al-Zagal panorámico