Recarga tus pilas

133

No hace ni un mes que hemos vuelto de vacaciones, y ya estamos de nuevo en el laberinto del stress. Mil planes a los que llegar, millones de reuniones, y de llamadas telefónicas, comidas rápidas y muchas veces ante el ordenador… Pero este correr para ganar más ¿no es muchas veces perder? El cansancio y la falta de energía puede ser un mal negocio, para nuestro proyecto y para nuestra salud.

¿Pero cómo podemos recargar las pilas?
Hay básicamente 5 formas de llenarnos de energía: con el sueño reparador, con la meditación, con la alimentación, con la respiración y con una actitud mental positiva.

¿Con el sueño? Si, el sueño es necesario para poder recuperar nuestro equilibrio y nuestro estado óptimo. Cuando no dormimos lo suficiente o si nos hemos despertado varias veces por la noche, por la mañana parece que todo nos cuesta más y que estamos más pesados.
El sueño es una de las principales fuentes de energía y deberíamos conseguir que fuese profundo. Para ser un sueño de calidad debe de ser un sueño reparador, donde podamos relajarnos de verdad y recargarnos de vitalidad.

El sueño es una de las principales fuentes de energía y deberíamos conseguir que fuese profundo. Muchas veces no somos capaces de conciliarlo y recurrimos a las pastillas, relajantes musculares, y otras ayudas. Pero para ser un sueño de calidad debe de ser un sueño reparador, donde podamos relajarnos de verdad y recargarnos de vitalidad. Para conseguirlo, es importante prestar atención a las horas que nos acostamos, ralentizar nuestra respiración, intentar dormir 7 horas, y crear una rutina propicia. Un baño relajante, o una meditación antes de acostarnos nos predisponen para el sueño.

La meditación, ¿qué es la meditación? La meditación se consigue cuando somos capaces de parar la mente. Cómo lo hacemos, hay muchísimas técnicas, meditación dinámica en movimiento, tumbados, sentados, o en cualquier actividad que podamos hacer siempre que tengamos esta actitud meditativa.

Lo primero es conectar con nosotros mismos, sintiendo nuestro cuerpo, nuestra presencia, y prestando atención a nuestra mente. A las ideas que entran y salen (siempre estamos entre el pasado y el futuro, pero es difícil estar presente, en el aquí y el ahora). Si queremos dejar de pensar, lo que deberíamos conseguir es observar los pensamientos y dejarlos pasar. No engancharnos con ninguna idea. Ser un observador.

La alimentación
, hay alimentos que nos quitan la energía (grasas, alcoholes, carnes y lácteos ) otros que contribuyes a aumentarla, como todos los vegetales y los brotes.

Si consigues aumentar los periodos de inspiración y espiración, notarás que te relajas y empiezas a ser más consciente de todo teniendo una visión y actitud más calmada. Prueba a hacerlo.La respiración, lo que los yoguis llaman los pranayamas. Cuando somos bebes es cuando inconscientemente mejor respiramos, hacemos la respiración completa, inspiramos pasando por los pulmones hasta el estómago. Pero a medida que vamos creciendo, las preocupaciones y nuestro acelerado ritmo hacen que se vaya acortando más y más. Dependiendo del objetivo que queramos conseguir hay diferentes técnicas. Seguro que en algún momento de angustia ó crisis de ansiedad has notado como si te faltara el aire. Pues si consigues aumentar los periodos de inspiración y espiración, notarás que te relajas y empiezas a ser más consciente de todo teniendo una visión y actitud más calmada. Prueba a hacerlo.

Y por último la última fuente es una actitud positiva ante la vida, acepta las cosas tal como vienen, intenta ver lo mejor de las situaciones y de los demás, fluye con las circunstancias y notarás como todo te cuesta menos y tienes más energía para todo, además no olvides que atraemos lo que pensamos, ¡cambia tú y cambiará el mundo!

Otros artículos de esta columnista…

*El yin y el yang a la hora de comer
*Alimenta tu energia
*¿Speednetworking? Entrénate para triunfar
*¿Sabes lo que quieres? ¿Por qué no lo pides?
*Expomanagement: Crisis e Innovación

¿Ya has visitado Columnistas en nuestra ZONA OPINIÓN?

Artículo anterior¿Estres? Vitaminas, minerales y probióticos
Artículo siguienteMª Jesús Senise, Entel