El sexo del dolor… ¡es femenino!

97

¡Qué suerte para la desgracia! decía un cómico argentino. Ahora resulta que según un estudio, somos las mujeres las que más consultamos al farmaceútico por algún tipo de dolor. El de espalda o lumbago primero, siguen los musculares, y el dolor de cabeza cumple con todos los tópicos: nosotras los sufrimos en un 61% contra un 22% de los hombres. Dicen que la lógica es aplastante: mujeres, madres y trabajadoras con un trepidante ritmo de vida…¿qué esperábamos?

Así lo revela el estudio «El papel del farmacéutico en la sociedad española», en el que se ha tomado como base del trabajo la atención desde la farmacia al dolor moderado o leve, una de las consultas más frecuentes, para conocer el tipo de ayuda o consejo que la sociedad demanda y la satisfacción con la atención recibida.

La encuesta fue realizada a 1.200 personas mayores de 16 años de cinco Comunidades Autónomas (Andalucía, Cataluña, Madrid, País Vasco y Comunidad Valenciana) constata que, en nuestro país, el dolor se ceba más con las mujeres que con los hombres.

Ante un dolor leve,
el 50% de las mujeres encuestadas indican que son más proclives a tomarse por su cuenta la medicina adecuada. Por su parte, el 30% de los hombres opta por acudir al médico.
Entre los dolores leves más frecuentes destacan el de espalda o lumbago, que incide en un 25% de las mujeres frente a un 22% en los hombres; seguido por los musculares, que afectan de forma constante o a menudo al 28% de las mujeres y al 18% de los hombres, y el dolor de cabeza, el más repetido en las féminas, que sufren el 61% de ellas y el 22% de los hombres.

Las franjas de edad determinan con claridad los tipos de dolores femeninos más comunes. Así, las mujeres de menos de 45 años sufren, sobre todo, dolor de cabeza y de garganta. A partir de los 45 años, padecen mayoritariamente dolores musculares y reumáticos.

Ante un dolor leve, el 50% de las mujeres encuestadas indican que son más proclives a tomarse por su cuenta la medicina adecuada. Por su parte, el 30% de los hombres opta por acudir al médico o aguanta el dolor hasta que se les pasa, una opción escogida por el 26% de los sondeados.

Las circunstancias del dolor
Respecto a las circunstancias en las que sobreviene el dolor, las mujeres se ven más afectadas por las malas posturas (el 75% frente al 69% de los hombres), por situaciones problemáticas de estrés y nervios (63% frente al 42%) y por el esfuerzo al realizar tareas que requieren de gran concentración (39% frente al 27% de los hombres). Los hombres, de su lado, se ven más afectados por el dolor tras realizar deporte o ejercicio físico (un 36% frente al 29% de las féminas).

Las mujeres menores de 45 años son las más afectadas por el dolor debido a malas posturas (82%), situaciones problemáticas (70%) o resfriados y catarros (60%). Asimismo, el dolor afecta más a la vida cotidiana de las féminas (36%), sobre todo entre las menores de 45 años, que a la de los varones (21%). Al 54% de las mujeres esta situación le produce fatiga y desánimo, mientras que a un 45% le provoca irritabilidad.

Todo esto tiene una lógica aplastante, el segmento más afectado de las mujeres suele enfrentarse a un trepidante ritmo y estilo de vida, y muchas son, al mismo tiempo, mujeres, madres, trabajadoras y amas de casa.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado ARG/ESP Viceversa en nuestra ZONA INFORMACIÓN?

Artículo anteriorSophie Rousseau
Artículo siguienteKoro Castellano, a Tuenti