La presidenta argentina arrasa en las elecciones

356

La presidenta argentina ha revalidado sus títulos y lo que las encuestas anticipaban fue superado en las urnas. Casi un 55% de los votos con el poder de la oposición repartido en pequeños porcentajes, reafirman a Cristina Fernández de Kirchner como una mujer que ha alcanzado un status único en el poder.

La presidenta argentina cuyo compañero y mentor, el ex-presidente Néstor Kirchner, ha fallecido hace casi un año, puede caminar con paso firme.

Atrás quedaron los augurios de que la desaparición de Kirchner, la empujaría a retirarse de la carrera presidencial y que perdería pie en la política. Su resistencia haría que quienes son expertos la tildaran de "resiliente": crece en la adversidad. Lo concreto, es que CFK, sola, tiene hoy más poder del que tuvo nunca su marido y compañero de fórmula.

Hoja de ruta

Comparada con el mito argentino por excelencia- Evita- la presidenta nació en La Plata en 1953, pero pronto se mudó a Río Gallegos por imperativo de Nestor Kirchner -era su ciudad natal-durante la dictadura. Allí el matrimonio tuvo a sus dos hijos, Máximo y Florencia, y donde CFK entró en política: primero como diputada por Santa Cruz, luego como senadora y, finalmente, en 2007, como la primera mujer argentina elegida en las urnas.

Dueña de un discurso sólido y de habilidades innatas para dirigirse a la gente y hablar ante grandes públicos, Cristina fue atacada entre otras cosas por sus operaciones de estética y su afición por el vestuario de marcas caras. Tras la muerte de su compañero de vida y política, guarda un luto riguroso que los consultores de imagen dicen, ha favorecido la percepción de los argentinos sobre su persona. El cimbronazo de la desaparición de su marido -acotan los que la tienen cerca- la ha fortalecido como si tuviera con él un compromiso ineludible. Esta fortaleza ha hecho quizás que en los últimos tiempos, su discurso, fuera más conciliador.

Con un enemigo público declarado -el poderoso grupo multimedia ClarínCristina Fernández de Kirchner no ha cedido en su discurso y ha puesto cara a quienes acusan al gobierno de tener un comportamiento poco democrático con los medios y la información. Ella ha respondido que "No he llegado a presidenta para caerle simpática a los poderosos".

La siguen de lejos

El socialista Hermes Binner, del Frente Amplio Progresista, se confirmaba en el segundo lugar, con el 17,28% de los sufragios, en una jornada en la que votó el 78,34% por ciento del padrón electoral.

Tercero se ubica el radical Ricardo Alfonsín, de Unión para el Desarrollo Social, con el 11,53%, seguido por el postulante por Compromiso Federal, el peronista disidente Alberto Rodríguez Saá, con un 7,88%.

En quinta posición iba el expresidente Eduardo Duhalde, candidato por el Frente Popular -peronismo disidente-, con un 5,89% de los votos una de sus votaciones más vergonzosas para un hombre que aspiró a convertirse otra vez en el presidente de los argentinos.

Jorge Altamira, del Frente de Izquierda y de los Trabajadores, con el 2,26%, logró muchos más votos que Elisa Carrió, candidata por la Coalición Cívica, con 1,87 por ciento de los votos. Carrió fue y es una opositora acérrima de la actual presidenta, y ha venido perdiendo votos hasta llegar a este exiguo resultado, cuando en algún momento muchos vieron en ella a una posible candidata a pelear el lugar de la presidenciaa con una coalición que la acompañara.

 

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado ARGENTINA en nuestra ZONA INTERNACIONAL?   

 

 

Artículo anteriorMujeres indignadas, protagonistas del cambio global
Artículo siguienteCristina Fernández es la primera mujer reelecta como presidenta