Día de la Esclerosis Múltiple: 70% de afectadas son mujeres

La esclerosis múltiple ha aumentado progresivamente a lo largo de las últimas décadas. Y afecta más a las mujeres: 3 de cada 4 pacientes.

293

El 18 de diciembre es el Día Nacional de la Esclerosis Múltiple, enfermedad crónica, autoinmune, inflamatoria y degenerativa del sistema nervioso central.

Sobre la Esclerosis Múltiple, la IL-33 y por qué afecta más a las mujeres

La esclerosis múltiple afecta entre dos y tres veces más a las mujeres que a los hombres. Lo preocupantes es que, en las últimas décadas, los estudios epidemiológicos indican que esta diferencia de género ha aumentado de manera considerable.

Tres de cada cuatro pacientes de esclerosis múltiple, son mujeres.

Las enfermedades autoinmunes, como la esclerosis múltiple, suelen ser más frecuentes en mujeres que en hombres. Estudios realizados en los últimos años en varios países han detectado, además, un aumento en la prevalencia de la enfermedad mucho más marcado en las mujeres. Este incremento se observa, sobre todo, en las formas remitentes-recurrentes, y no tanto en los casos de EM primaria progresiva, que afecta a mujeres y hombres por igual.

Una diferencia importante en una molécula esencial del sistema inmunológico, la IL-33, en hombres y mujeres, podría explicar que sean las mujeres las más afectadas por la Esclerosis Múltiple. Esto se desprende de una investigación publicada en la revista científica Proceedings of the National Academy of Science.

En este nuevo estudio, los investigadores se han centrado en la molécula del sistema inmune IL-33, o interleucina-33L, sustancia química que ayuda a las células del sistema inmunológico a transmitir señales o “hablar” entre sí.

Analizando animales con una enfermedad similar a la Esclerosis Múltiple, intentaron determinar qué partes del sistema inmunológico respondían, y si los resultados eran distintos entre machos y hembras. Y descifrar los mensajes químicos que se enviaban por todo el cuerpo y qué células producían dichos mensajes.

Identificar los factores que ocasiona la diferencia de sexo en la Esclerosis Múltiple es determinante para actuar en consecuencia.

La forma de respuesta del sistema inmune de las mujeres está en el centro de los datos: 3 de 4 afectados, son mujeres. Este foco, podría ayudar a explicar por qué las mujeres son más propensas que los hombres a activar una respuesta inmune de tipo autoinmune.

Identificar los factores que ocasiona la diferencia de sexo en la Esclerosis Múltiple es determinante para actuar en consecuencia. Contar con más información sobre los factores desencadenantes y los procesos biológicos que la provocan, puede revelar formas de prevención y mejor atención.

Los datos y la evolución

La esclerosis múltiple supone la primera causa de discapacidad no traumática en adultos jóvenes. Provoca discapacidad física y cognitiva, así como un alto impacto en la calidad de vida de los pacientes, cuyos primeros síntomas suele comenzar en personas en torno a los 25-30 años. Solo el 5% de los pacientes que debutan antes de los 18 años o después de los 50 años.

Se estima que en el mundo la padecen unos 2,5 millones de personas, y que en Europa afecta a unas 700.000. En España, la frecuencia de la enfermedad ha aumentado progresivamente a lo largo de las últimas décadas, hasta alcanzar en la actualidad los 80-180 casos por 100.000 habitantes. Según la Sociedad Española de Neurología (SEN), habría en España más de 50.000 afectados por esclerosis múltiple.  Además, se trata de una enfermedad que cada vez con más frecuencia afecta a un mayor número de mujeres, 3 de cada 4 pacientes de esclerosis múltiple son mujeres, quienes además tienen más probabilidades de comenzar con los síntomas de forma más precoz y de tener más brotes que los hombres.

“Aunque existen varias formas de presentación y evolución de la esclerosis múltiple, y los síntomas de la enfermedad varían enormemente -desde hormigueos, adormecimiento de uno o más miembros, a pérdida de agudeza visual, debilidad, dolor, fatiga o rigidez muscular- en un 85% de los casos, lo más frecuente es que la enfermedad se presente en ‘brotes’, es decir, la aparición brusca de nuevos síntomas neurológicos”, explica el Dr. Miguel Ángel Llaneza, Coordinador del Grupo de Estudio de Enfermedades Desmielinizantes de la Sociedad Española de Neurología.

Los estudios sobre las diferencias de género aportan nuevas ideas sobre la etiología y la evolución de la enfermedad.

“Por otra parte, las causas que hacen que se inicie esta enfermedad aún no están claras. Parece producirse por una respuesta autoinmune anómala en individuos genéticamente predispuestos, sobre quienes ciertos virus o factores ambientales, como el el tabaco, los niveles bajos de vitamina D o un elevado índice de masa corporal durante la adolescencia, podrían influir en el desarrollo y la progresión de la enfermedad. Y todo parece indicar que las mujeres muestran una mayor susceptibilidad hacia éstos”.

Los síntomas más habituales de la esclerosis múltiple
  1. Sensitivos y musculares: pérdida del equilibrio, espasmos musculares, entumecimiento, problemas para moverse, temblores o debilidad en los brazos y las piernas y problemas para caminar, coordinar o hacer movimientos pequeños.
  2. Oculares: visión doble, molestia en los ojos, movimientos oculares incontrolables y pérdida de visión (suele afectar un ojo a la vez).
  3. Del habla y de la deglución: lenguaje mal articulado o difícil de entender y problemas para masticar y deglutir.
  4. De vejiga e intestinales: estreñimiento y escape de heces; necesidad frecuente, urgencia intensa o incontinencia para orinar.
  5. Entumecimiento, hormigueo o dolor: facial, espasmos musculares dolorosos, sensación de picazón, hormigueo o ardor en brazos y piernas.
  6. Otros síntomas cerebrales y neurológicos: disminución de la atención, de la capacidad de discernir y pérdida de la memoria; dificultad para razonar y resolver problemas; depresión o sentimientos de tristeza; mareos o pérdida del equilibrio o de audición.
Mejores perspectivas

Aunque la esclerosis múltiple sigue siendo una enfermedad grave, el diagnóstico más temprano – se estima entre uno y dos años desde el inicio de los síntomas-, y la mayor efectividad y comodidad de los tratamientos han determinado mejoras en su evolución. Así lo muestra un estudio recientemente presentado en la LXXI Reunión Anual de la SEN, Impacto Sociosanitario de la Esclerosis Múltiple (EM) en España: Cambios en la percepción del paciente en la última década, realizado sobre 500 pacientes en más de 60 hospitales españoles. En la última década, se aprecia una mejora en el estado de salud general, una disminución del grado de discapacidad y necesidad de ayudas, y una mayor aptitud laboral.

Fuentes: