Global Summit of Women: Comunicación feliz, en el fondo y en la forma

557

Cuando todavía resuenan los ecos del Global Summit of Women, elijo profundizar en una de las sesiones dedicada a la comunicación. No tuvo desperdicio el panel moderado por Pamela Culpepper. Senior VP de diversidad global de Pepsico. Lo titularon «Comunicando efectivamente en el trabajo» como un área clave de desarrollo profesional que contribuye a fortalecer la credibilidad de la mujer en entornos de decisión. Esencial.

La comunicación es fundamental para todo obviamente, pero cuando nos referimos a construir imagen y reputación, a ser influyente, a ser admirado y respetado, todo ello basado en nuestro conocimiento y  nuestra experiencia, más de un 70% depende de cómo lo contamos.

Las 5 C de Celina

Celina Realuyo
,  Assistant Professor Center for Hemispheric Defense Studies, U.S. National Defense University President, CBR Global Advisors, LLC fue muy táctica en sus recomendaciones: recetas y pasos. La emoción vino después.

Si tienes que presentar una cuenta de resultados, dar un discurso de responsabilidad social, presentar un producto, dirigirte a los empleados en una convención anual, hablar con tu jefe sobre un tema crítico o incluso hablar con un profe del cole de tu hijo o a tus vecinos de la comunidad, recuerda centrarte antes en las 5 C: Contexto, Contenido, Confianza, Claridad y Cierre (que bien que al traducir al español no nos afecta el significado). Aunque fueron 20 minutos estupendos pueden resumirse en:

Contexto: ten en cuenta el dónde (desde una sala de conferencias hasta una cafetería), el cómo (si lo escribes o lo cuentas) a quién te diriges y cómo lo haces (más o menos formal, más o menos técnico, más o menos divertido)

Contenido: decide lo que quieres contar pero prioriza, diseña tus mensajes en titulares, investiga si es necesario y ofrece datos

Confianza: estas convencida de lo que dices y lo proyectas con tus palabras, tu cara  y tu cuerpo.

Claridad: repite los mensajes claves, simplifica no te enrolles ni seas eufemística. Esto aburre y distrae. Ya lo dijo Lennon «mientras más hablas, menos te escuchan»

Cierre: Y en 3 frases resumes todo.

Lo dijo Michelle: Que se escuche tu voz pero que hable tu cuerpo

Michelle Brailsford. Head of Talent, BBC Worldwide Partner, Jupiter Consulting Group

Co-Chair, European Professional Women’s Network -Londres, dio una interesante exposición sobre las diferentas biológicas entre chicos y chicas y cómo influye en nuestra forma de comunicar, el comportamiento positivo y la regla 7/38/55

Del cerebro femenino y masculino ya hay muchos folios pero es bueno recordarlo sumando además las hormonas. La biología es poderosa. Nos hace maravillosamente diferentes y complementarios. Es divertido.

Respecto a la importancia de lo políticamente correcto sin encorsetarse o ser espeso, la naturalidad es básica y citó sensamente la sugerencia de Madeleine Albright (exSecretaria de Estado de los EEUU)  «aprender a interrumpir» cuando no comprendas un mensaje o quieras ofrecer tu punto de vista.

El poder y el impacto de las palabras depende de la capacidad de ser asertivo. Es el punto medio entre ser agresivo o pasivo y a esto le llaman ser FIRME en lo que cuentas. Sin morder ni huir. Transmitir la fórmula de aplomo+tranquilidad es igual a ser emocionalmente inteligente y en consecuencia creas confianza y atención.

Según un estudio de Albert Merahbian, profesor de la Universidad de Los Angeles, el 7% depende de las palabras, el 38% del tono y volumen de la voz y el 55% de tu imagen. Toma ya.

Pero aclaremos. La imagen va mucho más allá de la estética y allí es recomendable echar un vistazo a lo que sugieren los expertos en programación neurolingüistica que hablan de conceptos como el metalenguaje, la kinésica, incluso los colores, posturas, olores y sensaciones que emitimos. Son elementos de comunicación que estan inevitablemente visibles en nuestro cuerpo. Pero hay que creérselo y ser honesto. Sonreir por dentro.

«Muchas veces las personas no recuerdan lo que dijiste pero si lo que sintieron cuando lo dijiste». No recuerdo quién lo dijo pero me gusta lo que dijo. Va de eso.

Escuchando a Videsha 

Videsha Proothveerajh. Country Manager . Intel Corporation South Africa dio un fascinante recorrido por las 3 áreas holísticas de la comunicación: verbal, no verbal y escucha: foco, práctica y feedback. Habló de procesos, estilos y modelos de comunicación:  controlar, analizar, promover o apoyar. Las acciones y percepciones estarán condicionadas por nuestros códigos personales, por nuestra educación y experiencia.Aspectos como cultivar el comportamiento, la inteligencia emocional, el crecimiento personal, la aptitud y la actitud se mencionaron constantemente.

Pero por muchas habilidades innatas que se tengan, hay que prepararse. «Nunca habrá una segunda oportunidad para una primera vez«. El efecto de primacía es fundamental en el impacto de la comunicación.

Siendo coherente con la presentación de Michelle dio especial relevancia a la interpretación del lenguaje corporal y la imagen y cómo puede variar en las diferentes culturas. Se recomienda entonces rescatar la C de Contexto de Celine y estudiar antes el dónde y a quién nos dirigiremos. Cuidado. Un chiste en un contexto es una ofensa en otro.

Por último, lo primero: Saber escuchar

Algunos datos

  • Escuchamos a 125-250 wpm y pensamos a 1000-3000 wpm
  • El 75% del tiempo estamos distraidos o preocupados
  • Solo recordamos un 20% de lo que escuchamos
  • Más del 35% de lo que escuchamos en temas de negocios es una clave para el éxito
  • Menos del 2% de las personas tiene una educación formal para la escucha

Y Videsha nos contó que escuchar es un proceso magnífico de la comunicación que nos ofrece muchos beneficios: promueve que también seamos escuchados, crea relaciones más fuertes, aprendemos más, reducimos los conflictos, la tensión y el stress y «es un hábito, forma parte de nuestra educación».

«Es una suerte encontrar a un buen conversador pero es un tesoro encontrar a un buen escuchador»

Para cerrar, comentó la actual paradoja de la comunicación ante la «infoxicación» resultado de las incontrolables y numerosas fuentes de información que nos invaden. Sugirió priorizar, elegir canales y fuentes. «Menos es más y Más es menos»

Advertido. No tuvo desperdicio. En 4 palabras: planificar, prepararse, cultivarse y escuchar. Nos hace creíbles, influyentes, «aprendedores» y sobre todo felices. En la forma y en el fondo.


*Mildred Laya es Miembro de la Junta Directiva de Dircom y de EPWN Madrid. Su artículo recoge el contenido de la Breakout Session «Communicating Effectively en the workplace» del Global Summit of Women, que se llevó a cabo en Estambul entre el 4 y el 7 de mayo.

Artículo anterior¿Qué debes tener en cuenta para decidir ser madre?
Artículo siguienteLos candidatos de Madrid suman votos en las redes sociales