Emociones y abandono en la reproducción asistida

562

El deseo de tener un hijo y encontrarse con dificultades a la hora de concebirlo es una de las situaciones con mayor carga emocional a las que se puede enfrentar una pareja. Entre un 15 y un 45% de las parejas dabandona los tratamientos de reproducción asistida (TRA) por la gran carga emocional. La cifra asciende al 60% (6 de cada 10 parejas) en el caso de aquellas que llevan dos o tres ciclos. Para reducir esta carga, el apoyo psicológico durante el tratamiento es fundamental.

 “Las parejas que se someten a un tratamiento de fertilidad se enfrentan a una montaña rusa de emociones: ansiedad, estrés, sentimientos de culpabilidad, problemas de comunicación en la pareja o depresión son algunos de los síntomas más habituales que encontramos en nuestra consulta”, explica Rosa Flores, psicóloga de la clínica Ginefiv, “Por eso, un alto porcentaje de pacientes abandonan el proceso de reproducción, no porque tengan un mal pronóstico, sino por razones psicológicas. De aquí que sea importante buscar ayuda y soporte psicológico para mejorar el bienestar de la pareja y reducir el nivel de ansiedad”.

El apoyo psicólogo ayuda a afrontar la carga emocional durante los tratamientos de reproducción asistida de forma más positiva, reduciendo las tasas de abandonos y consiguiendo mejores resultados Como añade Beatriz Dibra, psicóloga de Ginefiv, “es frecuente sentirse aún más ansioso pensando que estos sentimientos no son normales, lo que conlleva a intentar evitarlos, generando todavía más estrés en los pacientes. Como consecuencia de ello, perciben que tienen menos herramientas y control para hacer frente al tratamiento, factores que generan un bajo estado de ánimo. Sin embargo, la información derivada desde el apoyo psicológico, trata de resolver estas dudas, normalizar las emociones surgidas ante los tratamientos de reproducción asistida y el aprendizaje de herramientas adaptativas ante las diferentes fases del ciclo”.

Diversos estudios han demostrado que aquellos pacientes que reciben apoyo psicológico durante el tratamiento obtienen mejores resultados, ya que afrontan el proceso de manera más positiva, haciendo que éstos se encuentren más reforzados a nivel anímico y, en consecuencia, haya menos abandonos y lleguen a completar el tratamiento prescrito por el especialista.

“Desde los programas de apoyo psicológico les ofrecemos el soporte necesario desde el primer día, puesto que desde el principio sobrellevan una carga emocional, sustentada principalmente en las incertidumbres e inseguridades, que irá aumentando durante las fases de tratamiento” expone la psicóloga Beatriz Dibra. “Es fundamental emplear información útil para reducir el sentimiento de incertidumbre a lo largo del tratamiento, sobre todo en aquellos pacientes que han realizado más de un ciclo, pues es el estado emocional más peligroso a la hora de abandonar los tratamientos ya que causa abatimiento, indefensión aprendida y bajo estado de ánimo con un componente de agotamiento psicológico importante”.

Con este propósito, Ginefiv cuenta con una Unidad de Apoyo Psicológico que atiende las necesidades psicosociales y emocionales de los pacientes para ayudar a controlar estos aspectos y facilitar la expresión de las emociones entre la pareja y su entorno, así como de apoyo para resolver las dudas e inquietudes que surjan durante el tratamiento.

Como confirma la psicóloga Rosa Flores, “no se trata de aprender a evitar el malestar psicológico o el estrés, ya que esto sólo acentuaría el problema. Nuestro principal objetivo es aportar los mecanismos necesarios para que pueden hacerles frente y prevenir futuros riesgos, no sólo de cara a los tratamientos, sino en diferentes áreas de la vida de las personas”.

Sobre Ginefiv
La clínica Ginefiv es pionera en el Tratamiento de Esterilidad e Infertilidad en España. Con más de 20 años de experiencia, ha ayudado a nacer a más de 15.000 niños y es la clínica que mayor número de casos trata en la Comunidad de Madrid. Entre sus logros está el nacimiento del primer bebé procedente de embriones congelados en Madrid en 1988 y el primer nacimiento tras una fertilización por Microinyección Espermática en 1996.

Ginefiv ha conseguido unas tasas de embarazo que pueden equipararse con los centros más prestigiosos a nivel internacional. De forma orientativa, la tasa de embarazo oscila entre el 45 y el 50% en técnicas de Fecundación in Vitro y Microinyección espermática, y entre el 15 y el 30% en técnicas de Inseminación Artificial.

También te pueden interesar…

 

¿Ya has visitado Mujer y Salud/Maternidad en nuestra ZONA VIDA PERSONAL? 

 

 

Artículo anteriorUna gran oportunidad para las Emprendedoras
Artículo siguienteLa EPA nos devuelve a la realidad: más paro y menos autónomos