Vivir con propósito: ikigai

“El misterio de la existencia humana radica no sólo en mantenerse con vida, sino en encontrar algo por lo que vivir.” ~ Fyodor Dostoyevsky

889

Si llevas tiempo levantándote por las mañanas haciéndote este tipo de preguntas ¿Me dedico realmente a lo que me gusta? ¿Disfruto de una vida plena? ¿Cuál es mi principal talento? ¿Me siento motivada con lo que hago? ¿Cómo puedo generar un impacto en el mundo? ¿Cómo mejorar mi autoestima? ¿Por qué me siento insatisfecha a pesar de lo que he conseguido en la vida?

El objetivo es identificar aquello en lo que eres bueno, que te da placer realizarlo y que, además, sabes que aporta algo al mundo.

Me temo que estás en un momento existencial al que merece la pena dedicarle un tiempo antes de continuar. No creas que eres un bicho raro. Si te sirve de consuelo, yo misma he atravesado por esta situación en varias ocasiones en mi vida y como nosotras miles de mujeres en el mundo. Y si ya teníamos dudas razonables sobre cuál era nuestro propósito aquí, la pandemia ha terminado de poner patas arriba nuestras vidas. ¿Cierto?

Puedes optar por seguir haciéndote las mismas preguntas hasta el final de tus días, aceptar la situación que tienes o plantarle cara y empezar a trabajar en un plan para darle sentido a tu existencia.

La incoherencia entre lo que somos, lo que queremos ser y lo que hacemos con la vida, es una de las principales causas de insatisfacción personal. Descubrir tu propósito y trabajar sobre él, te permitirá enfocarte en lo importante y recuperar el control.

ikigai

En esto las japonesas nos llevan mucha ventaja. Ogimi es una pequeña población de Japón de 3.500 habitantes con la mayor concentración de centenarios con buena salud del mundo. Tienen pocos problemas cardiovasculares y el índice de infartos y cáncer de mama se sitúa muy por debajo de la media nacional.  El secreto de la longevidad parece que se debe a la suma de varios factores: su genética, una alimentación saludable, práctica habitual de ejercicio físico, una vida tranquila, con marcado sentido espiritual y sobre todo con una clara razón de ser. Seguro que ya has oído hablar del ikigai, una palabra japonesa compuesta por iki (生き?), que se refiere a la vida, y kai (甲斐?), que aproximadamente significa «la realización de lo que uno espera y desea».

Si los japoneses viven muchos años no solo por la dieta sinO también por su filosofía de vida…¿qué hay detrás de ello? Tener ganas de vivir es lo que lleva implícito el ikigai.

Este concepto, que de un tiempo a esta parte se ha hecho muy popular, supone tener claro un propósito por el que vivir. Y, una vez encontrado, estar en movimiento para mantenerlo vivo o presente.

El objetivo del ikigai no es la felicidad en sí misma. De hecho, Japón está en el puesto 58 de los países más felices del mundo.  Según Frances Miralles coautor junto a Héctor García de Ikigai: los secretos de Japón para una vida larga y feliz, publicado en 2016 y vendido en 30 países. “El objetivo es identificar aquello en lo que eres buena, que te da placer realizarlo y que, además, sabes que aporta algo al mundo. Cuando lo llevas a cabo, tienes más autoestima, porque sientes que tu presencia en el mundo está justificada. La felicidad sería la consecuencia” En esta entrevista podrás ampliar más información sobre el libro.

El hecho de identificar nuestro papel en la vida, en vez de andar sin rumbo o saltando de una actividad equivocada a otra, puede ayudarnos a sentirnos mejor con nosotras mismas, ser las directoras de nuestra vida, establecer prioridades reales sobre las acciones a realizar y decir no a las cosas que nos alejan de nuestros objetivos. El propósito es una necesidad humana universal. Sin él, cualquier persona probablemente sentirá que su vida carece de sentido.

Y es que además,  por si fueran pocas las ventajas,  ya hay estudios que apuntan a que tener un propósito vital nos ayuda a prevenir enfermedades cardiovasculares, demencia, dormir mejor, tener mejores relaciones sexuales, reducir la apoplejía, la depresión, manejar mejor las adicciones y vivir más tiempo…Asombroso ¿no?

Hoy en día, existen muchos métodos que giran en torno a descubrir cuál es y cómo identificar aquello tan poderoso que nos hace saltar de la cama. Encontrar tu propósito no es algo que harás de la noche a la mañana; tienes que hacer un gran trabajo de introspección y debes probar varias alternativas hasta encontrarlo. Muchos, incluso, se toman un año sabático o tienen que pasar por una crisis existencial para descubrirlo.

Los propósitos se consiguen no desde la necesidad, sino desde el deseo de crecer y mejorar

Los expertos nos aconsejan empezar por hacernos este tipo de preguntas:

¿Cuál es tu propósito de vida hoy? ¿En que eres buena, cuáles son tus habilidades o talentos en la vida? ¿Qué te gusta hacer y que te gusta tanto que te hace perder la noción del tiempo? ¿Como podrías ayudar al mundo con tus talentos y habilidades?

Video: https://www.youtube.com/watch?v=z0TFpbm37JY

Apunta estos 5 consejos que nos brinda Seiiti Arata uno de los gurús del Crecimiento personal, en tu cuaderno de notas para hacerte más accesible la difícil tarea de encontrar tu propósito de vida.

  1. Empieza por cosas pequeñas que sean alcanzables y por un área de tu vida que necesite mayor atención
  2. Libérate de las creencias que no estén alineadas con tu propósito. Aquellas que vienen impuestas por tu entorno, tu familia, la sociedad. Esas que te impiden avanzar y te limitan
  3. Tu diana está en encontrar la armonía y sostenibilidad entre lo que amas, lo que el mundo necesita, en lo que eres buena y con lo que puedas ganar dinero.
  4. Sentir alegría con los pequeños logros. No te marques propósitos inalcanzables ni supedites tu felicidad a alcanzarlos.
  5. Disfruta en el camino y vive el presente. Si te centras en él te ahorrarás muchos sufrimientos.

¡El momento es ahora porque ningún soñador es pequeño ni ningún sueño demasiado grande!