Tango: patrimonio universal

344

Buenos Aires y Montevideo se unieron para pedir que el tango sea declarado Patrimonio Cultural de la Humanidad. Ambas ciudades realizaron el pedido formal ante la ONU.

La solicitud ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO), llegó justo el día en que vencía el plazo para la primera de todas las presentaciones técnicas que habrá que superar.

Hernán Lombardi, ministro de Cultura porteño, y Eduardo León Duter, director de Promoción Cultural de Montevideo, coincidieron en afirmar que «el tango es una innegable expresión popular en la que habitan las raíces y la historia de una comunidad».

Este es el primer paso de la presentación. Luego habrá que enviar una serie de informes técnicos que buscarán darle sustentabilidad al pedido. Por ejemplo, tendrán que lograr el máximo apoyo posible de las legislaturas de ambas ciudades, de los gobiernos nacionales y de las cancillerías. Los primeros en apoyar la movida estuvieron ayer en Los 36 Billares y fueron, entre otros, Susana Rinaldi, Atilio Stampone, Raúl Lavié, Raúl Garello, Miguel Angel Zotto, Mora Godoy, y Horacio Ferrer, quien recitó un poema. «Hay un consenso general frente a esta postulación. La fuerza del tango tiene connotación mundial y eso nos puede ayudar. Me parece que estamos muy bien parados» le dijo a Clarín Lombardi.

En sucesivas presentaciones, las ciudades tendrán también que adjuntar música, imágenes y un plan de manejo para su difusión y preservación a futuro. Pero los trámites llevan su tiempo: con suerte, recién en el transcurso del segundo semestre de 2009 se conozca el resultado de esta postulación.

No es la primera vez que la Ciudad se presenta ante la UNESCO. En abril de 2007 se postuló en la categoría Paisaje Cultural Urbano: se había propuesto al Río de la Plata, la llanura, la barranca y la inmigración como ejes del paisaje cultural porteño. En la campaña participaron una decena de famosos pero más de un año después un organismo técnico de la Unesco rechazó su petición.

Entre 2001 y 2007, la UNESCO destacó 90 expresiones culturales. Los carnavales de Oruro (Bolivia) y Barranquilla (Colombia), el ballet real de Camboya, los cantos polifónicos de los pigmeos aka de la República Centroafricana y los cantos épicos pansori de Corea ya están considerados como obras maestras del patrimonio oral e inmaterial de la humanidad.

Artículo anteriorNos miran ¿pero nos ven?
Artículo siguienteLuz verde ¿al rescate?