Mujeres: menos tiempo libre que los varones

96

Mientras los varones dedican una media de 2 horas al día al trabajo doméstico, estas tareas ocupan 4 horas al día para las mujeres: la desigualdad sigue reflejándose en cifras. Estos datos provienen de la Encuesta de Empleo del Tiempo realizada por el Instituto Nacional de Estadística (INE), que además señala que respecto al 2003, los hombres han incrementado en 20 minutos el tiempo destinado a las labores domésticas, con lo que la diferencia respecto a la dedicación de las mujeres se recorta en casi 45 minutos.

Ellas siguen cargando con el peso de las tareas del hogar, que les ocupan cuatro horas y cuatro minutos al día, frente a la hora y 50 minutos de los hombres. Así, la encuesta del INE revela que las mujeres disponen de una hora menos de tiempo libre que los hombres.

El 92% de las españolas se hacen cargo, durante cuatro horas y media al día, del trabajo doméstico y del cuidado de niños, abuelos y personas con dependencia. Este hecho tiene traducciones que también ha tratado de medir la estadística. Las mujeres destinan, por ejemplo, 16 minutos menos que los hombres a practicar deporte, 12 minutos menos a ver la televisión y su vida social es también cuatro minutos más reducida. En cambio, el 92% de las españolas se hacen cargo, durante cuatro horas y media al día, del trabajo doméstico y del cuidado de niños, abuelos y personas con dependencia.

Desde un punto de vista general, la ciudadanía española hace menos vida social y dedicamos más tiempo a internet. La última encuesta de Empleo del Tiempo 2009 -2010 pone de manifiesto que disminuye la participación en actividades de vida social y diversión y crece el tiempo dedicado a la informática (redes sociales, búsqueda de información, juegos informáticos…) Casi el 30% de la ciudadanía realiza actividades relacionadas con estas aficiones, frente al 17% estimado en 2003.

Estadística indica que en un día promedio (tomado como ejemplo para analizar el tiempo que se dedica a cada actividad), pierde peso el tiempo dedicado a “trabajo remunerado” y a “estudios”. Se dispone de más tiempo libre que se dedica, fundamentalmente a los “medios de comunicación” y a las “aficiones e informática”.

Este aumento de tiempo empleado en estas actividades individuales de ocio, junto con una mayor atención a los “cuidados personales” se traduce en una disminución de las actividades de socialización (celebraciones, estar con los amigos, espectáculos, exposiciones….), que han visto reducida su práctica diaria.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Género, Igualdad, Debates en nuestra ZONA SOCIEDAD?

Artículo anteriorNeutralidad en la red: Chile un paso adelante
Artículo siguienteVIH/Sida, 1º causa de muerte de mujeres en edad reproductiva