WEF/G100: Por qué es buen plan multiplicar para que los sueños de las mujeres se conviertan en «acción»​

Bienvenida la colaboración, la multiplicación, y las consecuencias de aunar voluntades por proyectos que impacten para bien en la vida de tantas mujeres.

Sentadas en el centro de izquierda a derecha: Yanire Braña, Olga San Jacinto y Harbeen Arora

Harbeen Arora tiene una sonrisa casi permanente y habla con calma. Se refiere con natural humildad a la titánica tarea que ha emprendido y que lidera de manera consecuente y entregada. Pelea por que las mujeres tengan roles de liderazgo, que sean responsables como ciudadanas y alcancen sitios relevantes comprendiendo sus fortalezas y tendiendo la mano a otras mujeres para que sus sueños se conviertan en acción.

Harbeen Arora tiene una sonrisa casi permanente y habla con calma. Se refiere con natural humildad a la titánica tarea que ha emprendido y que lidera de manera consecuente y entregada.

Supe de ella un poco por casualidad tras haber sido invitada como ponente al último WEF realizado en Ecuador en 2021, por su líder Catalina Cajías y haber recibido el «Iconic Women Creating a Better World for All». Así me sumergí en la iniciativa en la que encontré el perfil de Harbeen. Creó All Ladies League, el Foro Económico de las Mujeres (WEF), SHEconomy y la Cámara de Comercio e Industria India de Mujeres (WICCI) además del G100.



Leyendo sobre Harbeen y escuchándola, encontré coincidencias y ejes en los cuales vengo trabajando desde que tengo uso de razón, y de manera activa desde los 17 años.

Fue cuando entendí que las mujeres fuertes de mi familia tenían una gran coartada: habían sido solteronas o viudas y que eso les permitiera una libertad que otras mujeres de sus mismas generaciones no tenían.

La web de su iniciativa la define como líder de opinión, visionaria, filántropa, buscadora espiritual y autora de varios libros. Creo que su fuerza está condensada en algo tan simple como hablar con cercanía con un mensaje potente y hacerlo con respeto y autoridad.

Creo que su fuerza está condensada en algo tan simple como hablar con cercanía con un mensaje potente y hacerlo con respeto y autoridad.

El G100 que presentó en la torre del IE reuniendo a una troupe de mujeres comprometidas con la causa, ha tenido un crecimiento exponencial. Es normal que así sea cuando la ecuación está hecha de suma y multiplicación, generosidad y reconocimiento. A su lado, su marido es una referencia y un ejemplo visible de la importancia que tiene contar con la confianza incondicional más el impulso que viene del convencimiento. Una receta infalible para sostener en el tiempo proyectos que requieren enormes cuotas de trabajo y perseverancia.

Yanire Braña, Pilar Jericó, Olga San Jacinto… el lobby femenino del que siempre hablo

Llegué a este G100 de la mano de Olga San Jacinto que pensó que era una buena idea que conociera lo que hace Harbeen a nivel global.

Hablo mucho sobre lobby femenino porque creo que es un músculo que las mujeres debemos desarrollar con determinación y de manera consecuente. Y para explicarlo en pocas palabras, me sirve decir que llegué a este G100 de la mano de Olga San Jacinto que pensó que era una buena idea que, liderando yo uno de los foros con más autoridad sobre liderazgo femenino en España como es Top 100, conociera lo que está haciendo Harbeen a nivel global.

A Olga la conocí hace muchísimos años en el Centro de Innovación del BBVA, que fue el primer lugar donde se estrenó Top 100 mujeres líderes en España. Y fue allí, gracias a la generosidad e incondicionalidad de Mildred Laya que puso todo a nuestra disposición, que en 60 días estuviera en marcha la primera edición. También allí conocí a Nacho Villoch, uno de esos hombres que apuestan por la igualdad y que estuvo -junto a Juan Verdes y otros referentes masculinos- presente en este encuentro.

Sin embargo, reconectar con Olga después de años de su periplo americano como líder de Google, fue responsabilidad de otra mujer generosa: Pilar Jericó, Top Honoraria, que sabe cuál es la potencia del networking y de tender puentes. Olga San Jacinto durante 15 años diseñó y puso en marcha el ecosistema digital y la innovación en Google en Europa y Latam. Con un pie en California y otro en Madrid, es una gurú en tendencias y transformación cada vez más consultada por su experiencia, pero, sobre todo, por su capacidad para imaginar nuevos escenarios.

Convencida de que la inteligencia artificial es y será cada vez más crucial, suele hablar de las connotaciones éticas que esto supone. Cree que la digitalización nos hace exigentes y caprichosos y que es nuestro deber ser ágiles y curiosos y atravesar las fronteras -que hoy casi no existen- para que lo que pasa “del otro lado” nos de pistas para tomar las riendas de lo que vendrá.

Que me reencontrara con Yanire Braña (en la foto con Leire Gartzía) no es raro -aunque pasara más de un lustro- teniendo en cuenta de dónde viene. A la fundadora y presidenta de MET Community la conocí hace un montón de años cuando me invitó a ser ponente en un encuentro que organizó en Universidad de Deusto en Bilbao. Comprometida desde la primera hora con las mujeres empresarias, Yanire siempre ha tenido el foco en la tecnología como arma poderosa para escalar posiciones y estar en el lugar donde más oportunidades hay. Lleva en esto más de 20 años -casi los mismos que yo en España- y ha pasado por sectores como la banca y la tecnología donde descubrió la desventaja de las mujeres y el trabajo que tenía por delante.

Volviendo al G100 y a su espíritu

El G 100 incluye perfiles diversos desde expresidentas de países, ministras y exministras, asesoras gubernamentales, consultoras, abogadas y analistas políticas o presidentas de influyentes consejos. El expertise es transversal a los países y va desde la innovación, la seguridad cibernética o la tecnología de la información a sectores como la energía solar, el petróleo y el gas, la minería o la alimentación. Pero hay también artistas, poetas, educadoras, promotoras de la igualdad o referentes contra la lucha contra la violencia de género o la explotación infantil. Y por supuesto, empresarias -algunas reconocidas por Forbes- y expertas de la industria publicitaria o de la cinematografía, de la banca, de fondos de capital riesgo, las finanzas o los seguros.

De la ciencia al emprendimiento pasando por el la microbiología, la medicina, la farma, el cambio climático, o el ecosistema espacial, abundan los nombres a lo largo y ancho del planeta. Sumando referentes en los que las generaciones actuales y las futuras, puedan mirarse y asumir como propios los retos asumidos. Pero, sobre todo, los pendientes y urgentes.

Celebro haber sido parte de esta “reentré” del G100 y de haberlo compartido con gente a la que conozco y respeto -y muchas más a las que veré si siguen el mismo barco, por lo cual, me sentí como en casa. Entre ellas Gloria Lomana (en la foto), Patricia Gabaldón, Mirian Izquierdo, Pilar Trucios, Sonia Fernández, ahora detrás de Kibo Ventures. Volví a ver a Teresa Alarcos, a la que hubiera querido saludar en el Foro Santander organizado por WLW y la inefable Marlen Estévez.

Me encantó conocer a Blanca Galletero empática y sólida en sus argumentaciones, a Michelle Ferrari, potencia pura a favor del G100 México y a Leire Gartzia, con un discurso fresco y combativo, de los que me gusta escuchar en las nuevas generaciones y echo en falta mucho más habitualmente de lo que quisiera.

Bienvenida la colaboración, la multiplicación, y las consecuencias de aunar voluntades por proyectos que impacten para bien en la vida de tantas mujeres y de que sus sueños se conviertan en acción.

Artículo anteriorAseica y Fundación Merck Salud unidas para impulsar las vocaciones científicas
Artículo siguienteRed WISE: la visibilidad de las mujeres a examen en un debate urgente y necesario
Periodista y Empresaria, es fundadora y CEO de Mujeres&Cía y de Las Top 100 Mujeres Líderes en España. Su última iniciativa es engageMEN, una plataforma para comprometer a los hombres en el cambio de la sociedad. Diversidad y talento en las empresas, liderazgo, lobby femenino y poder, emprendimiento y networking son algunos de los temas que imparte en conferencias y talleres. Es autora de Seis mujeres, seis voces, otra mirada sobre la mujer y el poder.