Esther Paniagua: «En Error 404 describo cinco caminos hacia el apagón de Internet»

En este libro, la autora y Top100, asegura que la caída de Internet es solo cuestión de tiempo. Luces y sombras del ciberespacio, junto con las claves para revertir sus efectos negativos.

98

¿Es posible que Internet se caiga? ¿Puede dejar de existir? ¿Podremos vivir sin ella? Estos y muchos interrogantes más son los que se plantea Esther Paniagua en “ERROR 404. ¿Preparados para un mundo sin internet?”, el libro que recientemente salió a la venta bajo el sello de Debate, propiedad del Grupo Editorial Penguin Random House.

En esta obra, la autora, elegida en la 8va. y 9na. edición del ranking Top 100 Mujeres Líderes en España, aborda las múltiples formas en las que Internet se está cayendo y cómo podría producirse un gran apagón, el caos que ello podría desatar y lo dependientes que somos de ella. Asimismo, desvela quiénes son los guardianes de Internet y nos abre la puerta al lado más oscuro del ciberespacio
para hablar de crimen y adicción.

En esta obra, la autora aborda las múltiples formas en las que Internet se está cayendo y cómo podría producirse un gran apagón, el caos que ello podría desatar y lo dependientes que somos de ella.

Puntualmente, en la primera parte de “Error 404” especula sobre las consecuencias de una probable caída de Internet y en la segunda muestra la deriva totalitaria que la red ha tomado. Mientras que en la tercera, plantea, de forma integral, una serie de soluciones para reconstruir el mundo digital en el que todos vivimos sumidos.

Para escribir este ensayo, Paniagua ha rastreado en la historia de la denominada “red de redes” aquellos ejemplos que nos sirven para imaginar qué pasará el día en que se produzca la caída. Y en ese estudio ha encontrado docenas de situaciones ya vividas que, aunque a pequeña escala, nos permiten predecir la oleada de pánico que estallará.

Aunque suene apocalíptico y distópico, la autora asegura que no lo es. En esta entrevista, dialogamos con ella para averiguar por qué.

Error 404 no es un libro técnico. En él trato problemas no tanto tecnológicos sino humanos.

¿Cómo surgió en ti el interrogante por las consecuencias de un apagón de Internet?

Salió de una conversación con mi amigo Toni García Ramón. Me contó que el científico Daniel Dennett en una entrevista le dijo que “Internet se vendrá abajo y viviremos oleadas de pánico”. Eso abrió mi apetito de investigar acerca de la posibilidad de una caída masiva de Internet.

«ERROR 404» es el primer libro que escribe en solitario Esther Paniagua.
¿Cuáles crees que pueden ser las causas más probables de que esto se produzca?

En Error 404 describo cinco caminos hacia el apagón, a partir de mi investigación y de entrevistas a exagentes secretos, a expertas y expertos en ciberseguridad, a los padres de Internet, e incluso a uno de los llamados ‘guardianes de Internet’ (son 14 en el mundo).

Entre ellas están un fallo, error o ciberataque al protocolo BGP, a los DNS o a las plataformas de distribución de contenido.

¿Puedes describirlas?

El BGP son como las instrucciones GPS que usa la información de Internet para ir de un lugar a otro, que es lo que hizo que FB desapareciera de Internet; el DNS es el sistema de nombres de dominio, que traduce los nombres de dominio a lenguaje máquina para permitir la interconexión de todo lo que hay online; y las plataformas de distribución de contenido y servicios de computación en nube, por ejemplo Akamai, Fastly, AWS, Google, que almacenan y distribuyen la mayor parte del contenido online. Han sido causa de varios apagones masivos en los últimos 12 meses.

Un apagón eléctrico también derribaría internet, claro está. Más remotas, aunque no imposibles, son una tormenta solar o un ataque de pulso electromagnético.

En Error 404 describo cinco caminos hacia el apagón, a partir de mi investigación y de entrevistas a exagentes secretos, a expertas y expertos en ciberseguridad, a los padres de Internet, e incluso a uno de los llamados ‘guardianes de Internet’.

¿Crees que Internet transita una deriva hacia el totalitarismo?

Podríamos decir que una buena parte de nuestra actividad online está gobernada por una suerte de ‘totalitarismo de mercado’ que controla nuestros movimientos y dirige nuestras acciones en base a un modelo de negocio basado en la extracción, recopilación y explotación de nuestra intimidad. Hay muchas parcelas de nuestra vida conectada que no funcionan de forma democrática, y en las que se violan nuestros derechos de manera sistemática.

¿Qué opinas acerca de la posible adicción que generan las redes sociales?

El diseño de herramientas y tecnologías adictivas debería estar penado. El smartphone trajo la posibilidad de llevar esa conectividad con nosotros como una extensión de nuestro cuerpo y se convirtió en el arma perfecta de las empresas cuyo modelo de negocio es hacernos consumir todo el tiempo. Cuanto más tiempo estemos mirando la pantalla más anuncios consumiremos, e idealmente también generaremos acciones de compra derivadas de esa atención, ya sea a través de un anuncio en Facebook, de una recomendación de un influencer o una youtuber, o de un videojuego.

Por eso muchas de las plataformas y aplicaciones que usamos online están diseñadas para enganchar. Las ciencias del comportamiento dicen que los seres humanos escogemos aquello que menos esfuerzo requiere. Según el Premio Nobel de Economía Daniel Kahneman, tendemos a elegir aquello que ahorrará energía a nuestro cerebro y tomamos atajos cognitivos que son instintivos e irracionales. Es lo que se llama sesgos cognitivos.

Las plataformas digitales usan este conocimiento para generar un tipo de adicción muy similar a la del juego. Te sumergen en círculos viciosos que animan a seguir enganchado y, si te desconectas, te persiguen con mensajes o notificaciones para llamar tu atención y para que vuelvas a entrar. Son bucles lúdicos que potencian los comportamientos impulsivos, hacen que nuestro cerebro libere dopamina y motiva a querer repetirlos constantemente.

¿Qué pensaste y sentiste el 4/10, en ocasión del apagón de Facebook, WhatsApp e Instagram?

No me enteré hasta que mi editorial puso un tuit jocoso relacionado con mi libro. Me parece que nos vino bien como llamada de atención de lo peligroso que es que nuestros recursos online, herramientas y contenidos estén concentrados en unas pocas grandes empresas, y de lo dependientes que somos de ellas.

¿Cómo ves la situación de las mujeres respecto de los usos, costumbres y tendencias relacionadas a Internet y redes?

En 2018 había unos doscientos cincuenta millones menos de usuarias de Internet que de usuarios, y doscientos millones de mujeres menos entre quienes poseen un teléfono móvil.

Otra gran barrera en la brecha de género digital y tecnológica es sociocultural y de estereotipos. En mi investigación para Error 404 indagué en la herencia histórica de estas barreras, sobre las cuales han reflexionado mucho la Top 100 María Sefidari, presidenta de Wikimedia Foundation; la profesora Adrienne Massanari, que ha indagado mucho en cómo se bloquea online y en el mundo tecnológico la entrada de ideas progresistas y feministas; o la académica Laura Favaro, experta en estudios de Internet, que ha encontrado que los usos feministas de Internet coexisten con una fuerte resistencia machista y que los cimientos consumistas de la web relegan a las mujeres a sujetos y objetos de consumo.

Pero no todo es malo. La Web ha proporcionado a todos —hombres y mujeres— oportunidades sin precedentes para relacionarse y comunicar, acceder, producir y distribuir información, y es una fuente de placer, creatividad y colaboración. Debemos aprovechar esto y tratar de revertir sus efectos negativos, facilitando la configuración de espacios digitales más saludables y cívicos para todos.

Otra gran barrera en la brecha de género digital y tecnológica es sociocultural y de estereotipos. En mi investigación para Error 404 indagué en la herencia histórica de estas barreras.

¿Quiénes son los destinatarios principales de este libro?

Cualquier persona a la que le interese saber cómo funciona y sobre qué se sostiene el mundo conectado en el que vivimos. Error 404 no es un libro técnico. En él trato problemas no tanto tecnológicos sino humanos. Cibercrimen, adicción, desinformación, polarización, discriminación, desigualdad, vigilancia, censura y poder contrastan con el lado más luminoso del ciberespacio. Y, al final, una serie de más de 75 propuestas sobre qué hacer para afrontarlo. Todo en 11 capítulos.

Sobre la autora
Esther Paniagua ©Xavi.Torres-Bacchetta.

Esther Paniagua (Madrid, 1986) es una periodista independiente y autora especializada en ciencia y tecnología, con particular interés en el análisis del impacto social de la innovación. Publica en El País, El Español (D+I), Xataka y Muy Interesante. Ha sido reconocida como una de las Top 100 Mujeres  Líderes  de  España en 2019 y 2020. También fue elegida entre las “100 Most Creative People in Business” por la revista Forbes España. Ha recibido numerosos galardones en periodismo científico, tecnológico y de innovación. Además, es profesora habitual de diversos programas de máster en temáticas relacionadas con el periodismo, la comunicación digital o la inteligencia artificial. Este es su primer libro en solitario, después de «Diferencia(te)» (Edebé, 2015), del que es coautora, y de «No me cuentes cuentos» (Montena, 2020), del que es autora invitada con la historia “SuperMariana, la guerrera que venció a Alergia”.

Artículo anteriorAlmudena Grandes, las mujeres y el feminismo
Artículo siguienteBusiness to Society, segundo tiempo: ¿Cuáles son los desafíos a conquistar?
Perfil Oficial de Mujeres y Cia