El 84% de la mujeres considera que ya se están sintiendo los efectos del cambio climático

Un estudio realizado por el Instituto de las Mujeres constituye el primer diagnóstico con enfoque de género frente a los riesgos de desastres por consecuencias climáticas y su impacto en la población.

El Instituto de la Mujeres presenta el estudio  “Riesgos Climáticos desde la Perspectiva de Género. Percepción,  posicionamiento y adaptación en mujeres y hombres”, elaborado en el marco del  III Plan Estratégico para la Igualdad Efectiva de Mujeres y Hombres 2022-2025  (PEIEMH), la hoja de ruta del Gobierno y del conjunto de la Administración General del Estado para desplegar las políticas de igualdad en todos los  sectores y ámbitos, incluidos por primera vez los desafíos a los que nos  enfrentamos ante los riesgos climáticos por el deterioro del planeta y que no son  ajenos a la perspectiva de género.

Las mujeres se muestran más preocupadas por los efectos del cambio  climático 

Aunque la población española se preocupa, en general, por el cambio climático  y sus posibles consecuencias, el estudio muestra que las mujeres presentan medias de preocupación significativamente más altas a las de los hombres en todos los tipos de riesgos, fundamentalmente en “calentamiento global”, “olas de  calor”, “inundaciones” y “otros fenómenos extremos”. 

En cuanto a la percepción sobre el cambio climático, el 84% de las mujeres considera que ya se están sintiendo sus efectos, situándose 13 puntos por  encima de los hombres que aseguran lo mismo. Además, es significativo que un 7% de los hombres afirme que nunca se sentirán los efectos del cambio climático, frente al 1,3% de las mujeres que tienen la misma opinión. Y que los hombres que creen que no viven en una zona de riesgo supongan un 8,9% más que las mujeres. 

En lo relativo a las acciones de mitigación del cambio climático, son las mujeres quienes realizan con mayor frecuencia actuaciones asociadas al espacio doméstico mientras que los hombres se refieren más a las relacionadas con el espacio público.

Así, las mujeres reducen el desperdicio de alimentos en un  92,3% frente al 85,6% de los hombres; reducen el consumo de energía en un  80,8% frente al 76,2%; deciden la reparación de productos en un 73,9% frente  al 66,9% de los hombres y la compra de productos de segunda mano es  preferible por las mujeres en un 44,8% frente al 37,1% de los hombres.  

Un 7% de los hombres afirma que nunca se sentirán los efectos del cambio climático, frente al 1,3% de las mujeres que tienen la misma opinión

Los hombres obtienen datos significativamente superiores que las mujeres en  las acciones relacionadas con invertir en medidas en su vivienda como mayor  aislamiento y mejor climatización (el 59,3% de hombres frente al 53,4% de  mujeres), o en instalación de paneles solares para disponer de un suministro de  energía alternativo (el 47,2% de hombres frente al 40,6% de mujeres). Aun así, un porcentaje más alto de hombres considera que no está en su mano hacer nada, un 21,8% frente al 16,4% de las mujeres. 

Sobre el impacto que podría tener el cambio climático en la salud o la vida cotidiana, las mujeres presentan medias significativamente superiores a los hombres en todas las categorías analizadas mientras que los hombres presentan una media significativamente superior a las mujeres en la indiferencia hacia los posibles impactos del cambio climático.  

Según datos reflejados en el informe “Género y cambio climático: un diagnóstico  de situación”, publicado en junio de 2020 por el Instituto de las Mujeres, el 80% de las personas refugiadas climáticas son mujeres, y las mujeres, niñas  y niños pueden tener hasta 14 veces más probabilidades de morir en caso de  desastres naturales en los países con más desigualdad de género.  

Un informe de riesgos climáticos con enfoque de género 

El estudio “Riesgos climáticos desde la Perspectiva de Género. Percepción, posicionamiento y adaptación en mujeres y hombres” constituye el primer  diagnóstico con enfoque de género frente a los riesgos de desastres por  consecuencias climáticas y su impacto en la población, analizando las posibles  brechas de género en cuanto a la percepción del riesgo, el nivel de información,  el conocimiento, la preocupación y las medidas de adaptación y mitigación frente  al cambio climático adoptadas por mujeres y hombres. 

Los datos demuestran que las mujeres pueden ser agentes del cambio esenciales

El fin del estudio es el de constituirse como una herramienta para desarrollar políticas públicas igualitarias ante este desafío global, recopilando sugerencias  de intervención ante los desastres climáticos con perspectiva de género, para  así lograr una sociedad más justa, verde y saludable que cuide del bienestar del  planeta y las personas que lo habitan. 

Los datos demuestran que las mujeres pueden ser agentes del cambio esenciales, por lo que su participación en la toma de decisiones es fundamental,  tal y como se ha expresado en la jornada dedicada al género en la COP27,  celebrada el pasado 14 de noviembre y de acuerdo con las recomendaciones  del PNACC 2021-2030, respecto al liderazgo de las mujeres de las medidas  gubernamentales destinadas a fomentar estilos de vida más sostenibles, dada  su mayor sensibilización de partida sobre el tema.

Por qué decidí emprender: la experiencia de 5 mujeres emprendedoras

ONU Mujeres abre sede en España

Artículo anteriorMake Twitter Great Again!
Artículo siguiente7 simples pasos para ganar cada argumento