Aprender de la frustración

411

Cuando hablamos de frustración, tendemos a asociarlo con el destino de los perdedores, Fabiana Andrea Mendez plantea la importancia de un entrenamiento afectivo: ya sea para fortalecer nuestra autoestima, relacionarnos con los otros, animarnos a llevar adelante un sueño, es absolutamente necesario conectarnos con nuestra frustración, tolerarla y aceptarla como una clave para el desarrollo personal y laboral.

Por lo general, la mayoría de las personas asocian la frustración a un sentimiento desagradable que se produce cuando las expectativas de una persona no se ven satisfechas al no poder conseguir lo pretendido.

De una experiencia frustrante podremos salir desanimados o fortalecidos

En ese sentido la frustración se asocia al dolor que produce una pérdida y, es allí cuando, aún sin saberlo, nos condicionan nuestras creencias sobre los duelos:

Si bien la frustración puede retrasarnos en algún momento a satisfacer un deseo;
negarla garantiza la insatisfacción permanente. O aprendemos a convivir con ella,
o tarde o temprano perdemos la partida.

Consecuencias
De una experiencia frustrante algunas personas, salen fortalecidas porque han aprendido y reflexionado sobre esa experiencia y otras, por el contrario, se deprimen y desesperan, y sólo ven el resultado negativo de esa experiencia sin aprender nada de ella.

Las consecuencias que una situación frustrante puede causar en una persona, puede ser muy diferente y esto dependerá en parte del grado de madurez de la persona o del impacto que determinada situación pudo causar en ella. Este grado de madurez lo asociamos a la posibilidad de tolerar la frustración, una capacidad que podemos desarrollar en la infancia, o bien aprender, en el momento en que decidamos hacerlo.

El gran problema entonces no es frustrarse, sino no aceptar y tolerar esa frustración. La intolerancia a la frustración está asociadas, fundamentalmente, a dos cuestiones: Una percepción equivocada, distorsionada o exagerada de la situación que estamos viviendo, y sus consecuencias sobre nuestras vidas o la creencia de que es horrible vivir el malestar, que nos enfermaremos de tristeza y no lo podemos ni queremos aguantar.  

Entrenando en frustración.
La idea es aprender a leer los “no” como “todavía no” y no como “eso no es para mí”.

Para aprender a asumir la frustración hay varios pasos:

  • Ser consciente de ella
  • Distinguir deseos de necesidades.
  • Controlar tus impulsos.
  • Aprende a transitar el dolor y entender el malestar.
  • Controla tu ambiente.

Si algo se aprende de las personas que realmente manejan muy bien su frustración,
es la valentía para cuestionar sus creencias sobre el éxito y el fracaso, y su capacidad para focalizarse en el logro de sus deseos.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Psique/Sexualidad/Pareja en nuestra ZONA VIDA PERSONAL?

Artículo anteriorClaves de reorientación laboral
Artículo siguienteTradición y modernidad en la semana santa de Rioja Alavesa