¿Sabes cuánto vale tu tiempo?

113

Si hay algo que se repite en todo nuevo proyecto empresarial esto es el esfuerzo y dedicación. Emprender requiere mucho tiempo y eso es algo que saben bien todos los nuevos empresarios, tanto si son emprendedores pagados o a tiempo completo. Como es lógico en las primeras etapas de una empresa suele escasear el recurso económico pero no el del tiempo y la solución por la que opta la mayoría es trabajar más horas para ahorrar costes. Se trata de una decisión razonable y un buen ejemplo de optimización de costes. Sin embargo, también plantea ciertos interrogantes, ya que si bien se trata de una táctica generalizada, pocos se paran a pensar si realmente es ‘rentable’ desde un punto de vista financiero.

Para quienes se pregunten
la importancia de conocer esta cifra, la respuesta
es tan sencilla como que servirá de baremo
para medir la rentabilidad
de nuestras acciones.

Aunque la lógica nos incite a pensar que las horas extra son la mejor solución para gastar menos en los primeros pasos (e incluso cuando la empresa lleva tiempo en marcha), nunca viene mal hacer números al respecto. En realidad es algo muy sencillo y sólo hay que descubrir cuánto vale nuestro tiempo.

Para los emprendedores asalariados el cálculo es tan sencillo como dividir su sueldo entre el número de días laborables y este entre su jornada laboral (el número de horas que trabaja). Para los autónomos y emprendedores a tiempo completo es algo más complejo, pero sólo algo, ya que sólo debería contar las horas y días en las que hace trabajo efectivo, es decir, facturable.

Por lo tanto, debería eliminar festivos, fines de semana, días de baja y vacaciones, así cómo el tiempo que dedique a otras tareas necesarias pero que no generen ingresos como las administrativas. ¿Por qué? Para saber cuánto gana dedicándose exclusivamente a su negocio. A esta cantidad habrá que restar los costes propios de la empresa-trabajador autónomo por los que un asalariado no debe preocuparse. La cantidad resultante será lo que realmente gana por hora de trabajo.

Empieza a hacer cuentas

Para quienes se pregunten la importancia de conocer esta cifra, la respuesta es tan sencilla como que servirá de baremo para medir la rentabilidad de nuestras acciones. Por ejemplo, si ganas 20 euros a la hora y dedicas a la semana cinco horas a tareas administrativas estarás gastando (dejando de ganar, en realidad) 80 euros en esa labor ¿te compensa subcontratar a alguien que se encargue de esa tarea? Es decir, ¿compensa pedir ayuda en ese ámbito?.

Y lo mismo puede aplicarse a la vida personal, siempre dentro de un límite. Siempre que no sea imprescindible por cualquier motivo, cabe plantearse ¿merecen la pena esos 40 euros que vas a ganar por dejar de pasar una cena con tus amigos? ¿Y por estar con tus hijos? En este punto dependerá de la idiosincrasia de cada persona, pero nunca está de más plantearse por lo menos estas dudas.

También te pueden interesar…

¿Ya has visitado Emprendedoras en nuestra ZONA MUJERES?

 

Artículo anteriorEl fenómeno de ´la nube´
Artículo siguienteEuropa… ¿es cosa de hombres?