La reina de los helados, Susan Jane Gilman

1837

Cuando a comienzos del siglo XX la pequeña Malka y su familia ponen rumbo a Nueva York, no pueden sospechar que no solo dejan atrás su Rusia natal, sino también el mundo tal y como lo habían conocido hasta entonces. La familia no superará los embates del destino, y Malka acabará siendo adoptada por la familia Dinello, que le ofrecerá, además de un hogar, un nuevo nombre y una receta para el éxito. La niña que llegó a América con la cabeza llena de sueños acabará convirtiéndose en Lillian Dunkle, la reina de un imperio forjado sobre una vieja receta de helado italiano. Lillian, ya anciana, pasa revista a su vida y desgrana sus recuerdos sin pelos en la lengua.

Lilian es una de aquellas empresarias que usan las reacciones mediáticas a su favor. Lo que la llevó, incluso, a ser la presentadora de un programa infantil de televisión. A lo largo de la narración se ve cómo la protagonista lucha por ser una exitosa empresaria, haciendo todo lo que estuviera en sus manos por alcanzar la gloria, incluso siendo, en algunas ocasiones, una competidora desleal.

La historia de una mujer emprendedora que logra construir un imperio y realizar el sueño americano. Por una autora que ha dedicado parte de su carrera a hablar de la posición de la mujer en el mundo laboral.

Veremos los diferentes episodios históricos por los que atraviesa la narración, todos ellos relacionados de alguna manera con el mundo de la heladería. Por ejemplo, de cara a la Segunda Guerra Mundial se debe proveer a las tropas estadounidenses de helado, convocatoria que ganan la protagonista y su esposo Bert, gracias a que desarrollaron una máquina para hacer helado blando.

Se trata de la primera novela de Susan Jane Gilman, pero no de su primer libro. La autora nació y se crió en Nueva York, y fue alumna de Frank McCourt en el instituto Stuyvesant. Ha trabajado como periodista y sus relatos cortos se han publicado en varias revistas de prestigio. También ha escrito tres libros de ensayo, todos sobre la situación de poder de la mujer en la sociedad actual.

«Gracias, Señor, por enviarnos las historias de Susan Jane Gillman.»
-Frank McCourt

También te pueden interesar…

 

¿Ya has visitado Libros y letras en nuestra ZONA OCIO Y CULTURA?

 

 

Artículo anteriorEmprender es cosa seria
Artículo siguiente‘La eliminación de la brecha salarial empieza en el autoempleo’