La ciudadanía copa las calles contra la reforma constitucional

210

Ante la urgencia con que el PP y el PSOE acordaron la reforma constitucional que limite el déficit público, la ciudadanía respondió con manifestaciones callejeras que reclaman un referéndum. Las marchas, celebradas el domingo en diferentes ciudades españolas, fueron convocadas por las plataformas Democracia Real Ya (DRY), Juventud Sin Futuro y el Movimiento 15-M y transcurrieron con tranquilidad, en un ambiente festivo. Están previstas nuevas protestas para toda la semana. El objetivo es claro: parar la reforma de la Carta Magna.

Según explican las personas convocantes de estas marchas y concentraciones, "es indignante la rapidez con que los dos principales partidos han acordado limitar la deuda pública en la Carta Magna y la urgencia con que PSOE y PP pretenden aprobarla sin referéndum previo".

Como es habitual, las jóvenes de "Sol" se muestran ágiles y firmes en su exposición: "los políticos siempre nos han dicho que la Constitución es intocable y de repente se sacan del bolsillo una reforma impuesta desde los mercados y desde la Unión Europea. Además se incide en la deuda pública, no en la privada, porque siguen esperando que nosotros paguemos su crisis".

"Los políticos siempre nos han dicho que la Constitución es intocable y de repente se sacan del bolsillo una reforma impuesta desde los mercados y desde la Unión Europea."El proyecto de Ley Orgánica modifica un párrafo ya existente en al artículo 135 de la Constitución añadiendo una frase que, según las personas manifestantes, "muestra la completa sumisión de los políticos frente a los grandes capitales". Ese párrafo dice así: "Los créditos para satisfacer los intereses y el capital de la deuda pública de las Administraciones se entenderán siempre incluidos en el estado de gastos de sus presupuestos y su pago gozará de prioridad absoluta. Estos créditos no podrán ser objeto de enmienda o modificación, mientras se ajusten a las condiciones de la Ley de emisión".

Ningún otro gasto es calificado en la Constitución como de prioridad absoluta. A partir de la reforma, lo único que no podrá dejar de pagarse con cargo a los presupuestos del Estado son los intereses y el capital de la deuda pública. Deberán pagarse antes los intereses de la deuda que los salarios del personal médico, las pensiones de jubilación, los subsidios de desempleo, los recursos contra la violencia de género y a favor de la igualdad, etc.

De hecho, la población que se moviliza en estos días está convencida de que limitar el déficit supondrá futuros recortes en derechos sociales y será un paso más en la política de devaluación de los servicios públicos.

Pero además de desenmascarar y oponerse a lo que se ha llamado el "reformazo" de la Constitución, la gente pide un referédum y se queja de la nula importancia que los políticos dan a su opinión. "Los políticos han vuelto a dejar claro que no cuentan con nosotros", expresaba la joven Rebeca, que participó en la manifestación de Sol junto a su abuela.

PSOE y PP acordaron esta polémica reforma de la Constitución la semana pasada y si nada lo impide, se vota hoy en el Congreso -donde hay convocadas movilizaciones- para su toma en consideración y será ratificada el viernes que viene. En las manifestaciones y asambleas se clama por un referéndum vinculante. Más de 73.000 personas habían firmado ayer por la tarde en la página web actuable pidiendo esta consulta popular propia de una verdadera democracia.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Políticas y funcionarias en nuestra ZONA MUJERES?

Artículo anteriorOesterheld, Hammar y Duarte, Ciudadanas Ilustres
Artículo siguienteEl Gobierno continúa dejando a los autónomos de lado