13 consejos para administrar bien tu dinero

379

Siempre se ha dicho que las finanzas son cosa de hombres, que tienen la sangre más fría y que son menos impulsivos. Sin embargo, diversos estudios y opiniones de expertos demuestran que esto no es así. Y es que las mujeres no sólo son igual de buenas que los varones en este terreno sino que, en muchos casos, son mejores. He aquí 13 errores (y remedios) que los hombres suelen cometer a la hora de administrar su dinero.

1. Cuando inviertas, frena tus impulsos

Para la mayoría de las personas que invierten es difícil dejar de vender cuando el mercado cae, pero esto es particularmente difícil para los hombres. Un estudio que de Vanguard descubrió que los hombres fueron un 10% más propensos que las mujeres a cobrar sus acciones durante la crisis del mercado en 2008, por lo que muchos se perdieron el repunte posterior de las acciones.

Cuando el mercado cae, debes establecer un periodo de enfriamiento: sigue la regla de no comerciar mientras el mercado esté abierto y "nunca leas tus estados de cuenta cerca de tu computadora", dice McPherson.

2. Fija límites a la hora de invertir

Los hombres no sólo venden en tiempos difíciles. Varios estudios han revelado que ellos comercian hasta un 45% más que las mujeres en todo tipo de mercados y, como resultado, sufren mayores costes de transacción y menores rendimientos.

Es muy útil autoimponerse una serie de reglas sobre la frecuencia a la que se debe comprar y vender.

3. Reserva dinero para emergencias

Bill Schultheis, gestor de bienestar, recomienda a sus clientes masculinos que tengan una cuenta separada donde puedan jugar con hasta el 5% de su participación de capital. Según Schultheis, "eso satisface el deseo de realizar una inversión imprevista propuesta por un amigo o corredor y ayuda a los hombres a ser disciplinados cuando deben atender sus inversiones centrales".

4. Ganancias: sé conservador

Todos deberíamos tener un plan B. Durante la presente crisis económica, los hombres han perdido más del doble de empleos que las mujeres. Antes esta situación, "la mejor alternativa es buscar alguna variante de tu empleo actual que pueda ser más fácil de obtener", apunta el planeador financiero David McPherson.

5. Ganancias: haz nuevos amigos

Amplía tu círculo de amistades para mejorar las oportunidades de encontrar un buen trabajo cuando lo necesites.

"Es un juego de números", dijo Asher Epstein, director administrativo en la Facultad de Negocios de la Universidad de Maryland. Si quieres un puesto, necesitarás al menos diez entrevistas. Para poder acceder a las diez, necesitarás contactar a 100 empleadores. Para hacer esos contactos, necesitarás hablar con 500 personas. "Para conocer a 500 personas, pide a toda la gente con la que hables que te ponga en contacto con más gente".

Asegúrate también de unirte a grupos de tu sector y de ex alumnos.

6. Ahorros: aumenta tus ‘guardaditos’

Actualmente, el tiempo promedio de desempleo es de ocho meses. Tendrás que apretarte el cinturón por si acaso.

7. Finanzas familiares: sigue al dinero

Muchas parejas casadas aún dividen sus labores financieras de forma anticuada: él maneja el portafolio, ella paga las cuentas.

El lado negativo de esto es que puedes no tener idea de cuánto cuesta administrar tu casa… Un buen ejercicio para ponerte a prueba es sentarte con tu esposa y, cada uno por separado, escribir en una lista el presupuesto para el hogar. Como sugiere Ken Clark, planeador financiero en Little Rock, cuando tú y tu mujer os pongáis de acuerdo con las cifras, podréis comenzar a hablar de planes a largo plazo.

8. Pon fin a los gastos sigilosos

Según CESI Debt Solutions, el 58% de hombres admite mantener algún gasto en secreto (sobre todo de entretenimiento), en comparación con el 48% de las mujeres. Debes jugar limpio y decidir con tu pareja la cantidad que cada uno puede gastar de forma libre.

9. Acepta las nuevas realidades

Si tu esposa es la principal proveedora de la familia (cerca del 30% de las mujeres en hogares con dos ingresos lo son en la actualidad), aprovecha la oportunidad para ampliar los papeles y volver a estudiar los planes. Quizás ella sea la que tenga el plan de retiro y quizás tú seas el director de presupuesto, lo que puede permitiros a ambos hacer nuevas contribuciones con un propósito común.

10. No escatimes en una póliza de vida

Los hombres casados con hijos suelen tener coberturas equivalentes a cinco veces los ingresos familiares. Si tú eres el principal proveedor, entre ocho y diez veces tu ingreso es una mejor proporción, según el planeador Michael Garry.

11. Escatima en cuidados a largo plazo

En promedio, un hombre pasa un año en asilos y casi un tercio de los cuidados a largo plazo se pagan a los hombres. Por lo tanto, ten cuidado antes de gastar miles de euros en este tipo de cobertura. Puedes gastar menos en una póliza optando por un mayor periodo de espera o contratando a un cuidador de parejas, lo que ampliaría el beneficio para tu esposa.

12. Retiro: ten paciencia y deja que tu pareja siga trabajando

Cerca del 40% de los hombres pide a sus esposas que se retiren cuando ellos lo hacen; pero compartir los atardeceres puede salirte caro…

Si tu esposa sigue trabajando unos años más, quizás puedas mantener tus ahorros un poco más de tiempo, o al menos gastarlos a una tasa más baja.

13. Retiro: amplía tu pensión

Si vas a recibir una pensión cuando te retires, toma los beneficios conjuntos y de superviviente en vez de optar por un plan de un sólo contribuyente. Sí, tus cheques mensuales serán más bajos, pero así estarás protegiendo a tu esposa, quien de otra forma perdería ese ingreso si tú mueres antes que ella.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Trabajo y Capital Humano en nuestra ZONA EMPLEO/RECURSOS?

Artículo anteriorEncuentra tu lugar confortable… (pero no tanto)
Artículo siguienteSandra Boos, Olympus Iberia