Mª Isabel Gabarró, referente para Repsol

111

El Consejo de Administración de Repsol, a propuesta de la Comisión de Nombramientos y Retribuciones, ha acordado proponer a la Junta General de Accionistas, que se celebrará el próximo 14 de mayo, la designación como Consejera Independiente de María Isabel Gabarró Miquel. Licenciada en Derecho por la Universidad de Barcelona en 1976, ingresó en el Cuerpo Notarial en 1979. Ha formado parte del Consejo de Administración de Caixa d´Estalvis i Pensions de Barcelona, así como diversas empresas cotizadas como Fuerzas Eléctricas de Cataluña (Fecsa). Miembro de la Sociedad Económica Barcelonesa de Amigos del País, ha colaborado en diversas publicaciones jurídicas.

Gabarró ocupará la vacante que se producirá por la renuncia de Antonio Hernández-Gil, quien dejará su cargo como Consejero Independiente en el Consejo de Administración de Repsol el mismo día de celebración de Junta General de Accionistas, siguiendo la recomendación del Código Unificado de Buen Gobierno relativa a la duración máxima de los mandatos de los Consejeros Independientes (el Sr. Hernández-Gil fue nombrado Consejero de Repsol el 6 de junio de 1997).

La propuesta de nombramiento de María Isabel Gabarró responde a la política llevada a cabo por Repsol de incorporar a su Consejo de Administración personalidades nacionales e internacionales con experiencia en el sector de la energía y que son referentes en sus ámbitos profesionales. Notaria en ejercicio, Gabarró ha sido Consejera de importantes empresas del sector energético, financiero, de infraestructuras, telecomunicaciones e inmobiliario.

Durante la reunión del Consejo de Administración, el Presidente Ejecutivo de Repsol, Antonio Brufau, mostró su satisfacción por la propuesta y agradeció muy especialmente a Antonio Hernández-Gil su dedicación, contribución y lealtad hacia la compañía durante sus años como Consejero, así como su iniciativa y ejemplo en materia de transparencia y buen gobierno corporativo.

También te pueden interesar…

 

Artículo anteriorDe poeta a poeta: Antonio Gamoneda
Artículo siguienteUn punto para el sector eléctrico