La diversidad y el género en tiempos aciagos

723

¿Cómo hablar de diversidad cuando los temas arden? El encuentro de Las Top 100 con sus Diversity Gender Partners alumbra lo que pasa en las empresas y reafirma la necesidad de no perder la perspectiva. Son tiempos aciagos y las noticias cotidianas asustan. Sin embargo, más que nunca hace falta tener claros los objetivos, y saber que lo que se pierde ahora será mucho más difícil de recuperar mañana.

En pleno lanzamiento de las candidaturas de Las Top 100 Mujeres Líderes en España 2013 y con el año más activo que podíamos imaginar, se producen y multiplican encuentros con mujeres por una lado, y con empresas e instituciones en los que hombres y mujeres tienen la oportunidad de exponer cómo ven las cosas en el escenario actual y qué tan necesario es impulsar el talento cuando más hace falta.

Que un hombre sea decapitado en la calle puede ser un símbolo del mundo en que vivimos, pero también los desmanes empresariales, el suicidio de un desahuciado, o que un empresario pueda pagar
su fianza con el dinero
que ha robado y por lo cual se lo ha detenido.

Vivimos hoy más que nunca en un mundo de contrastes y vemos a diario lo que hemos visto muchas veces quienes tenemos la edad suficiente, pero también la realidad nos sorprende con cosas que no pensamos que veríamos.

Que un hombre sea decapitado en la calle puede ser un símbolo del mundo en que vivimos, pero también los desmanes empresariales, el suicidio de un desahuciado, o que un empresario pueda pagar su fianza con el dinero que ha robado y por lo cual se lo ha detenido.

Leo que a raíz de un artículo en el que se analiza el futuro de las mujeres y se cuestiona el avance o retroceso del femininismo, recuerdan que la primera mujer en dirigir la Oficina de Planificación Política del Departamento de Estado durante el primer mandato de Obama renunció porque las mujeres todavía no pueden tenerlo todo. Sobre ello escribían en Mujeres&Cía. María Lorente y Alberto Pierpaoli.

Me llama mi gurú desde el otro lado del planeta para preguntarme si es cierto lo que dice el gobierno sobre que empieza a aclararse el panorama laboral, si es cierto lo que publica la prensa… ¿Le cuento lo que veo o lo que se publica?

Elijo contarle las pequeñas historias de la gente que veo a diario y la desazón general.

Recuerdo los brotes verdes de 2008 y leo las cartas que me escriben. Ahí está el talento de muchos y la desverguenza de pocos que hacen ruido y daño. Mañana cerramos en The Women Station, el ciclo que iniciamos junto a Fundación sin Límites, «En paro pero no parad@s», por el que pasaron más de 100 mujeres y algunos pocos hombres, con el objetivo de poner manos a la obra, de recuperar la ilusión, de pensar en conjunto, de forjar colaboraciones y sinergias, pero sobre todo, de adquirir habilidades que les permitan ser más resistentes al mundo que toca.

Estamos en momentos en que hay que priorizar, ser racionales para saber por dónde ir y cuánta energía utilizar en cada cosa. Pero no tenemos que caer en el error de pensar en que mientras el dasaguisado local y mundial se ordena, tenemos que esperar para otra vida lo que no podemos alcanzar en esta porque no hay para todo ni para todos.

Tenerlo presente, ejercitarlo, es parte de nuestro deber. Y los resultados, de nuestro futuro.

Artículo anteriorCecilia Boned de Arval: la hora de la diversidad en el renting
Artículo siguienteMujeres gestoras comparten sus experiencias
Periodista y Empresaria, es fundadora y CEO de Mujeres&Cía y de Las Top 100 Mujeres Líderes en España. Su última iniciativa es engageMEN, una plataforma para comprometer a los hombres en el cambio de la sociedad. Diversidad y talento en las empresas, liderazgo, lobby femenino y poder, emprendimiento y networking son algunos de los temas que imparte en conferencias y talleres. Es autora de Seis mujeres, seis voces, otra mirada sobre la mujer y el poder.