María Fuster: `Sin las reformas del actual Gobierno estaríamos mucho peor´

547

María Fuster, miembro de NNGG del PP y vicepresidenta de las Juventudes del PP Europeo, ve necesaria una regeneración política ante el malestar ciudadano.  Además se refirió a las declaraciones de Beatriz Talegón, secretaria general de la Unión Internacional de Juventudes Socialistas, afirmando que que "está de acuerdo en el fondo del asunto".

¿Por qué se metió en política?
Llevo en NNGG desde los 17 años. Mi familia es vasca y desde pequeña escuchaba el debate político en mi casa, donde hay gente del PSOE, del PP y también nacionalistas. Ya de adolescente, cuando me picó más la curiosidad, decidí meterme en política. Vine a Madrid y me leí los argumentarios tanto del PP como del PSOE y me convenció más la corriente liberal, así que me decanté por los de Génova.

Creo que es necesaria una regeneración completa, en todos los partidos, y los jóvenes podemos aportar mucho. Respecto a la corrupción, creo que hay en todas las formaciones y siempre es condenable. También creo que hacen falta más dimisiones preventivas.¿Existe vocación o cree que hay quien se mete para ganar dinero?
En mi opinión uno no debería dedicarse exclusivamente a la política. Yo por ejemplo soy licenciada en derecho y diplomada en ciencias económicas, trabajo en una empresa y luego dedico tiempo a la política. Creo que el95% de los jóvenes lo hacen por vocación, ya que supone un sacrificio tanto de tiempo como de dinero. He trabajado durante cuatro años en el Parlamento europeo y cuando concluyó la legislatura decidí incorporarme a la empresa privada, pero sin dejar de lado mi vocación. Por ejemplo, hace poco hubo un congreso con las Juventudes del Partido Popular Europeo y tuve que utilizar días de mis vacaciones laborales para poder acudir.

Talegón hablaba de una regeneración en el PSOE. ¿Ve necesaria una regeneración en el PP, especialmente tras el ‘caso Bárcenas’?
Cuando vi el discurso de Beatriz le di la enhorabuena, a pesar de no compartir su contenido ideológico. Creo que es necesaria una regeneración completa, en todos los partidos, y los jóvenes podemos aportar mucho. Respecto a la corrupción, creo que hay en todas las formaciones y siempre es condenable. Sin embargo, creo que estos casos representan a una minoría política y no se puede tachar a todos los políticos de corruptos. También creo que hacen falta más dimisiones preventivas.

¿Dimisiones preventivas? ¿Cómo la de la ministra Ana Mato, por ejemplo?
No voy a mojarme y dar nombres, pero sí creo que en política, lo primero es el servicio al ciudadano, luego está el partido y después uno mismo. Si mi nombre estuviera en entredicho, debería valorar si debo seguir o no y qué perjuicio estoy causando a mi partido.

¿Se han alejado hoy en día los líderes políticos de los ciudadanos?
Sí. Existe un divorcio entre los políticos y los ciudadanos. En eso estoy de acuerdo con Talegón, y prueba de ese malestar son todas las protestas y movimientos que han surgido, como el 15-M. Nuestra democracia es relativamente joven, pero hay que cambiar el sistema, acercar los ciudadanos a la política, y una manera de hacerlo es reformando la ley electoral, creando por ejemplo un sistema mixto de listas abiertas y cerradas para poder devolver el poder a los ciudadanos.

¿Sigue teniendo fe en la política? ¿Y en el PP? 
Sí, claro que tengo fe en la política y en mi partido. En el PP siempre he sido libre de decir lo que pienso y creo firmemente que la gran mayoría de los políticos, esos concejales de municipios que tienen que recurrir a otro empleo para poder llegar a fin de mes, esas personas son honradas.

¿Cree que hoy en día se siguen más las directrices de un partido o un líder en vez de unas convicciones e ideologías?
En el PP no siempre todos los políticos han estado de acuerdo, ha habido discrepancias, por ejemplo entre Aguirre y Gallardón, y no ha pasado nada por eso, en ese sentido somos un partido abierto y respetamos las opiniones de otros.

¿Cómo valora la gestión del Gobierno?
El Gobierno de Rajoy se encontró con una situación muy difícil cuando llegó, ya que los socialistas mintieron sobre el déficit cuando dejaron el poder. Es evidente que el PP no ha cumplido sus promesas electorales, pero está llevando a cabo reformas necesarias, unas reformas que habrían tenido que hacerse en el año 2008, durante el Gobierno del señor Zapatero.  Aquellos brotes verdes de los que hablaba Elena Salgado les debieron crecer hacia dentro. Aun así, creo que de no haber acometido estas reformas, ahora estaríamos mucho peor.

¿Se pueden cambiar las cosas desde las juventudes de un partido político?
Claro que sí. Por ejemplo, la eliminación de la mili, que hizo Aznar, surgió a raíz de una propuesta de NNGG. Los jóvenes podemos aportar mucho a los partidos, y no solo en materia de educación o desempleo juvenil.

También te pueden interesar…

 

¿Ya has visitado Políticas y funcionarias en nuestra ZONA MUJERES? 

 

 

 

 

Artículo anteriorAnsiolíticos: el 50% de las españolas los toma
Artículo siguienteDos nuevas herramientas para ayudar a los desempleados