Anna Romer se adentra en los secretos familiares en su primera novela

680

Una casa en Thornwood (Suma de Letras) es la primera novela de la autora australiana Anna Romer, una fascinante y evocadora historia de misterio que atrapa a los lectores desde la primera hasta la última página, adentrándose en el mundo de los secretos familiares, viejos diarios, cartas perdidas y un misterioso crimen cometido hace muchos años atrás.

A caballo entre pasado y presente, con el paisaje y la naturaleza como elementos fundamentales, Una casa en Thornwood  ha sido la tercera novela más vendida en Australia en 2013 y se encuentra en la lista de "Los 50 libros que no puedes dejar" del mismo país. Según un comunicado de la editorial, esta novela es una de las grandes apuestas de las editoriales europeas que la han contratado.

Una casa en Thornwood  ha sido la tercera novela más vendida en Australia en 2013  La historia arranca con Audrey, que hereda de su exmarido, que ha muerto de una forma súbita e inesperada, una finca abandonada en Queensland. Ella, que desconocía la existencia de la enorme y enigmática mansión, aprovecha la oportunidad para trasladarse allí con su hija y escapar de la ciudad. En una de las habitaciones encuentra la fotografía de un guapo médico de la Segunda Guerra Mundial, el antiguo dueño de la casa.

Pronto, Audrey se obsesionará con él e indagará sobre su vida hasta descubrir que fue acusado de asesinar a su esposa a la vuelta de la guerra en 1946. Sus averiguaciones la llevarán a relacionar este crimen con otras muertes inexplicables de aquella época y a intentar descifrar las incógnitas que involucran a su familia.

La autora

Anna Romer nació en Sydney y se crio en un pequeño pueblo de la costa norte de Australia con una familia amante de los libros. Artista gráfica de profesión, pasó muchos años viajando por Australia, Asia, Nueva Zelanda, Europa y América, almacenando material para sus historias.

Su primera novela, Una casa en Thornwood, refleja su fascinación por las cartas y lso diarios olvidados, los oscuros secretos familiares, las casa antiguas de campo y la singular belleza del paisaje australiano. Al igual que su protagonista, Anna pasó su infancia en una hermosa casa llena de habitaciones secretas y pasadizos, y durante su juventud quiso ser veterinaria y artista, dos de las profesiones de los personajes principales de la novela.

Cuando no está escribiendo, Anna es una ávida jardinera y disfruta tejiendo en su casa.

También te puede interesar…

¿Ya has visitado Libros y letras en nuestra ZONA OCIO Y CULTURA?

 

Artículo anteriorRSE: Por una sociedad inclusiva y próspera
Artículo siguienteLas mujeres rurales piden más apoyo institucional y empresarial