Laura G. Molero: “Comunicar con impacto es fundamental para incidir”

Crear y liderar equipos de alto rendimiento para que alcancen su máximo potencial es la especialidad de Laura González Molero, presidenta de la Asociación para el Progreso de la Dirección (APD), consejera independiente y nuestra segunda entrevistada del ciclo Storytelling Voices, producido por Zelwa para Mujeres & Cia.

Laura G. Molero: “Comunicar con impacto es fundamental para incidir”
Foto: Magdalena Siedlecki

 

Laura González Molero es la primera mujer presidenta de APD, la comunidad de directivos y directivas más importante de España, en cuyas oficinas madrileñas nos recibe. Se trata de un espacio diseñado para estar y transitar, en continuo movimiento y que transmite el nuevo dinamismo de una organización y una mujer que también dirige el Programa de Especialización de Gobierno Corporativo de la Sagardoy Business & Law School y es consejera independiente de firmas punteras, como Acerinox, Viscofan o Banco Sabadell. Su trayectoria profesional no es común, pues tras 27 años de una exitosa carrera como directiva, decidió dar un cambio de timón “para conocer nuevos caminos y sectores”.

En nuestra charla, esta experta en gobierno corporativo y liderazgo empresarial y destacada analista de los comportamientos de los mercados subraya la importancia para las compañías de tener un propósito claro, un motor que debe ser internalizado por todas las personas que componen la organización para que la maquinaria funcione y despliegue todo su potencial. 

Laura G. Molero: “Comunicar con impacto es fundamental para incidir”

El corazón del negocio 

“Cuando se está en una posición ejecutiva siempre se juega en equipo”, explica. “Para poder co-crear es necesario un entorno específico, un ambiente de innovación que permita desplegar nuestra creatividad”.

Y continúa: “El error es que muchas veces, cuando eres quien lidera, piensas que tienes que ser la más lista, y eso no es verdad. Debes tener la habilidad de sacar fruto de esa inteligencia colectiva y traducirla en un propósito. ¿Para qué estamos aquí? ¿Cómo incluimos a los stakeholders en nuestro propósito? ¿Cómo aumentamos nuestro sentido de pertenencia?”. 

“Quienes lideran deben tener la habilidad de sacar fruto de la inteligencia colectiva y traducirla en un propósito”

Para ilustrar su reflexión, Laura G.Molero se sirve de una poderosa imagen atemporal: “No se trata de sentirse un picapedrero que tallan una piedra individual, sino saber que participamos en la construcción de una catedral. Si mi espacio de visión es solo un muro, la piedra que yo tallo, pierde parte de la motivación. Nuestra obligación es que todo el mundo vea la catedral, que cuando le digan ‘oye, ¿qué estás haciendo?’,  no respondan ‘estoy picando piedra’, sino ‘estoy construyendo una catedral’”. 

“Ese es el rol de un verdadero líder inspiracional”, sentencia. 

¿Por qué son importantes los valores para una organización?

Todos necesitamos saber dónde queremos ir. Ocurre en nuestra vida personal: sin ilusiones, proyectos, metas, nos falta ese horizonte que nos dé la energía y la pasión todos los días. Y al mismo tiempo, es necesario que sean compartidos. Cuando una organización afirma tener unos valores pero su actividad no responde a ellos, terminan generando problemas y frustraciones. 

¿Cómo hacer, entonces, para que los propósitos sean internalizados y compartidos?

Los objetivos tienen que ser compartidos porque, si no, no son objetivos: son imposiciones. Y no van a tener éxito. Necesitas practicar una escucha activa y también ser humilde porque el pensamiento colectivo es riquísimo. Puede ayudarte a incorporar matices, lo que hace que una solución sea mucho más sexy, más atractiva. Buscar objetivos auténticos te motiva, y esa motivación los retroalimenta ¡Es algo poderosísimo! 

Habilidades y resultados 

¿Cuáles son las habilidades más importantes para la dirección corporativa?

Cuanto más arriba estás en el organigrama más importantes son las competencias soft. Cuando asumes una posición de dirección no es necesario conocer hasta  el último detalle técnico porque para eso tienes equipos maravillosos. Y está el peligro de dedicarse a una suerte de micromanagement en vez de desarrollar bien tu trabajo como líder. Las soft skills son esenciales porque en esta vida se puede decir todo: la diferencia es cómo lo dices. Cuando una noticia no es positiva, la reacción de tu audiencia depende del cuidado, el cariño, el respeto con que la encares. Son habilidades que hay que trabajar.

Cuanto más arriba estás en el organigrama más importantes son las competencias soft

En el escenario actual, ¿qué importancia tiene la comunicación en los resultados de negocio?

La comunicación lo es todo. Una comunicación con impacto e influencia debe estar basada en hechos, en datos, y sobre todo debe ser honesta, transparente, veraz y auténtica. Si tu relato no se alinea con tu quehacer diario, con tus actividades, con tu comportamiento, antes o después lo percibiremos absolutamente todos.

¿Cuán importantes es, entonces, la formación de nuestros portavoces?

Es fundamental comunicar con impacto para influir, y dominar  comunicación no verbal: que no crees barreras, que seas abierto, que puedas crear un clima relajado. Influye hasta cómo saludas. Todo eso es muy importante, y se cultiva.  

Es fundamental comunicar con impacto para influir

Historias con mensaje

Laura tiene el mismo nombre que su abuela materna, una mujer que nació en el siglo XIX, vivió la Guerra Civil y quedó viuda con 24 años, con una niña de un año y embarazada. Trabajaba  repartiendo los periódicos La Voz de Galicia y La Región en la estación de Orense. Una mañana de lluvia, una tromba de agua empapó  los periódicos, pero Doña Laura, en vez de irse a su casa frustrada decidió hacer su recorrido habitual con las manos vacías, explicando lo que había pasado en los restaurantes, bares, tiendas y domicilios donde esperaban el periódico. Todos sus clientes fueron comprensivos, y algunos le pagaron igual.

“Esta historia aparece muchas veces en mi vida”, explica Laura. “A las seis de la mañana, cuando un plan se ha venido abajo y no se puede recuperar, cuando me pregunto cómo afronto mi día sin hundirme, sin ponerme de mal humor, sin perder la confianza de mis clientes, acudo a la enseñanza de mi abuela. Porque  da igual lo humilde que seas: lo  importante es cómo superamos los problemas

Con mucho esfuerzo, Doña Laura progresó, abrió su primer kiosco y luego una librería. También se preocupó por crear un entorno donde sus hijas pudieran estudiar “para que fuesen mujeres independientes emocional y financieramente, dueñas de sus vidas”. Es una lección que ha pasado de madres a hijas y por eso Laura nunca ha dejado de formarse: es Licenciada en Farmacia y especializada en Industrial por la Universidad Complutense de Madrid y cuenta con un Máster Executive MBA por la IE Business School y estancias en prestigiosas instituciones educativas, como Harvard, IMD o Insead. 

“Yo creo que es muy importante contarse historias, contar experiencias de vida. No te van a ocurrir igual en el futuro, pero dejan mensajes”

Palabras que dan impulso

“Tenemos que ser capaces de enfrentarnos a las adversidades”, remarca, y añade: “Tenemos que volver a las cosas básicas. Nuestra mente es nuestra mejor herramienta, pero también puede ser nuestro peor enemigo. Depende de nosotros, de cómo la alimentemos”. 

Quería preguntarte por tus “dos carreras” profesionales. ¿Qué historia hay detrás de ella?

Es una historia de cambio. Yo he trabajado en seis grandes compañías y, a lo largo de mi carrera, he aceptado cambios de puestos, cambios de país… que siempre suponen un riesgo, porque siempre intento ver la parte positiva, la oportunidad que hay en todo cambio. 

Eso me ha hecho tener inquietud intelectual, aprender cosas nuevas y conocer nuevos mundos para, después de 27 años, poder seguir generando valor. Pero en este proceso ha habido también reflexión, preguntarme sobre otros caminos que quizá no había transitado. Por ejemplo,¿cuál es el mindset o el sistema de toma de decisión de los boards en el mundo? ¿Cómo es su proceso?¿Cómo puedo yo, como ejecutiva, influir en ellos?”. Todo eso me hizo elegir nuevos caminos.

“Siempre intento ver la parte positiva, la oportunidad que hay en todo cambio”

Laura se puso a estudiar de nuevo y decidió que quería tener una segunda carrera profesional, pero no podía esperar a los 60. Tenía que hacerlo en los “early fifties”, nos dice con una sonrisa. “Cuando cumplí 50 años empecé a darle vueltas, y me acuerdo que en marzo de 2016 le dije a mi jefe:

“He tomado una decisión y me quiero ir, quiero cambiar mi vida”. Te puedes imaginar la sorpresa. Me preguntó que qué había ocurrido, pues ellos estaban muy contentos conmigo, que si estaba segura de irme sin tener otro trabajo. “Quiero comprar mi libertad”, le dije. Quiero algo diferente, y tengo que hacerlo ahora que me siento joven, con fuerzas, con ganas. Y si espero no lo voy a hacer. Me tengo que tirar a la piscina ahora”.

“Llevaba meses meditándolo, preparándome emocional, familiar, financiera y socialmente. La gente creía que estaba loca.

Durante 27 años había crecido como gerente ejecutiva en el sector de la salud, en Roche, llegó a ocupar el puesto de CEO del Grupo Merck en España y fue presidenta de Merck Latinoamérica y de Bayer HealthCare Latinoamérica. 

“Creo que en la vida se pueden hacer muchas cosas, algunas cuando tienes 30 años…  y para otras tienes que tener 55”, concluye. 

“Mi padre trabajó toda la vida en una sola compañía. Yo he trabajado en seis, y las próximas generaciones trabajarán sin duda de forma diferente: en algunas compañías como empleados, en otras serán freelance, con otras tendrán acuerdos. La época que vivimos te da opciones diferentes”, analiza.

Mi miedo era aburrirme y quería conocer a colegas de otros sectores. Como presidenta de APD tenemos 3.200 socios de lo más variado: tecnológicas, gran consumo, alimentación, recursos humanos, todo. Esto me permite aprender, conocer y vivir experiencias maravillosas todos los días.

Eva Ivars: “No puedes construir una historia desde la distancia”

AP

Artículo anteriorAntonella Conti, responsable de Comercial y Marketing de Prima Seguros en España
Artículo siguienteMónica Martínez Montes: «Ser forastera me ha enseñado a priorizar lo realmente importante»
Javier Siedlecki es experto en storytelling. Articulando la narrativa con la estrategia y la oralidad, desarrolló su propio método para aplicar en organizaciones y personas, y fundó en 2008 Zelwa, consultora pionera en storytelling. Ha compartido su experiencia sobre el uso de los relatos corporativos en congresos internacionales y universidades e imparte clases en entidades educativas como el Instituto Europeo de Design (IED) y EAE Business School. Con una formación ecléctica que incluye ciencias políticas y literatura, es un convencido de que el uso de los relatos dentro de las organizaciones construye y moviliza. Por eso le apasiona trabajar con personas, con equipos y con organizaciones. Y con el poder de la palabra, ser testigo de su transformación. Desde 2011, codirige otro proyecto que apuesta por la palabra: La Escuela de Cuentacuentos, que fundó con su hermana Victoria Siedlecki y donde ya han formado a 2.400 narradores.