Dos mujeres al frente de Arco y Cibeles Fashion Week

88

La Feria de Arte Contemporáneo y la Pasarela Madrid Cibeles Fashion Week, los eventos de arte y moda más prestigiosos de España celebrados simultáneamente en IFEMA la pasada semana, son dirigidos con éxito por dos mujeres: Lourdes Fernández y Cuca Solana respectivamente. Posiblemente sus nombres sean desconocidos para el gran público, pero para mí eso es garantía de saber estar y trabajo bien hecho.

Este ha sido un fin de semana sin respiro en Madrid. El viernes preview de la magnífica exposición de Monet en el Museo Thyssen inaugurada por Carmen Cervera. Como me fastidia que esta mujer esté en boca de todo el mundo por razones ajenas al arte y alimente el peor circo mediático, cuando es culpable de que España albergue la mejor colección privada de arte del mundo.

Si el triángulo Prado-Reina Sofía- Thyssen es inigualable en cantidad y calidad de obras maestras, se lo debemos en parte a la cabezonería y perseverancia de la baronesa. Del Museo había que trasladarse a dos eventos estelares liderados desde hace años por dos mujeres, que esta vez sí, ceden el protagonismo a obras, autores, modelos, diseñadores y faranduleo variopinto. Dos luchadoras que en su día asumieron un desafío para transformarlo en éxito. Ellas enfocan sus energías en dirigir, coordinar, organizar y supervisar con discreción, acierto e inteligencia.

Dos luchadoras que en su día asumieron un desafío para transformarlo en éxito. Ellas enfocan sus energías en dirigir, coordinar, organizar y supervisar con discreción, acierto e inteligencia.

Cualquier acto de renombre es disfrutado por asistentes e invitados en pocas horas, pero la preparación previa es inmensa. La envergadura de Arco y Cibeles requiere meses de acuerdos, negociaciones, decisiones, nervios, sinsabores, desencuentros, imprevistos, problemas o intereses encontrados, que se deben solventar con precisión para conseguir un resultado final de organización perfecta. Nunca hay que olvidar el respaldo de un equipo de profesionales cualificados, porque la diferencia entre la buena nota y la excelencia radica en cuidar con esmero hasta el más mínimo detalle.

Deseo que mujeres valiosas sigan contribuyendo al buen hacer de los acontecimientos españoles representativos para la cultura, tecnología, deporte, urbanismo, ciencia, arte, cine o cualquier otra disciplina de prestigio. Que el perfil femenino preparado, culto, trabajador y triunfador eclipse en breve los titulares protagonizados por asalta camas y chupa cámaras que poco tienen que ver con mi generación. Hay muchas mujeres pata negra a la espera de su oportunidad definitiva, también en los Consejos de Administración de las compañías líderes.

Otros artículos de esta columnista…

*El Oscar de Penélope
*Hay mujeres… y mujeres
*La responsabilidad de los medios de comunicación

*Censurando la celebración de la libertad

*Por fin salgo del armario
*Los buenos y los malos
*Sobre el aborto

¿Ya has visitado
Columnistas en nuestra ZONA OPINIÓN?

Artículo anteriorMujeres, jóvenes, seniors… los nuevos desafíos
Artículo siguienteBecarios: las becas vuelven a cotizar al alza