Una propuesta innovadora para impulsar a las mujeres científicas.

El movimiento #NoMoreMatildas, respaldado por importantes escritoras, científicas, instituciones y medios de comunicación, denuncia un fenómeno que priva a la sociedad de referentes femeninos en la ciencia.

132

La historiadora de la ciencia Margaret W. Rossiter puso nombre al Efecto Matilda en honor a Matilda Joslyn Gage, activista de los derechos de las mujeres. El fenómeno refiere a la injusta situación y olvido al que se han visto sometidas las científicas mujeres de manera sistemática a lo largo de la historia.

#NoMoreMatildas nos invita a imaginar, a través de tres cuentos, cómo hubiera sido la vida de Albert Einstein, Alexander Fleming y Erwin Schrödinger en caso de haber sido mujeres.

Pretende recuperar el protagonismo de esas científicas que nunca tendrían que haber sido invisibles. Es una iniciativa impulsada por la Asociación de Mujeres Investigadoras y Tecnólogas (AMIT) con el apoyo de la Oficina del Parlamento Europeo en España. Una idea de Gettingbetter Creative Studio, con la colaboración de Dos Passos Agencia Literaria y Comunicación y la producción de Kamestudio. 

Visibilizar para contrarrestar los estereotipos

Desde AMIT creen que es necesario visibilizar a las referentes mujeres científicas, ya que representa un estímulo para despertar una vocación científica en las niñas. El porcentaje de mujeres en carreras científicas es inferior al 50% (28,5% según la Unesco). En España, se ha producido un descenso en áreas clave para el desarrollo tecnológico de la sociedad, como la ingeniería informática. En los ochenta las mujeres representaban más de un 30% del alumnado y hoy apenas llegan al 12%.

#NoMoreMatildas busca contrarrestar los estereotipos y los prejuicios de género en las ciencias. El proyecto reivindica una mayor presencia de las científicas en los libros de texto escolares.

Diferentes estudios de la Universidad de Valencia y la Complutense revelan apenas un 7,6% de referentes femeninos en libros de texto.

Con textos de Nöel Lang e ilustraciones de Rodrigo García Llorca, los cuentos podrán leerse y descargarse en la web del proyecto.