Decálogo para una hidratación saludable

284

Llegó el verano y con él llegó el calor. Las actividades al aire libre y las altas temperaturas aumentan la pérdida de hidratación, y es importante poerle remedio. Aquí te presentamos algunas recomendaciones en torno al consumo de agua, infusiones, bebidas estimulantes, refrescos azucarados, bebidas lácteas y otros elementos líquidos de nuestra dieta.

 
La mejor forma de cubrir las necesidades de líquidos pasa por ingerir agua, pero también es posible conseguirlo a través del agua que contienen los alimentos, otras bebidas como caldos, infusiones suaves o zumos, y con la mayoría de frutas y verduras, en las que el agua puede representar entre el 90% y el 98% del peso total.
 
Algunos consejos: ingerir líquidos en cada comida, elegir el agua sobre el resto de bebidas, aumentar el consumo de frutas y verduras, no esperar a tener sed para beber, y recuerda: los niños y ancianos tienen un mayor riesgo de deshidratación. 

Durante el día, el agua que pueden aportar los alimentos oscila entre 700 y 1.000 ml/día, por lo que no resulta suficiente como para satisfacer las necesidades fisiológicas. Una vez en el tracto digestivo, los nutrientes que componen los alimentos (hidratos de carbono, proteínas y grasas) se metabolizan (se aprovechan) y en este proceso también se genera agua, unos 200-300 ml. Con ambas cifras, se consigue un aporte de unos 1.100 ml, por lo que se deben ingerir como mínimo otros 1.000 ml de líquido extra para compensar las pérdidas.

  1. Ingerir líquidos en cada comida y entre las mismas.
  2. Elegir el agua sobre el resto de bebidas y, a ser posible, agua con un adecuado contenido en sales minerales.
  3. Aumentar el consumo de frutas, verduras y ensaladas.
  4. No esperar a tener sensación de sed para beber. Disponer de agua u otro líquido a mano.
  5. Mantener las bebidas a temperatura moderada, ya que si están muy frías o muy calientes, en general, se bebe menos.
  6. Niños y ancianos tienen un mayor riesgo de deshidratación.
  7. Elegir las bebidas de acuerdo al nivel de actividad física, necesidades de salud y estilo de vida.
  8. Aumentar la ingesta de líquidos en ambientes calurosos y antes, durante y después del ejercicio.
  9. Consumir agua y bebidas bajas en calorías si se quiere controlar la ingesta calórica o el peso.
  10. Diez raciones de líquidos al día es una buena referencia para una correcta hidratación. (1 ración = 200 a 250 ml).
¡Mantente hidratada y disfruta del verano!
 
También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Ciencia y salud en nuestra ZONA ECO/CIENCIA/TIC?

Artículo anteriorMadres fumadoras: cómo afectan a sus hijos
Artículo siguienteGotas de vida: ¡hazte donante!