Preguntas al final del día: y tú…¿vives?

142

Meditación, ejercicio, desayuno, e-mails, twitter, clientes, blog, más clientes, más twitter, más e-mails, comida, más clientes, otra vez el blog, todavía más twitter, cena.

El punto de esto es que la mayoría despertamos, vivimos nuestro día y nos vamos a dormir sin realmente hacer eso: vivir.

Ese es un día cualquiera para mí (por supuesto, muy simplificado).

El punto de esto es que la mayoría despertamos, vivimos nuestro día y nos vamos a dormir sin realmente hacer eso: vivir.

Así que en esta ocasión, más que escribir sobre estrategias, tips o formas de atraer más clientes a tu negocio, quiero dejarte unas cuantas preguntas que hacerte al final del día:

 

  • ¿Hiciste sonreír a alguien?
  • ¿Disfrutaste todo lo que hiciste? (TODO)
  • ¿Te tomaste el tiempo de escuchar a alguien (cliente o no), con toda tu atención, mirándolo a los ojos, haciéndole sentir que sus palabras eran lo más importante?
  • ¿Te diste la oportunidad de apreciar todo lo que tienes en lugar de enfocarte en las cosas que te hacen falta?
  • ¿Te tomaste el tiempo de soñar a dónde quieres llevar tu negocio, tu relación de pareja, tu salud, tus finanzas, tu vida?
  • ¿Dejaste atrás todos tus enojos y resentimientos?
  • ¿Le dijiste a alguien que lo amas?
  • ¿Le diste un beso a alguien?
  • ¿Abrazaste a alguien?
  • ¿Cumpliste todo con lo que te comprometiste?
  • ¿Hiciste reír a alguien?
  • ¿Decidiste ser feliz sin importar lo que sucediera en tu vida?
  • ¿Te diste permiso de ser tú, sin importar lo que los demás pudieran pensar?
  • ¿Qué hiciste hoy para que el mundo sea mejor?
  • ¿Fuiste amable con todas las personas con las que tuviste contacto hoy?
  • ¿Pusiste tu corazón y tu energía en todo lo que hiciste hoy?
  • ¿Qué aprendiste? ¿Sobre alguien más, sobre ti, sobre tu negocio, sobre la vida?
  • ¿Te diste permiso de equivocarte?
  • ¿Cuántos riesgos tomaste?

por Marco Ayuso

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Proyecto yo en nuestra ZONA VIDA PERSONAL?

 

Artículo anteriorEl fenómeno de ´la nube´
Artículo siguienteEuropa… ¿es cosa de hombres?