Chapí, una comedia divina

161

El Festival de Verano del Teatro Auditorio de San Lorenzo de El Escorial despedirá el mes de julio con un homenaje a la vida y obra de Ruperto Chapí en el bicentenario de su nacimiento. Chapí, una comedia divina, que tendrá lugar los días 30 y 31 de julio supone un recorrido musical y teatral por la vida y obra del compositor. El ciclo infantil finalizará el domingo 2 de agosto con Las siete fábulas de La Fontaine, un espectáculo que acercará la música contemporánea a los más pequeños. La programación del Festival continúa hasta el 7 de agosto.

Chapí, una comedia divina es una idea original de Lluís Miguel Campos quien propone la recuperación actualizada de la zarzuela para todos los públicos. La dirección escénica corre a cargo de Chema Cardeña y la dirección musical es obra de José Fabra.

Cinco líricos, un pianista, seis actores, una puesta en escena innovadora y una cuidada selección musical son la carta de presentación de Chapí, una comedia divina, una obra que mezcla teatro y la música para ofrecer un modo diferente de disfrutar de la zarzuela. Así, se descubrirá de él no solo su legado cultural, sino también su persona, sus contemporáneos y su tiempo. Lejos de asemejarse a una biografía tradicional, este proyecto propone disfrutar de una época que no dista tanto de la actual y de un género que a pesar de catalogarse como chico es cada día más grande.

Mediante un viaje imaginario se recorrerá la obra y vida del compositor, con momentos divertidos y nostálgicos mezclando el teatro y la zarzuela, y visitando los lugares que fueron testigos de su larga carrera como músico: Roma, Paris, Madrid, Valencia, y los personajes que le acompañaron: los hermanos Álvarez Quintero, Serrano, Verdi, La Fornarina, entre otros. Todo ello con muy buen humor y con un maestro de ceremonias excepcional: el dramaturgo Carlos Arniches que, fiel a su estilo literario, conducirá a los espectadores por este divertido periplo hacia la música y la obra del maestro Chapí, donde, además de zarzuela, tendrán cabida la ópera, el cuplé, la revista y, por supuesto, el teatro, el mejor y único escenario para rememorar su vida y su obra.

Música escenificada para niños en la última sesión del Pequeño Escorial
Con Las 7 fábulas de La Fontaine, el domingo 2 de agosto finaliza el ciclo Pequeño Escorial que se ha ofrecido dentro del Festival de Verano en el Teatro Auditorio de San Lorenzo de El Escorial de la Comunidad de Madrid. La representación tendrá lugar a las 12:00.

Con este espectáculo, producido por la compañía Antiphon Ensemble, el compositor, Xavier Benguerel, ha procurado abordar un nuevo género musical: la ilustración de un texto poético recitado, con la intención de aproximar al oyente a Jean de La Fontaine (1621-1695), uno de los poetas franceses más importantes del siglo XVII.

El hecho de ser un texto recitado da aún más fuerza al discurso musical que, de esa manera, queda íntimamente ligado al sentido de las palabras. La música, a menudo, anticipa o comenta lo que el recitante dice de una manera tan clara. Aquí nada se pierde y es mediante los instrumentos que quedan subrayadas las diversas “situaciones” que La Fontaine adjudica tan sabiamente a sus “animales”.

Surgido como proyecto pedagógico, en su primera época Antiphon Ensemble centró sus programas en la música minimal y la improvisación. En este nuevo proyecto surge la necesidad de defender la Nueva Música a través del gesto y la acción.

El Festival continúa hasta el siete de agosto con música y danza
El Festival de Verano de la Comunidad de Madrid, que comenzó el 4 de julio, continuará hasta el 7 de agosto, acercando la música sinfónica, la danza, el teatro, la zarzuela y la ópera a nuevos públicos en el Teatro Auditorio de San Lorenzo de El Escorial. Y también continuará ofreciendo actuaciones a los más pequeños en las sesiones matinales de Pequeño Escorial.

El Teatro Auditorio de San Lorenzo de El Escorial de la Comunidad de Madrid es uno de los teatros más sofisticados de España desde el punto de vista tecnológico y arquitectónico, cuenta con un equipamiento único orientado preferentemente a la lírica, la música y la danza. Un edificio singular que, con un equipamiento escénico de vanguardia, dispone de una superficie de 25.401 metros cuadrados, preparados para acoger grandes espectáculos en sus dos grandes salas, la principal, para 1200 localidades, y una sala de cámara, que puede acoger hasta 300 espectadores.

También te pueden interesar…

Artículo anteriorDel talento estrella al talento ´en cascada´
Artículo siguientePrográmate para tener la empresa de tus sueños