El desempleo afecta más a las mujeres cabeza de familia monoparental

850

El desempleo afecta con mayor intensidad a las mujeres al frente de una familia monoparental. Si el 22% de las mujeres se encuentra desempleada, la cifra se eleva hasta el 53% en el caso de las que encabezan una familia monoparental.

Según Francisco Mesonero, director general de la Fundación Adecco: “encuentran dificultades para acceder a un empleo que se adapte a sus necesidades familiares y tienen que hacer frente a prejuicios y estereotipos relacionados con su menor compromiso, por el hecho de ser madres solas. Sin embargo, y precisamente por esta razón, su motivación y esfuerzo acostumbran a ser dobles, pues necesitan trabajar para sacar adelante a los suyos y por eso mismo no fallan”. Además, es destacable que 7 de cada 10 lleva más de un año sin trabajo y un 18% está en búsqueda de su primer empleo.

Tienen que hacer frente a prejuicios y estereotipos relacionados con su menor compromiso, por el hecho de ser madres solas

Los hogares monoparentales en España continúan incrementándose. El año pasado lo hicieron en un 8,1%, según el INE, hasta alcanzar los 1.897.500, de los cuales un 81,3% están encabezados por la figura materna.

En tiempos de recuperación económica, estas familias encuentran más dificultades para acceder al mercado laboral, hacer frente al pago de la vivienda y otros gastos fundamentales. Así, ‘Save the children’ alerta de que el 65% de estas mujeres encuentra dificultades para llegar a fin de mes. De hecho, 4 de cada 10 no dispone de ingresos suficientes para hacer frente a los gastos propios del hogar y 3 de cada 10 ha dejado de comprar medicinas y otros productos fundamentales por problemas económicos.

Riesgo de pobreza en los hogares “monomarentales”

La tasa de personas en riesgo de pobreza continúa en máximos históricos, con un índice del 22,1%, un 0,1%  menos que el año anterior. Esta cifra se eleva hasta el 28,8% entre los menores de 16 años.

Por Comunidades Autónomas son Andalucía y Murcia las más afectadas, con una tasa  del 35,7% y el 31,8%, respectivamente. Por otra parte, Navarra (9,6%) y País Vasco (10,6%) son las regiones con menor incidencia de pobreza.

Según Francisco Mesonero,  “estimular el empleo de las mujeres al frente de una familia monoparental no sólo les beneficia a ellas como profesionales, sino al conjunto de la sociedad, pues además de avanzar hacia la inclusión, se apoya a un grupo tan vulnerable como es la infancia, que representa el futuro de nuestro país: los hijos de estas familias corren un riesgo mucho mayor de sufrir pobreza que sus coetáneos, con lo que básicos como la educación o su salud se ven seriamente comprometidos. Ello puede conducirles, a su vez, a una futura exclusión laboral”.