El rumor de las voces bajas

118

Normal 0 21 false false false MicrosoftInternetExplorer4

No fueron precisamente ´voces bajas´ las que se escucharon durante la presentación del nuevo libro de Manuel Rivas ´A cuerpo abierto´ (Alfaguara), celebrada el 26 de noviembre pasado en la Casa de Galicia. Ni tan siquiera la del juez Baltasar Garzón, visitante inesperado, que se recuperaba de una reciente operación de garganta. Acompañaron al autor, además del citado juez, el director de cine José Luis Cuerda (que realizó la adaptación al cine del relato de Rivas La lengua de las mariposas), Juan López de Uralde, presidente de Greenpeace España, Alfonso S. Palomares (Casa de Galicia) y el periodista Javier Rioyo. Fueron voces que se pronunciaron con claridad y contundencia sobre sociedad, ecología, justicia y periodismo.

El nuevo libro de Rivas es un compendio de artículos periodísticos, un ´periodismo decantado´que trata de ser, según su autor, ´abrigo de otras voces, ´el rumor de las voces bajas´ o, en palabras del formidable teórico del marxismo Walter Benjamín, de ´pasar por la historia el cepillo a contrapelo´.

A la pasada de cepillo de los participantes saltaron chispas tan candentes como la memoria histórica, la catástrofe ecológica del Prestige, las relaciones Iglesia-Estado, el papel de la justicia, o la ética periodística.

A la pasada de cepillo de los participantes saltaron chispas tan candentes como la memoria histórica, la catástrofe ecológica del Prestige, las relaciones Iglesia-Estado, el papel de la justicia, o la ética periodística. Las diferentes intervenciones se aunaron enfatizando el sentido de un trabajo que trata de recoger "el susurro sepultado por el ruido que genera esta sociedad" desde una perspectiva independiente o "indie", que continúa la mejor tradición librepensadora, humanitaria o liberal española. Sobre la mesa, en boca de los ponentes, alternativas frente a la "amnesia retrógrada", la toxicidad invasiva en diferentes campos de nuestra sociedad,  y las políticas caníbales.

A saber: el recuerdo aunque "duela", el compromiso ecologista  (asumido particularmente por Rivas durante las actividades en apoyo de la plataforma Nunca Mais), la ética periodística y la independencia, por ejemplo, frente a posturas adoctrinadoras como la del Presidente de la Conferencia Episcopal Rouco Varela, los políticos apocalípticos. Escribir es para Rivas un acto solidario o ecológico, una respuesta al último grito del soldado moribundo que escuchó el argentino Rodolfo Walsh: "No me dejéis solo, hijos de puta". Escribir para defender la justicia, o lo que debe ser el trabajo de los jueces, como señaló en Rivas el juez Garzón,  para no desentendernos de los hechos, para compartir, en palabras del propio Rivas, como aquel campesino de una remota aldea que ofrecía, con la característica hospitalidad gallega, su modesto vino a todos los forasteros.

Manuel Rivas nos deleitó con anécdotas como la del emigrante gallego devuelto a su tierra tras largos años de ausencia por la operación Anduriña. Una vez en Galicia, en un plató de televisión, ante cámaras y focos, el buen hombre es acosado por los periodistas. Comenta lo cambiada que encuentra su tierra,  los adelantos modernos, y cuando el entrevistador pregunta: "Qué, amigo ¿Se siente orgulloso de ser gallego", responde: "Yo nunca estaría orgulloso de eso. Gallego lo puede ser cualquiera". Héroes anónimos que, en su momento de protagonismo,  ofrecen un ejemplo de sabiduría y sentido común que ya quisieran muchos de nuestros dirigentes. O como aquel Charlot de "Tiempos Modernos",  que también citó Rivas, caminando con un pie en la esperanza y otro en el abismo, espíritu libre en un mundo de autómatas. Otra referencia al cine llegó cuando Manuel Rivas leyó el relato, incluido en su nuevo libro, y titulado "La Estrella", en el que compara la figura del juez Garzón con la del mítico personaje interpretado por Gary Cooper en "Sólo ante el Peligro".

La humanidad como concepto abstracto hace invisibles a los humanos concretos, pero Manuel Rivas posee la habilidad, como aquella buscadora de oro gallega,  de rescatar las pepitas en el fondo enlodado del Sil.

Más sobre esta presentación>>

 

*Sobre Mila Bueno

 Otros artículos de la autora:

¿Ya has visitado Columnistas en nuestra ZONA OPINIÓN?