Cristina K: diez en oratoria

208

La crónica que sigue da las pautas de lo que más ha impactado. Aunque como siempre, los comentarios dejan "colar" apreciaciones que dificilmente se hicieran ante un personaje varón. Los tópicos se repiten y el botox o el atuendo están casi a la par de las observaciones que analizan la capacidad oratoria o intelectual de la presidenta argentina. Allá va.


"Asombrosa", ha dicho el responsable de comunicación del PP, Esteban González Pons; "increíble", comentaban dos diputadas socialistas nada más salir del hemiciclo esta tarde; "terrible", indicaban algunos en los pasillos. La presidenta de Argentina, Cristina Fernández de Kirchner, no ha dejado indiferente a nadie en su visita al Congreso. Su media hora de retraso, que ya viene siendo habitual en su primera visita oficial a España, no ha sido motivo suficiente para que sus señorías, que han acudido en masa a escuchar las medidas de ZP contra el paro, se enfadaran con ella. La mayoría han coincidido en que su oratoria es impecable. El botox y lo "tremenda" que está también ha sido tema de conversación en los pasillos. ¿Qué pesa más?

"Yo no voy a comentar su papel como mujer, me da igual que sea mujer o hombre. Lo importante es la oratoria que tiene. Es increíble como los iberoamericanos pueden hacer esos discursos sin llevar papeles", comentaba la diputada popular Celia Villalobos en los pasillos del Congreso. Carmen Alborch, senadora socialista y autora de varios libros sobre el género femenino, tampoco ha entrado al trapo de Fernández de Kirchner como mujer. "Es una mujer valiente y con un discurso muy bueno. Además, ha tenido que hacer un doble esfuerzo papa poder resaltar por ella y no por su marido [el anterior presidente de Argentina]", ha asegurado Alborch.

"Yo no voy a comentar su papel como mujer, me da igual que sea mujer o hombre. Lo importante es la oratoria que tiene. Es increíble como los iberoamericanos pueden hacer esos discursos sin llevar papeles", comentaba la diputada popular Celia Villalobos en los pasillos del Congreso.

Sin embargo, no todos los diputados -que llevaban un mes y medio de vacaciones- han dicho lo mismo. Entre los temas de corrillo (además de las tramas de espías y corrupción en el PP, las calaveras en los sótanos del Congreso y la dichosa crisis) también figuraba el genio y la figura de la Kirchner. Y si no era de cara a la galería, sobre todo, la figura. En un pequeño corro masculino se comentaba "lo tremenda que está"; en otro, no muy alejado, se hacía referencia al botox de la presidenta. Las miradas de más de una diputada dejaban entrever más atención por su vestimenta que por el trasfondo de sus palabras. Y es que la presidenta de Argentina no ha dejado nada al azar. Su vestido de estilo rondeño combinaba estupendamente con los sillones del Congreso. Su collar de perlas superaba al de cualquier diputada.

"Es una mujer muy sabia, inteligentísima y culta", reflexionaba un periodista argentino mientras la escuchaba hablar en el hemiciclo. En Argentina, sigue, le acusan de soberbia y frívola, "aunque yo he hablado con sus asesores y me aseguran que hay veces que hasta repite vestido", justifica el periodista de la comitiva argentina. Que pena que no haya sido aquí. En el día y medio que lleva en España se le ha visto con, al menos, cuatro modelos diferentes.

Cristina -nos permitiremos la licencia porque ella habla así a Jose Luís (Rodríguez Zapatero)- no venía sola. A su periplo por España le acompañan cerca de cincuenta personas entre ministros, gobernadores, senadores, periodistas y asesores varios, según nos confirma un miembro de su equipo. Ninguno de ellos le redacta los discursos porque los improvisa todos, incluso el de hora y media que dio en Washington ante los principales líderes mundiales en la cumbre del G-20. Algo que no pueden decir ni Zapatero ni Rajoy. Los dos, aunque han dado discursos más cortos que el de Fernández de Kirchner, han necesitado de un guión hasta para soltar sus chascarrillos.

Paula Carrión/Soitu

También te interesan…

 

Artículo anteriorViajaremos menos
Artículo siguienteLinkedIn para la selección de personal