De la Micro al Metro hay mucho trecho

420

Normal 0 21 false false false ES X-NONE X-NONE

La palabra  micro proviene del griego que significa pequeño, pero en América se ha utilizado en lugar de la palabra autobús y este calificativo ha ido cambiando de frontera en frontera. En Colombia se ha apodado chiva, guagua en Cuba, buseta en Ecuador, chuzón en El Salvador, bondi en Argentina, chato o burra en México y en Perú combi, todos términos  que se metamorfosean con las costumbres de los pueblos y que forman parte de un lenguaje coloquial.

Recordar los tiempos de la micro como medio de transporte en Chile es un poco romántico, el reloj caminaba lento en esos años. No se conocía ni la sombra de la globalización ni menos Internet. Generalmente parecía que no se cumplía con las apropiadas revisiones técnicas porque las micros parecían chimeneas ambulantes, de hecho tenían un tubo de escape metálico en la parte superior. Se repletaban hasta la pisadera e iban tirando bocanadas de anhídrido carbónico por doquier.

Nos íbamos tragando las calles acompañados de alguna melodía popular que sonaba en la radio y el chofer accedía a parardonde cada pasajero necesitara, "otro mundo” Eran parte del folclore urbano, el chofer colgaba un zapato de su bebé en el espejo para la suerte, además ponía a Jesús como guía, o escribía alguna arenga popular. Nos íbamos tragando las calles acompañados de alguna melodía popular que sonaba en la radio y el chofer accedía a parar donde cada pasajero necesitara,” otro mundo.”

Eran conocidísimas las micros Tropezón, Matadero Palma, Recoleta Lira, El Golf, Pila Cementerio, Los Leones por nombrar algunas. Se cedía el asiento a embarazadas y personas mayores. Casi siempre había vendedores ambulantes, o músicos que hacían el viaje más entretenido. Los recorridos de las micros provinciales también eran muy particulares, en cierta oportunidad me trasladaba de vacaciones con mi familia al interior de Ovalle a unos 600 km. de Santiago, hacía un calor de 35 grados Celsius, todas las ventanas abiertas, la tierra del camino hacía fiestas en el aire y mi maquillaje y sombrero blanco cambiaron a color tostado. El bamboleo hacía reír y el chófer paraba de vez en cuando a recoger huevos que enviaba la comadre María a doña Juanita en el próximo pueblo, o recibía volantes de polla gol que encargaban las personas para ser jugados en la ciudad; más de alguien enviaba flores a sus deudos que eran recibidas por el vecino don Pedro, quien vivía en las cercanías del cementerio, el conductor accedía amablemente sin aceptar propina alguna. El pasillo generalmente traía canastos con verduras, pollos y enseres traídos de la ciudad, así es que bajar era todo un cuento, había que sortear los obstáculos mientras los pasajeros y el chofer esperaban tranquilamente.

El tiempo se las arregló para aumentar la población, para dar vuelta las hojas de la vida y también para hacer cada vez más irrespirable el aire de la ciudad. Las infecciones respiratorias y alérgicas aumentaron considerablemente, sobre todo en invierno.

La idea de Metro tuvo sus inicios por allá por el año de 1925, cuando se pensó en un sistema de ferrocarril urbano, luego durante el gobierno de Don Eduardo Frei Montalva el año 1968 se aprueba la idea, pero se transforma en un sistema de ferrocarril  subterráneo en el centro de la capital. No es sino el año de 1975, tras cuatro meses de marcha blanca, cuando florece la primera línea del Metro, después de haber pasado por trazados de construcción, planos,  licitaciones y  proyectos  múltiples necesarios para tan gran evento. En los años venideros  se agregan estaciones que van formando una red comunicativa muy importante para la vida del chileno.

Hoy contamos, con este medio de transporte que es considerado uno de los más modernos de Latinoamérica  y el segundo más largo después del Metro de ciudad de México. Cuenta con 5 líneas ,108 estaciones, y 103 km de extensión. Hoy contamos, con este medio de transporte que es considerado uno de los más modernos de Latinoamérica  y el segundo más largo después del Metro de ciudad de México. Cuenta con 5 líneas,108 estaciones, y 103 km de extensión que transportan a 2.300.000 pasajeros diariamente. Es un servicio rápido, limpio con menor probabilidad de accidentes que ha permitido al usuario acortar las distancias de llegada al trabajo y de regreso al hogar, lo que ha  significado participar un poco en familia al término del día y además enviarle menos anhídrido carbónico a los pulmones.

Actualmente además de las 5 líneas operativas, se prepara la construcción de 2 nuevas líneas que estarán habilitadas entre los años 2016 y el 2018 .Con esta nueva habilitación quedarán cubiertas las comunas de Huechuraba y La Reina con 10 y 18 estaciones respectivamente.

Todo nuevo sistema, conlleva cambios, tiempo de  adaptación,  tiempo de internalización.  Había que aceptar la velocidad que nos envuelve y subirnos a este gran cambio, ahora hay que reconocer que cuesta educar y que no todo va al unísono, que sería lo ideal para el sistema y para nosotros. En horarios pick las aglomeraciones, empujones, y demases  existen aquí, como en Argentina, Colombia, Shanghái, Londres, o Seúl. Tal vez estamos acostumbrados a ser regidos, porque el ser humano en libertad de acción, se olvida de las buenas costumbres e impera la anarquía, transformando lo que debería ser un disfrute en un pasar estresante, o tal vez hace falta más implementación, continuar haciendo mejoras para que el servicio que se brinde, alcance el término de óptimo e inmejorable.

*Carmen Bustamante Saavedra es Bachiller en Letras, e imparte Cursos de Inglés en el Departamento de Educación Continua de la Universidad Santo Tomás en Santiago de Chile.

Otros artículos de esta columnista…

Otr@s columnistas…

¿Ya has visitado Columnistas en nuestra ZONA OPINIÓN?

Artículo anteriorOesterheld, Hammar y Duarte, Ciudadanas Ilustres
Artículo siguienteEl Gobierno continúa dejando a los autónomos de lado