El 79% de los máximos dirigentes empresariales del mundo son hombres

435

El 79% de los máximos dirigentes empresariales del mundo son hombres, dato que refleja la insuficiente representación femenina en puestos directivos y altos cargos según el Informe Global sobre Diversidad de Genero 2016, elaborado por Hays dedicado a la “Ambición femenina: Oportunidades de desarrollo profesional”.

Según el estudio, “se ha demostrado que las empresas con una mayor diversidad de género no sólo son más rentables sino que son las que captan y retienen con más éxito a los mejores profesionales, sin embargo las mujeres tienen una menor presencia en el mundo laboral, reciben un salario más bajo y ocupan menos puestos de responsabilidad que los hombres”.

A pesar de estos desajustes, mujeres y hombres comparten ambiciones muy parecidas. Las mujeres son más ambiciosas a la hora de querer alcanzar el nivel de gestión y dirección y, en menor medida, para puestos de gerencia. Sin embargo, el número de hombres en altos cargos es significativamente superior al de mujeres. Un ratio cada vez más desigual que afecta a las oportunidades de las mujeres.

Las empresas con una mayor diversidad de género no sólo son más rentables sino que son las que captan y retienen con más éxito a los mejores profesionales.

El 40% de mujeres que ocupa un puesto de gestión aspira alcanzar un puesto de dirección y el 59% de las mujeres que han alcanzado un puesto de Dirección General se muestran satisfechas con él. Las mujeres que han pasado de un puesto de gestión a uno directivo suelen aspirar a un puesto de Dirección General. Estos resultados aconsejan que las empresas potencien iniciativas destinadas a retener y desarrollar el talento femenino y a fomentar el acceso de más mujeres accedan a puestos de responsabilidad. La diversidad de género debe facilitar también que puedan acceder a puestos de gestión y superiores, para que haya mujeres susceptibles de ocupar altos cargos.

Autopromoción

El 47% de las mujeres siente que no tiene la oportunidad de autopromocionarse en el lugar de trabajo, frente al 53% de los hombres. Ambos colectivos comparten esta dificultad si bien, en el caso de las mujeres, la falta de confianza para reivindicar sus logros tiene un efecto más negativo en su desarrollo profesional. Las que peor se autopromocionan son las españolas, solo un 27% lo hace y las que mejor las brasileñas, el 66%. Tampoco salen bien parados los españoles, con un 37%, frente al 80% de los mexicanos.

Según el informe, más de la mitad (52%) de las mujeres que tienen como superior a una mujer piensan que tienen más oportunidades de autopromocionarse, porcentaje que se reduce al 45% si el superior es hombre. Esta diferencia no afecta a los hombres (53%), que piensan que sus oportunidades de autopromoción son iguales, independientemente de que el jefe sea hombre o mujer.

De acuerdo con estos resultados, una mayor representación femenina en altos cargos tendría un impacto positivo que aumentaría las oportunidades de las mujeres en su lugar de trabajo. Por sectores, los de servicios profesionales, retail, publicidad, Construcción y  logística son los únicos donde al menos un 50% de las mujeres sienten que pueden autopromocionarse.

Salarios

El 78% de los hombres piensa que existe igualdad salarial entre géneros, frente al 56% de las mujeres. Los sectores con el mayor porcentaje de encuestados, tanto hombres como mujeres, que piensan que existe esta igualdad salarial son los servicios profesionales (72%) y el Sector Público (68%).

Las mujeres tienen una menor presencia en el mundo laboral, reciben un salario más bajo y ocupan menos puestos de responsabilidad que los hombres.

La mujeres cuyo superior inmediato es también mujer piensa que su salario es similar al de sus compañeros (66%), porcentaje que baja el 49% cuando el jefe es hombre. Los hombres son más propensos que las mujeres a pensar que compañeros con el mismo rango reciben la misma remuneración/compensación, independientemente de su género. De hecho, el 80% de los hombres cuyo superior es una mujer opina que hay igualdad salarial frente al 77% de los que tienen un superior hombre.

La existencia de mujeres en altos cargos creará optimismo entre el personal femenino sobre la posibilidad de igualdad salarial en el lugar de trabajo. El informe de 2016 refleja un ligero descenso del porcentaje de hombres que cree que existe igualdad salarial, del 82% al 78% y sube un punto entre las mujeres, que pasan de 55% al 56%. Al observar la percepción de la igualdad salarial y el porcentaje de hombres y mujeres encuestados que opina que esta existe, países como Chile, Estados Unidos y España se sitúan por detrás de Malasia, Colombia y Singapur. China es el único país con más mujeres que hombres hombre que piensan que hay igualdad salarial,  Estados Unidos donde es más acusada la diferencia entre la percepción de hombres y mujeres acerca de la igualdad salarial, Chile donde se da la diferencia más acusada entre la percepción de hombres y mujeres acerca de la igualdad salarial, Francia donde menos y la República Checa donde se da el porcentaje más alto de hombres y mujeres que cree que hay igualdad salarial. El España lo creen el 42% de las mujeres y el 72% de los hombres.

Oportunidades profesionales

El 77% de los hombres creen que existen las mismas oportunidades laborales para ambos frente al 55% de las mujeres, sin embargo crece el número mayor de hombres que piensan que se da una desigualdad. El 66% de mujeres cuyo superior inmediato es mujer opinan que tienen las mismas oportunidades profesionales que compañeros varones con las misma responsabilidad, frente al muy inferior 48% de aquellas cuyo superior es un hombre. De nuevo, los hombres son menos propensos a percibir esta diferencia, pues un 79% de los que tienen como superior a una mujer ven las mismas oportunidades para ambos frente al 76% de los que tienen un superior varón.

La presencia de mujeres en puestos de responsabilidad no solo ayuda a aumentar la percepción femenina de oportunidades profesionales, también incrementa su percepción de igualdad salarial.

Políticas de igualdad de género

La existencia de políticas de igualdad de género tiene un impacto positivo tanto en hombres como en mujeres. Ayudan a aumentar la positividad en tres aspectos fundamentales: autopromoción de los empleados, percepción de la igualdad salarial y oportunidades profesionales.

Sin embargo, baja en 4% con respecto al año anterior el número de empleados que declaran que su empresa cuenta con políticas de igualdad. La mayoría de los encuestados contestó que su empresa no contaba con ningún tipo de política de igualdad (44%) o que no lo sabía (28%). Un 32% de los encuestados cuya empresa contaba con políticas de igualdad declaró que éstas se habían cumplido correctamente.

Los encuestados opinaron que las empresas deberían promover la flexibilidad laboral (33%) y la formación para cambiar la filosofía de la empresa (23%). Se valoraron también como acciones positivas la obtención de apoyo de la junta directiva en materia de igualdad de género (21%) y las medidas favorables a las mujeres que soliciten puestos de gestión o superiores (21%). La flexibilidad laboral fue la iniciativa más valorada.