Un músico comprometido

113
Pau Casals ha sido uno de los mejores violonchelistas del siglo XX. Reconocido internacionalmente como uno de los mejores intérpretes y directores de orquesta de su tiempo, continua hoy día siendo un icono musical de referencia.

Nacido en El Vendrell (Tarragona) el 29 de diciembre de 1876, mostró ya desde la infancia una gran sensibilidad por la música. Su padre, también músico, le transmitió los primeros conocimientos musicales, que amplió más tarde con estudios en Barcelona y Madrid. Con sólo veintitrés años, inició su trayectoria profesional y actuó como intérprete en los mejores auditorios del mundo.
Como intérprete, aportó cambios innovadores en la ejecución del violonchelo, sacándolo del anonimato de la orquesta para convertirlo en instrumento solista. Con la ejecución de las Seis suites para violonchelo solo de Johann Sebastian Bach, Casals se convirtió en el primer violonchelista del mundo. Como director y maestro, llevó la interpretación musical a nuevos niveles de expresividad y sensibilidad.

Paralelamente a su extraordinaria carrera como músico, Pau Casals luchó constantemente por la paz, la justicia y la libertad. Desde sus comienzos, rehusó tocar en países donde no respetasen los principios democráticos, y en los últimos años de su vida se manifestó en contra de numerosas guerras y en contra del uso de armas nucleares. Esta actitud le valió, entre otros honores, el recibir la Medalla de la Libertad de los Estados Unidos (1963) y la Medalla de la Paz de las Naciones Unidas (1971), y el ser nominado al Premio Nobel de la Paz (1956 y 1958). Pau Casals murió en 1973, a los noventa y seis años, exiliado de su país en San Juan de Puerto Rico. En la actualidad, sus restos descansan en el cementerio de su pueblo natal, El Vendrell.
La exposición que presentamos, de carácter itinerante, quiere dar a conocer a Pau Casals como ejemplo de músico comprometido con la causa de la libertad, la paz y la democracia, haciendo especial hincapié en el periodo del exilio.
Artículo anteriorConsejo de Familia: Un puente necesario
Artículo siguienteLa Universidad de Cantabria concilia