Volver a la dieta mediterránea

“Hay tres momentos específicos en la vida de las mujeres que son más delicados, y en los cuales vigilar el estado del corazón es esencial: durante la toma de anticonceptivos, en el embarazo y en la menopausia”, ha subrayado Nieves Tarín Vicente, cardióloga del Hospital Universitario de Móstoles y miembro de la Fundación Española del Corazón.

También han recomendado limitar los hidratos de carbono refinados (pan, pasta, arroz, patatas y dulces), los aceites vegetales y las frutas. Esto echa abajo parte de la estructura de la antigua pirámide alimentaria.

Las legumbres han pasado a un nivel prioritario ya que tienen fibra y antioxidantes y no están expuestas a pesticidas. Asimismo, el pescado, tanto el azul como el blanco, junto a la carne de ave y el huevo, se sitúan entre los alimentos por los que se debe priorizar dentro del grupo de proteína animal.

Las legumbres han pasado a un nivel prioritario ya que tienen fibra y antioxidantes y no están expuestas a pesticidas.Otro cambio importante está en los lácteos que son indispensables por el calcio pero que son de origen animal y con grasas saturadas, por ello hay mayor tendencia a limitarlos y a uso en forma de semi o descremada.

Dificultad para cambiar hábitos
Tanto Sánchez Franco como Nieves Tarín Vicente, cardióloga del Hospital Universitario de Móstoles y miembro de la Fundación Española del Corazón, que ha impartido en este mismo encuentro una ponencia sobre “Mujer y corazón”, han insistido en la dificultad para cambiar el estilo de vida de la población hacia hábitos más saludables, y creen que la fórmula pasa por planteamientos educativos y cambio de hábitos con base familiar.

Así lo pone de manifiesto el estudio EUROACTION, publicado en la revista Lancet en 2008, desarrollado en ocho países europeos, entre ellos España, entre abril de 2002 y septiembre de 2006. En el mismo participaron 10.000 personas -pacientes coronarios, enfermos de riesgo y familiares- y ha demostrado que los programas de prevención y rehabilitación de enfermos coronarios y pacientes de riesgo, tales como hipertensos, diabéticos y dislipémicos, y sus familiares, pueden lograr cambios favorables comparándolos con grupos control que hayan continuado su tratamiento habitual.

Este estudio demuestra la importancia de la información y formación en cómo mejorar el perfil de riesgo cardiovascular con cambios en el estilo de vida.El programa se puso en marcha en hospitales, por enfermeras, fisioterapeutas y dietistas bajo la supervisión de un cardiólogo, y en los centros de salud, por una enfermera, con un médico de familia que actuaba como coordinador.

Entre los resultados, una vez comparados los pacientes del estudio con los pacientes control, ha destacado una disminución del consumo de grasas saturadas, un aumento de la ingesta de pescado azul y de frutas y verduras, una mayor abstención de tabaco, un incremento de la actividad física, un mejor control de la tensión arterial y una mayor prescripción de estatinas. Los cambios entre los familiares fueron menos importantes, aunque mantuvieron la misma tendencia que entre los pacientes. “Este estudio demuestra la importancia de la información y formación en cómo mejorar el perfil de riesgo cardiovascular con cambios en el estilo de vida”, ha explicado Nieves Tarín.

Prevención y más educación
La cardióloga de la Fundación Española del Corazón ha explicado que las intervenciones preventivas en la enfermedad aterosclerótica deben ser multifactoriales y dirigirse a cada individuo, pero también a grupos específicos y a la población general. Recuperar la dieta mediterránea, realizar ejercicio físico de forma regular (al menos durante 30 minutos diarios), no fumar y controlar tanto el peso como las cifras de tensión arterial, glucosa y colesterol son las principales normas a tener en cuenta. No obstante, si aparece algún síntoma debe consultarse a un médico cuanto antes y cumplir sus recomendaciones y tratamiento.

Tarín reclamó más difusión a pacientes, familiares, instituciones y población general y lo ideal, a juicio de la experta, “sería comenzar desde la infancia”.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Mujer y Salud/Maternidad en nuestra ZONA VIDA PERSONAL?

Artículo anteriorForo RSE en Buenos Aires
Artículo siguienteCentro de Producción y Experimentación en Contenidos Digitales