La camarera

242

«La mujer abre la puerta y da el último paso.» Con esta sugestiva frase arranca "La camarera" de Markus Orths en Seix Barral. Lynn Zapatek tiene que valerse por sí misma tras su estancia en un psiquiátrico, y desde este momento la seguiremos en sus estrambóticas conductas vitales, observando todo a través de sus ojos. Siendo empleada del Hotel Eden, vemos cómo se entrega en cuerpo y alma a su trabajo, hasta que su entusiasmo por la limpieza se convierte en una obsesión.

En las habitaciones, al principio, se limita a inspeccionar las pertenencias de los clientes y a especular sobre sus vidas, pero en una ocasión el ocupante regresa de modo imprevisto y Lynn se esconde bajo la cama, donde se queda oyendo lo que ocurre. Continúa entonces con esa actividad –un nuevo elemento en su rutina–, hasta que un día se desarrolla una escena sexual de particular violencia, y Chiara, la mujer participante en ella, deja allí su tarjeta y un número de teléfono, y Lynn acepta la invitación. Visitar a Chiara para recibir sus atenciones sexuales y de otro tipo pasa a ser una adición más en su programa psicótico para la semana.

¿Por qué Lynn se obsesiona con limpiar? ¿Qué pasó para que esté tan enemistada con su madre? ¿Qué la ha trastornado así? Su comportamiento repetitivo y sus automatismos podrían considerarse un síntoma de nuestro tiempo, pero eso es solo una parte de la respuesta. El último gran logro de un autor sobresaliente.

«Markus Orths lleva a la práctica sus brillantes ideas con una originalidad apegada a lo cotidiano. (…) Es un maestro de esas cosas irrevocables de la vida, de lo existencial, lo lapidario.» Die Zeit

La Camarera. Markus Orths. Editorial: Seix Barral
Páginas: 144

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Libros de Empresa en nuestra ZONA OCIO Y CULTURA?

Artículo anteriorHouston: Annise Parker, primera alcaldesa lesbiana
Artículo siguienteMúsica: tocar un instrumento ayuda