Geolocalización o cómo te orienta el móvil

123

Es un todo en uno: el GPS del móvil más info y mapas de Internet. Se trata de dar servicios, contenido y publicidad según el lugar en el que estés.

Una vez más la ficción se adelantó a su tiempo y preconcibió la geolocalización, un fenómeno llamado a ser en el futuro el principal modo de ofrecer publicidad.

Aquello que pensara Phillip K. Dick, el autor de ciencia ficción de ‘Minority Report’ tiene algo que ver. Al protagonista se le personalizaban las vallas publicitarias según pasaba por delante de ellas, y éstas leían en el iris de uno de sus ojos datos sobre su identidad, sus gustos y sus preferencias. Una vez más la ficción se adelantó a su tiempo y preconcibió la geolocalización, un fenómeno llamado a ser en el futuro el principal modo de ofrecer publicidad.

Se basa en la combinación de los navegadores GPS implantados en los teléfonos móviles con la información sobre el usuario disponible en la Red, a los que se suman los mapas de sitios como Google Maps, Yahoo! Maps o Bing Maps, que contienen a su vez datos sobre la ubicación de cada restaurante, farmacia o camisería de una determinada área. Así, aquel usuario que activa el GPS de su móvil y obtiene su posición exacta puede combinarla con otro programa instalado en el terminal que busca en la Red datos sobre la zona. Si el usuario pide un restaurante, el programa le dirá dónde está el más cercano. Si el servicio conoce, además, sus gustos, le sugerirá el más adecuado a su paladar. Y lo mismo sucede con miles de negocios cercanos a donde se encuentre. En el caso de las farmacias, si el usuario padece alguna enfermedad, en el futuro un programa podría decirle qué farmacias tienen en stock el medicamento que necesita. Taxis sin tener que levantar el brazo

El sistema operativo para móviles Android, auspiciado entre otras compañías por Google, tiene numerosas aplicaciones descargables al teléfono que combinan la localización por GPS con la información de Internet. De momento, las experiencias no llegan tan lejos, pero algunas apuntan en esta dirección. En Barcelona, una empresa ha diseñado un programa, todavía no puesto en práctica, que en función de la localización del usuario le informa sobre la parada de taxis más cercana, e incluso sobre su disponibilidad de taxis. El objetivo es que un día sea posible pedir el taxi desde el teléfono con sólo apretar un botón y que el servicio informe de la disponibilidad y el tiempo que tardará. Siempre en función de la posición del usuario.

Una de ellas es Sherpa, que con el navegador GPS activado recuerda los trayectos que realiza el usuario y el tipo de locales donde entra, aunque de momento sólo está disponible para Estados Unidos. Así, cuando se consulta Sherpa, el servicio ofrece en la zona negocios similares a los que se ha frecuentado en otras: tipos de restaurantes, tiendas de ropa, etc…

Y lo hace basándose en la información sobre negocios que se aloja en sus servicios Google Maps, que muestra las principales ciudades como un mapa, en fotografías aéreas o a pie de calle.
El móvil, fiel escudero del usuario

Las razones por las que se augura el éxito de los servicios geolocalizados son varias: la primera es que el teléfono móvil es el dispositivo tecnológico que más tiempo pasa con el usuario. La segunda se basa en que la tendencia en la informática es el acceso ubicuo a la Red, en cualquier lugar y sin depender de clavijas, y sobre todo en permanente movilidad.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Ecología y medio ambiente en nuestra ZONA ECO/CIENCIA/TIC?

 

Artículo anteriorEncuentro de emprendedoras y empresarias en Madrid
Artículo siguienteMadrid en Corto