Ciberamenazas: ¿A qué nos exponemos según nuestra edad, género y el dispositivo que usamos?

Un panorama detallado acerca de las amenazas online más frecuentes y un glosario para entender y diferenciar las prácticas que invaden nuestra privacidad y nuestra identidad digital.

17

Un nuevo estudio de Avast ha revelado que las generaciones más mayores y las más jóvenes son objetivo de amenazas online bien diferenciadas en función del dispositivo principal que utilizan para conectarse a internet.

La investigación, que forma parte de un amplio estudio global realizado con YouGov y Forsa, sobre las tendencias de la ciudadanía digital, arroja que la mayoría de las personas de 55 a 64 años (42%) y de más de 65 años (63%) utilizan principalmente su ordenador de sobremesa o portátil para conectarse a Internet.

 

Esto les hace más susceptibles de sufrir ransomware, estafas de soporte técnico, programas espía o troyanos y Botnets, que pueden descargarse accidentalmente o sin ser conscientes, o a los que se accede a través de enlaces en correos electrónicos o sitios web maliciosos.

Por el contrario, las generaciones más jóvenes utilizan principalmente su smartphone para conectarse a Internet (18-24 años – 75%; 25-34 años – 79%; 35-44 años – 70%), lo que les convierte en claro objetivo de Adware, troyanos bancarios móviles, estafas de SMS FluBot que propagan malware, y estafas en Instagram y TikTok que promueven aplicaciones de adware o Fleeceware.

En todos los dispositivos, tanto las generaciones más jóvenes como las más mayores son también objetivo de ataques de phishing y de estafas amorosas.

Es importante que todos los usuarios comprendan los diferentes tipos de amenazas online que se dirigen a sus dispositivos y que hablen de todas estas amenazas en familia para que cada persona esté al día y sepa cómo mantenerse a salvo. Jaya Baloo, directora de Información y Seguridad de Avast

Jaya Baloo, directora de Información y Seguridad de Avast, expresó: “Por supuesto, las generaciones más jóvenes también son susceptibles de sufrir amenazas relacionadas con los ordenadores de sobremesa, ya que utilizan estos dispositivos como herramienta secundaria para conectar a Internet, y viceversa, las generaciones mayores también utilizan smartphones, pero es importante que todos los usuarios comprendan los diferentes tipos de amenazas online que se dirigen a sus dispositivos y que hablen de todas estas amenazas en familia para que cada persona esté al día y sepa cómo mantenerse a salvo sea cual sea el dispositivo que utilice”.

Si eres niña o mujer

Si bien Avast no ha enfocado su investigación de acuerdo al género, existen estudios que amplían el panorama arriba descripto a través de esa lente. Ser niña o mujer expone a otras formas de ciberamenazas, que pueden sumarse a las ya mencionadas. Esta realidad, además, se vio potenciada con la pandemia.

En su  publicación “Ciberseguridad de las mujeres durante la pandemia de COVID-19: Experiencias, riesgos y estrategias de autocuidado en la nueva normalidad digital”, presentado en marzo de este año, la OEA señala un aumento de ciberabuso y violencia en línea.

Para brindar detalles, el informe indica que ha habido un incremento del abuso de género en línea de hasta el 38% (Glitch UK, 2020), siendo común la distribución no consensuada de imágenes íntimas y de actos de sextorsión, ciberhostigamiento y ciberacoso, violencia sexual en línea, sí como actos de grooming y explotación sexual facilitada por las TIC en contra de mujeres y niñas (ONU Mujeres, 2020a; CIM, 2020a; Derechos Digitales, 2020)

La violencia en línea, que es una de las manifestaciones más claras de la desigualdad de género en el ciberespacio, incrementa también la brecha digital que mujeres y niñas enfrentan al tener por consecuencia que estas se autocensuren o decidan mantener un perfil bajo en internet por temor a que su privacidad o seguridad se vean vulneradas. Además, afecta su capacidad para moverse libremente y sin miedo en los espacios online, negándoles la oportunidad de interactuar con las tecnologías para la construcción
autónoma de sus identidades digitales.

Durante la pandemia, hubo un incremento del abuso de género en línea de hasta el 38%, siendo común la distribución no consensuada de imágenes íntimas y de actos de sextorsión, ciberhostigamiento y ciberacoso, violencia sexual en línea, sí como actos de grooming y explotación sexual. -OEA

Principales amenazas del último trimestre

Según los datos del Avast Threat Labs, su antivirus bloqueó una media de más de 1,46 millones de ataques de ransomware en ordenadores de sobremesa cada mes en 2021, y entre enero y abril de este año se produjeron 5.9 millones de intentos de ataques de estafa de soporte técnico en todo el mundo.

En los dispositivos móviles, las principales amenazas del último trimestre fueron:

  • el adware (59%),
  • los troyanos bancarios para móviles (9,7%) y
  • los gestores de descarga (7,9%), que son aplicaciones dañinas que utilizan tácticas de ingeniería social para engañar a las víctimas para que instalen más aplicaciones maliciosas o no deseadas.
  • FluBot también se ha extendido ampliamente en el móvil en la mayoría de los países, con una media de 35.000 ataques bloqueados al mes en todo el mundo en el tercer trimestre.

«Los ciberdelincuentes siempre están buscando nuevas formas de robar tus datos, información personal o dinero a través de estafas y amenazas online cada vez más sofisticadas. A menudo tienen en cuenta cómo utilizan las generaciones más jóvenes y las más mayores los diferentes dispositivos y lanzan ataques dirigidos, adaptándolos a las tendencias culturales y de uso actuales para que sean más atractivos y tengan más probabilidades de dar en el blanco«, advirtió Jaya Baloo.

¿Qué hacen los más jóvenes en Internet?

Ver vídeos, películas o series (47%) es la principal actividad en internet para los jóvenes de 18 a 24 años, mientras que mantenerse en contacto con amigos y familiares a través de servicios de mensajería y correos electrónicos lo es para los de 25 a 34 años (40%) y para los de 35 a 44 años (44%).

Esto demuestra por qué las generaciones más jóvenes son el objetivo de las estafas en Instagram y TikTok, del FluBot SMS, las estafas de phishing por correo electrónico que parecen proceder de amigos o familiares y los troyanos bancarios móviles.

¿Y los mayores?

En comparación, las actividades más importantes para las generaciones mayores son el contacto con amigos y familiares a través de los servicios de mensajería y el correo electrónico (55-64 años – 43%, +65 años – 43%), seguido por las actividades bancarias y financieras (55-64 años – 40%, +65 años – 43%). A ello sigue el uso como motor de búsqueda (55-64 años – 32%, +65 años 32%) y leer o ver noticias (55-64 años – 28%, +65 años – 39%).

Todo esto ayuda a explicar por qué son más propensos a ser objetivo de algunas de las principales amenazas informáticas como el ransomware, las estafas de phishing por correo electrónico, los programas espía/troyanos dirigidos a sus cuentas bancarias; y las estafas amorosas dirigidas a aquellos que buscan conocer gente nueva online, así como las estafas de soporte técnico.

Glosario de ciberamenazas

Adware: Es un tipo de software malicioso que bombardea con incesantes anuncios emergentes. Aparte de ser molesto, el adware también puede recabar información personal, registrar los sitios web que un usuario visita o incluso apuntar todo lo que escribe.

Ransomware: El malware de rescate, o ransomware, es un tipo de malware que impide a los usuarios acceder a su sistema o a sus archivos personales y que exige el pago de un rescate para poder acceder de nuevo a ellos.

Pishing: El phishing es un método que los ciber delincuentes utilizan para engañar y conseguir que se revele información personal, como contraseñas, datos de tarjetas de crédito o de la seguridad social y números de cuentas bancarias, entre otros.

Troyanos: Se denomina caballo de Troya, o troyano, a un malware que se presenta al usuario como un programa aparentemente legítimo e inofensivo, pero que, al ejecutarlo, le brinda a un atacante acceso remoto al equipo infectado.

FluBot: Es un troyano que se instala en dispositivos móviles Android y su objetivo es robar información bancaria. Este troyano se camufla haciéndose pasar por aplicaciones de empresas de paquetería.

Sextorsión: Consiste en la amenaza de revelar información íntima sobre una víctima a no ser que esta pague al extorsionista. En esta era digital conectada, dicha información podría incluir mensajes de texto sexuales (en inglés conocidos como sexts), fotos íntimas e, incluso, vídeos.

Grooming: es la acción deliberada de un adulto, varón o mujer, de acosar sexualmente a una niña, niño o adolescente a través de un medio digital que permita la interacción entre dos o más personas, como por ejemplo redes sociales, correo electrónico, mensajes de texto, sitios de chat o juegos en línea.

Gestores de descargas: Se trata de programas diseñados para descargar archivos de Internet. Muchas veces para poder subsidiar los costos que tienen muchos desarrolladores que ofrecen software libre, dentro de sus paquetes de programas incluyen otros programas o barras de herramientas, las cuales podemos llegar a instalar en nuestra PC si no ponemos demasiada atención en ello.

Estafas amorosas online: Falsos pretendientes suelen crear perfiles atractivos en apps de citas para atraer a posibles víctimas y entablar una relación con ellas. Una vez que la relación se mantiene durante un período de tiempo, el estafador inventará una triste historia en la que asegura necesitar dinero de forma urgente para ayudar a un pariente o salir él mismo de problemas.

Estafas de soporte técnico: Son un intento de fraude que se realiza habitualmente por teléfono, aunque también puede ser por correo electrónico, SMS o como un falso aviso de seguridad mientras un usuario navega por Internet. Se trata de una llamada o mensaje que se hace pasar por un informático o un técnico de Microsoft (por ser Windows el sistema operativo más extendido, de ahí que también se conozca como el «timo Microsoft») alertando al usuario de que su ordenador tiene un peligroso virus, que un hacker lo está controlando y deben expulsarlo o cualquier otra emergencia. Con la excusa de que están en riesgo sus datos o incluso la seguridad de Internet, indicará la instalación de una aplicación para eliminarlo. La estafa radica en que ese programa no es un antivirus, sino que es un software malicioso.

Artículo anterior7 características que suman para lograr el éxito como emprendedoras
Artículo siguienteMaría Iturriagagoitía Bueno, nueva Independent Board Advisor de ECS
Perfil Oficial de Mujeres y Cia